Palodulce, Paco Millán y el Coro de la Hermandad del Rocío, este viernes en la gala de Aspapronias

0
Palodulce en una actuación.

Palodulce en una actuación.

Como una declaración de amor de Aspapronias a la sociedad onubense por el apoyo recibido en estos 50 años de andadura, se plantea la Gran Gala prevista para este viernes, a partir de las 20 horas, en la Casa Colón. Con entrada libre y gratuita hasta completar aforo, previa recogida de invitación en la sede de la imprenta de esta institución, Aspapronias pretende dar las gracias a instituciones y ciudadanos regalándoles las actuaciones de los artistas onubenses Palodulce y Paco Millán, además del Coro de la Hermandad del Rocío de Huelva.

Coro_GalaEl Ayuntamiento de Huelva está una vez más al lado de esta entidad dedicada a trabajar para la integración y la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, apoyándole en la organización de un intenso programa de actividades y actos que servirán para conmemorar sus 50 años de incansable trabajo. Las celebraciones arrancan con la Gala, que se aprovecha también para inaugurar una exposición de fotografías que recoge la labor de Aspapronias en Huelva de en la propia Casa Colón, para posteriormente trasladarse al patio interior del Ayuntamiento de Huelva.

El apoyo del Ayuntamiento de Huelva tiene el objetivo de reconocer la labor de una entidad que actualmente cuenta con 65 profesionales cualificados y con instalaciones y servicios que permiten atender en estos momentos alrededor de 150 personas con discapacidad intelectual con una misión concreta, la mejora de la calidad de vida de estas personas y la de sus familias.

TRAYECTORIA DE ASPAPRONIAS

Aspapronias fue fundada el 14 de febrero de 1964 por un grupo de padres que, por aquellos años, asimilaron la idea de que sus hijos podrían integrarse socialmente a pesar de sus limitaciones. En 1980, Aspapronias es declarada entidad de ‘Utilidad Pública’. En estos años, mediante acuerdos, cesiones y ayudas de diversa índole, se ha ido creando un complejo dotacional en la finca ‘El Manzanar’ ubicada frente al Hospital Juan Ramón Jiménez. Partiendo de unas construcciones existentes, dedicadas a colegio, que nunca llegaron a ocuparse, Aspapronias comienza a rehabilitar parte de ellas. En el año 1991 queda construida la Residencia Masculina Nuestra Señora de la Esperanza, financiada principalmente por colectivos sociales de la capital onubense. Posteriormente, se construye una nave que alberga el Taller Ocupacional Virgen de la Cinta, que desarrolla la actividad de carpintería de madera y que, tutelado por personal cualificado, enseña y forma a jóvenes pertenecientes a Aspapronias, proporcionándoles un modo de trabajo a la vez que le ayudan a formarse como persona.

En los últimos años, Aspapronias ha rehabilitado otro de los pabellones existentes para la ejecución de una piscina terapéutica climatizada. Finalmente, la Asociación habilitó un Centro de Estancia Diurna también dentro de la finca ‘El Manzanar’ y ha construido un Pabellón Femenino para la Residencia.

 

Compartir.

Leave A Reply