El funcionario de extranjería niega que pidiera favores sexuales pero reconoce que aceptó regalos

0

El funcionario de la Oficina de Extranjería de la Subdelegación del Gobierno en Huelva, acusado por la Fiscalía de pedir favores sexuales a mujeres o dinero a cambio de agilizarles la tramitación de permisos de residencia, ha negado este miércoles ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva que solicitara este tipo de favores o dinero, aunque ha reconocido que recibió regalos en metálico “por valor de 4.000 ó 5.000 euros” de otra de las acusadas por cohecho, así como que con otra solicitante mantuvo una amistad.

Durante la primera sesión del juicio, el acusado ha reconocido a su vez que mantuvo encuentros con las dos acusadas de nacionalidad china, supuestamente por cohecho, fuera de la oficina, que han sido ratificados por los tres agentes de Policía Nacional que han declarado como testigos, que participaron en la investigación, aunque ha insistido en que “nunca” ninguna mujer le hizo “ofrecimiento sexual” para hacerle este tipo de favores a cambio de la documentación requerida.

El funcionario, cesado de sus funciones, ha señalado que “lo único” que hizo fue “agilizar” alguna documentación, que “cumplía todos los requisitos legales”, y ha manifestado que “por parte de la Subdelegación pedía en ocasiones que se aceleraran algunas resoluciones e incluso, entre compañeros, pensaban que había que poner un funcionario para resolver estos compromisos”.

Por su parte, una de las dos acusadas, por supuesto cohecho, ha señalado que le hizo un regalo económico al acusado por iniciativa propia porque le agilizó los permisos de trabajadores también de nacionalidad china de sus negocios, pero “como máximo de 800 euros”, y ha insistido que el acusado “le hizo un favor al ahorrar tiempo” y al ser el mes de agosto y estar ella embarazada.

La otra acusada ha declarado que “nunca” ha pagado dinero para que le agilizaran los trámites, aunque ha reconocido que se vio con el acusado dos o tres veces fuera de la oficina, que tenía “urgencia” para obtener “rápido” estos permisos, así como que “tomaba a broma” algunas posibles insinuaciones por parte del funcionario.

Los tres policías nacionales que han declarado como testigos han asegurado que el procesado mantuvo encuentros con las dos acusadas fuera de la oficina, citas a las que “llevaba papeles” y que “por indicios” sospechan que este pudo pedir favores sexuales.

“CHIVO EXPIATORIO”

Por su parte, el abogado defensor del funcionario, Fernando Vergel, en declaraciones a los periodistas, se ha referido a su cliente como “un chivo expiatorio”, al considerar que “había mucho más de lo que hay en este asunto”.

Este funcionario se enfrenta a una pena de 12 años y tres meses de prisión por un delito de cohecho continuado cometido por funcionario público, cinco delitos de solicitud sexual en el ejercicio de funciones públicas y dos de abusos sexuales, y a la inhabilitación especial para empleo o cargo público relativo a la tramitación de expedientes, información, asesoramiento, intermediación, formación y apoderamiento de ciudadanos extranjeros durante siete años y una multa que supera los 4.300 euros, así como indemnizaciones que oscilan entre los 1.000 y los 4.000 euros.

A su vez, considera culpable de los hechos a las otras dos ciudadanas, a las que acusa de un delito de cohecho continuado, para las que solicita once meses de prisión y dos multas, una de 7.000 y otra de 4.000.

Según reza en el escrito, durante 2006 este funcionario “se prevalió de su función solicitando favores de naturaleza sexual a diferentes solicitantes de permisos a cambio de agilizarles su tramitación y directamente, prescindir de todos los trámites para su consecución, algo que logró en algunas ocasiones abusando de su superioridad”.

Mañana continuará este juicio a partir de las 10,30 horas, sesión en la que declararán testigos protegidos y probablemente quede visto para sentencia.

Compartir.

Leave A Reply