CSIF lamenta que el alcalde dé por rotas las negociaciones y “eche balones fuera” para no abordar los problemas de la Policía

0
Imagen de archivo de una anterior concentración de protesta de los policías locales.

Imagen de archivo de una anterior concentración de protesta de los policías locales.

Una semana después de que el sindicato CSIF anunciara la presentación de una batería de denuncias sobre las irregularidades en las dotaciones y los medios de la Policía Local de Cartaya, el alcalde de la localidad, Juan Miguel Polo, aunque se ha reunido con miembros de la plantilla “no ha contactado con esta Central Sindical para abordar en profundidad los problemas del colectivo e informarse de las acciones legales que se van a presentar. De hecho, ha asegurado que las negociaciones están rotas” según ha indicado el delegado de CSIF en el consistorio, Juan Damián Delgado, en una nueva concentración de protesta que ha tenido lugar esta mañana a las puertas del consistorio.

Los agentes han vuelto a manifestarse “ante la falta de concreción del primer edil para solucionar los graves problemas de los agentes. En vez de centrarse en conocer a fondo las carencias de la Policía Local y los incumplimientos del Ayuntamiento, Polo está más preocupado en echar balones fuera y aplacar los ánimos después de que CSIF pidiera su dimisión y la del concejal de Seguridad, Domingo Crespo”, explica Delgado.

En este sentido, asegura que el equipo de gobierno tripartito ha intentado eludir su responsabilidad sobre el control y la revisión del armamento argumentando que era competencia de los propios agentes. Algo que, desde CSIF, se ha negado tajantemente ya que las armas son propiedad del consistorio.

Por todo ello, desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios se insta al alcalde de Cartaya a “poner todos los medios necesarios para garantizar la seguridad de los policías y de los propios ciudadanos”. De igual forma, desde la organización se recuerda que además de dificultar su labor se está asumiendo un altísimo riesgo en cada intervención: los coches de sustitución no cuentan con el equipamiento necesario (extintor, botiquín, linternas, chalecos antibalas), los agentes no tienen acreditación profesional ni funda anti hurto para las armas, tampoco placa policial.

Además, a día de hoy, no existe cuadrante oficial para organizar el trabajo aunque por ley debe estar negociado y cerrado a principios de año y, de esta forma, planificar los turnos, los descansos, las vacaciones o los festivos.

Todas estas deficiencias, junto a otras muchas que ha venido denunciado el sindicato, se presentarán ante la Subdelegación del Gobierno, la Intervención de Armas de la Guardia Civil, la Jefatura Provincial de Tráfico, la Inspección de Trabajo por incumplimiento de la ley de prevención de riesgos laborales, y la Fiscalía. En este último caso, CSIF recuerda que el alcalde está contratando a vigilantes de seguridad privada que realizan funciones propias de la Policía Local, lo que podría constituir un presunto delito de usurpación de funciones.

 

Compartir.

Leave A Reply