La Junta refuerza sus programas de atención a menores

1

balance SPAFLa Junta de Andalucía ha reforzado sus programas de atención a menores de la provincia de Huelva en situación de riesgo psicosocial, que el año pasado contaron con una inversión de 1.656.000 euros, 239.000 más que el ejercicio anterior. Así lo ha puesto de manifiesto hoy la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Lourdes Martín, con motivo de la presentación de la memoria de actividades en 2013 del Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia de la delegación, desde el que se desarrollan estas diferentes actuaciones dirigidas a la población diana infantil y adolescente y sus familias.

Esta mayor dotación presupuestaria del servicio ha permitido a su vez incrementar la capacidad de cobertura de los programas de intervención, pasando de 1.861 menores atendidos en 2012 a 2.704 durante el año pasado. Se trata de unas cifras, en opinión de Lourdes Martín, que reflejan “la apuesta del Gobierno andaluz por potenciar sus políticas de protección hacia los ciudadanos más vulnerables, más necesarias que nunca en una situación de crisis económica como la actual”.

En este sentido, la delegada territorial ha recordado que “la defensa de los niños y de su derecho a crecer en un ambiente familiar seguro y enriquecedor es una las prioridades de nuestra consejería, contexto en el que las políticas de apoyo a la familia en el cuidado de sus hijos resultan fundamentales de cara a prevenir y abordar la pobreza infantil y asegurar su bienestar”. Dichas actuaciones se centran en la intervención temprana para evitar que surjan los problemas de desprotección de los menores.

Ayudas Económicas Familiares

Uno de los principales programas que desarrolla en esta línea el servicio es el de Ayudas Económicas Familiares), que en 2013 concentró al 59% del total de los menores atendidos (1.597 y 827 familias). Esta actuación consiste en prestaciones temporales, dinerarias o en especie, que se conceden a familias para la atención de las necesidades básicas de menores a su cargo, cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello, y están dirigidas a la prevención, reducción o supresión de factores que generan situaciones de dificultad social para los menores, con el fin de evitar su institucionalización y posibilitar su integración en el entorno familiar y social. Las ayudas se facilitan en colaboración con los servicios sociales comunitarios de las corporaciones locales.

Gracias al de decreto contra la exclusión social impulsado por la Junta el año pasado, esta prestación se ha visto mejorada con una aportación extraordinaria, siendo la cifra total consignada de 361.000 euros. Su finalidad es la de proporcionar la adecuada atención a las necesidades más básicas de los menores, especialmente de alimentación y de provisión de artículos de higiene, vestido y calzado.

Equipos de Tratamiento Familiar

Otra parte importante de las intervenciones, el 29%, corresponde a los psicólogos, trabajadores y educadores sociales que conforman los 12 equipos de tratamiento familiar (ETF) existentes en Huelva y que trabajan con las familias para prevenir situaciones de riesgo en el entorno socio familiar, evitando así la institucionalización de los menores.

La actuación de los ETF se circunscribe al Programa de Tratamiento a Familias con Menores en Riego, de carácter eminentemente preventivo y con un doble objetivo: lograr que las familias que participan proporcionen a los menores un entorno adecuado que garantice su desarrollo integral, suprimiendo los factores que son o podrían ser causa de desprotección; y promover, en aquellos casos en que sea posible, la reunificación familiar de menores respecto de los que, con anterioridad, se adoptó una medida de protección. En concreto, los ETF han atendido a 413 familias con 781 menores.

Otras acciones

Un total 15 menores de otras tantas familias han sido tratados también a través del Equipo Provincial de Atención Temprana (EPAT), compuesto por técnicos de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y de Educación. La atención temprana es el conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, a la familia y al entorno, que tiene por objetivo dar respuesta a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. La labor del EPAT se complementa con los servicios prestados en los centros de tratamiento.

A estos recursos preventivos a disposición de la población diana se suma el Teléfono de Atención al Menor (900 85 18 18), que el año pasado registró 56 llamadas relativas a 78 menores onubenses en situación de riesgo leve o moderado. Con esta línea, que posibilita la notificación de posibles situaciones de maltrato infantil, se pretende dar cobertura y protección a los menores, poniendo al alcance de la ciudadanía una herramienta que permita la atención de quejas o denuncias en su sentido más amplio, ya sean éstas malos tratos físicos, psíquicos, abandono, desatención en general o cualquier otro supuesto de características similares a los anteriores.

La memoria de actividades incluye igualmente la labor del programa Guía, de intervención con familias para la prevención de conductas antisociales en los jóvenes. Guía constituye otro destacado elemento de apoyo a las familias, en este caso para aquellas en las que existen conflictos en las relaciones intrafamiliares que tienen como expresión habitual conductas violentas y antisociales de los menores. En las siete ediciones durante 2013 de este programa han participado 100 familias y 118 hijos adolescentes.

Mediación

La Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales incorporó entre sus novedades el año pasado el Registro de Mediación Familiar de Andalucía, coordinado también por el Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia de cada delegación territorial, y cuya finalidad es extender esta prestación y acercarla a todos los ciudadanos que la necesiten.

La provincia de Huelva cuenta ya con 114 profesionales inscritos en el referido registro. La mediación familiar es un proceso extrajudicial para la resolución de conflictos no violentos que surjan entre los miembros de una familia mediante la intervención de profesionales especializados que, sin capacidad de decisión sobre el conflicto, les asistan facilitando la comunicación, el diálogo y la negociación entre ellos, a fin de promover la toma de decisiones consensuadas en torno a dicho conflicto.

La apuesta de la Junta por la mediación familiar representa además un apoyo firme a las personas en peor situación, ya que éstas pueden acceder gratuitamente. El requisito para solicitar la gratuidad del servicio es, con carácter general, que la unidad familiar de los solicitantes no supere el doble del Indicador Público de Renta a Efectos Múltiples (IPREM) vigente en el momento de la petición, o el cuádruple de dicho indicador cuando la persona solicitante ostente la condición de ascendiente de una familia numerosa de categoría especial (de cuatro o más hijos) o se trate de una persona con discapacidad.

En los casos de mediación familiar gratuita para los usuarios, la administración abonará 55 euros (incluidos impuestos) por cada sesión del servicio al profesional designado, con un máximo de seis sesiones en el Registro de Mediación Familiar. Si el beneficio de la mediación familiar gratuita sólo le fuera reconocido a alguna de las partes en conflicto, la otra parte o partes tendrán que abonar a la persona mediadora el coste de la mediación que proporcionalmente le corresponda con arreglo a la tarifa establecida.

Los profesionales inscritos en el registro son titulados universitarios en Derecho, Psicología, Psicopedagogía, Sociología, Pedagogía, Trabajo Social o Educación Social con experiencia acreditada o formación específica en esta área.

 

Compartir.

1 comentario

  1. Los ETF son los únicos equipos que desarrollan esta labor en Ándalucía y en Huelva, con las características específicas que lo hacemos.

    El empeño y trabajo que los profesionales ponen en esta tarea merece una alabanza. Por eso es un programa que debe consolidarse y garantizarse. Por el futuro de la infancia y la adolescencia.

Leave A Reply