Comercio electrónico y nuevas tecnologías, principales retos de las empresas

0

El comercio electrónico y las nuevas tecnologías son algunos de los retos de las empresas de la provincia de Huelva, que se adaptan a esta nueva forma de hacer negocio y marketing “de manera gradual”, y sobre todo con el fin de encarar esta complicada coyuntura económica y adaptarse a las nuevos tiempos.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a Europa Press el director del Área de Servicios Avanzados a las Empresas de la Federación Onubense de Empresarios (FOE), Javier Regalado, quien ha señalado que la Federación Onubense de Empresarios, con más de 10.000 asociados, no dispone de un estudio sobre la cantidad de empresas que se han adentrado ya en las nuevas tecnologías y el comercio ‘online’, pero sí destaca que en estos últimos cinco años se ha pasado de una escasa presencia en las redes y demás plataformas digitales a contar con una estimación del diez por ciento de las empresas que cuentan ya con la posibilidad de vender a través de Internet.

“La crisis ha servido para cambiar la mentalidad y hacer que las empresas sean más abiertas y estén dispuestas a dar pasos para la venta por Internet ante la caída de las ventas por la vía tradicional”, ha enfatizado.

Regalado ha explicado que la penetración de las nuevas tecnologías en el mundo empresarial es importante “no sólo para las ventas a través del comercio electrónico, sino también para dar a conocer su producto”. Así, ha remarcado que el proceso de esta incorporación es “gradual”, de manera que normalmente se comienza con la creación de una página web y perfiles en las redes sociales y posteriormente, se da el salto a la posibilidad de gestionar pedidos mediante el comercio electrónico.

En esta misma línea, ha subrayado que comercializar de forma ‘online’ supone “un gran proyecto para una empresa” ya que conlleva “un nuevo canal” y por tanto, “hay que ir paso a paso”. La aplicación de las nuevas tecnologías en las empresas es, según ha calificado, “variopinta” porque cada negocio lo hace a su manera, y hay “algunas que lo usan mucho y otras menos”.

No obstante, Regalado ha remarcado que la infraestructura tecnológica, –ADSL, móvil, equipos informáticos–, lo tienen “el 95 por ciento de las empresas”, mientras que el 80 por ciento del empresariado utiliza “de forma útil” el correo electrónico. Salvo los empresarios de mayor edad que no se acercan a las nuevas tecnologías, también un 80 por ciento aproximadamente apuesta por el software de gestión para, a través de la nube, gestionar a tiempo real los pedidos y distintas necesidades.

Este elevado porcentaje contrasta con las que se han lanzado ya al comercio electrónico que, a su juicio, son “un diez por ciento aproximamente”, así como ha señalado que “hay mucho campo por explotar”, de manera que ha incidido en la importancia de que el empresario tome conciencia de la influencia de las nuevas tecnologías para “captar nuevos clientes”.

Regalado ha subrayado que conlleva “un ahorro en costes y economía de escala frente al impacto que tiene el marketing tradicional”, al tiempo que ha señalado que los asociados de la FOE se van formando y les tutorizan en estas cuestiones en pro de su empresa o negocio.

En este sentido, ha puesto como ejemplo la penetración “tan importante” del comercio ‘online’ en el sector del turismo, tan estratégico para la provincia, y en consecuencia ha recordado las posibilidades que también ofrece a otros sectores para, por ejemplo, liquidar productos de stock mediante descuentos o el propio producto, en general. No obstante, ha señalado que todo esto conlleva un proceso en el que “hay que ir paso a paso”.

EJEMPLOS EMPRENDEDORES

En este caso, resulta destacable el caso de la joyería Zafiro MB de Beas, –la cual nació en el año 1990–, y en la que uno de los dos propietarios, Narciso Márquez, dio el salto hace tres años a las nuevas tecnologías. Comenzó con su perfil en las distintas redes sociales para darse a conocer y creó, además, una página web.

Consciente de “todo el trabajo y dedicación” que esto supone, Márquez comenzó con el comercio electrónico para aumentar las ventas de su joyería y se centró en la venta de relojes. “Cuesta mucho y cuando necesito asesoramiento recurro a la FOE”, ha dicho Márquez, quien ha señalado que su hermana se encarga de la tienda física y él de la tienda ‘online’.

Ha pasado de no vender “nada” a través de Internet al no contar con esta plataforma a poder vender unos diez relojes al mes y ahora está dispuesto a ampliar la oferta y ofrecer piezas de plata para los consumidores más cibernéticos. “Notas que atraes a más gente, llaman más por teléfono”, ha indicado este emprendedor, antes de destacar también el impacto a nivel publicitario. “La mayoría de los pedidos que recibimos son de sitios de fuera de Huelva; supone dedicación, mucha actualización, pero en tiempos de crisis, lo que toca es trabajar”, ha asegurado.

En esta misma línea se ha manifestado Antonio Pascual, gerente de la cooperativa olivarera San Bartolomé de Paterna del Campo, cuya marca comercial es Olipaterna. Ha señalado que en 2010 se lanzaron a la venta ‘online’, lo que les ha supuesto un incremento de las ventas del diez por ciento. “Desde que tenemos esa posibilidad del comercio electrónico se vende la producción al cien por cien” y a lugares tan dispares como Alemania, Valencia u otros más cercanos como Badajoz.

Esto precisa, según ha defendido, “recursos y tiempo” debido a que “hay que actualizar la página”, pero “el mercado es cambiante y tenemos que adaptarnos”, ha añadido Pascual, que además se ha mostrado convencido de que “si no tienes un canal por Internet hay una parte de la clientela que te pierdes”.

Compartir.

Leave A Reply