Matsa, Emed Tartessus y Lorica Gold solicitan investigar en los derechos del último concurso minero

1
Paisaje minero en la provincia de Huelva.

Paisaje minero en la provincia de Huelva.

Las empresas Matsa, Emed Tartessus y Lorica Gold (filial de Emerita Resources) han solicitado participar en el último concurso minero convocado en la provincia de Huelva que ha permitido poner a disposición de las empresas investigadoras un total de 90 derechos distribuidos sobre 33.500 hectáreas. Según ha recordado el delegado territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Eduardo Muñoz, se trata del segundo concurso que se concretó en 2013, de manera que la suma de las dos convocatorias efectuadas en territorio onubense el pasado año ha abierto la posibilidad de trabajar sobre 130 derechos que, en su conjunto, ocupan más de 65.000 hectáreas de superficie.

concurso minero 14.02.14El delegado territorial ha argumentado que las convocatorias realizadas se enmarcan en la responsabilidad del Gobierno andaluz de movilizar todos los recursos a su alcance para generar empleo y riqueza, y aún más en una coyuntura de crisis económica que afecta singularmente a las comarcas mineras. Estos concursos, que representan un estímulo para esta actividad, responden, por un lado, a la demanda planteada por el sector empresarial, y, por otro, pretenden incidir en un mayor conocimiento de los recursos mineros andaluces, generándose así una interrelación entre las empresas y la propia Administración andaluza.

Una de las novedades de la última convocatoria ha radicado en el hecho de que se han sacado a concurso un total de 11 derechos de recursos como turba, roca ornamental, aguas sulfurosas o incluso cuarzo, aunque predominan los metálicos al tener esta consideración 79 de los 90 derechos convocados. Por el contrario, el primer concurso era exclusivamente de minería metálica. Eduardo Muñoz ha destacado el gran número de municipios implicados, un total de 31 –onubenses en su práctica totalidad-, algunos con gran tradición en el ámbito de la minería metálica, como Riotinto, Nerva, Zalamea o Almonaster, y otros como Almonte, Bonares o Rociana del Condado, con importantes recursos de otra naturaleza.

A pesar de que el mayor interés empresarial se centra en estos momentos en los recursos metálicos, la inclusión de estos 11 derechos en el concurso actual responde a dos necesidades. Por un lado, actualizar el Registro Minero de Andalucía en consonancia con el objetivo de modernización reflejado en el Plan de Ordenación de los Recursos Minerales de Andalucía PORMIAN, y, de otro, poner cada uno de estos permisos en un estado administrativo óptimo. A este respecto, el delegado territorial ha subrayado que, aunque el 92% del empleo directo y el 95% del indirecto en el sector minero onubense se genera en torno al subsector metálico, en épocas de fuerte actividad económica, la obra pública y la construcción inyectan un gran dinamismo sobre todo en el ámbito de las canteras de áridos y roca ornamental.

 

 

Compartir.

1 comentario

  1. Es de difícil comprensión el que una empresa como EMED que tiene menos fondos que una lata de anchoas se interese por otras explotaciones de la Faja Pirítica Ibérica.
    Toda la comarca del Andévalo sabe que Emed está aplazando los pagos del alquiler de los generadores, de los vehículos de sus directivos, por cierto todos angloparlantes, y etc. etc.
    Pregonaron a bombo y platillo que sus inversores chinos les habían facilitado un crédito de 5,5 M. de Euros, pero se olvidaron de decir que los chinos no sueltan ni un euro hasta que EMED no obtenga los permisos de Medio Ambiente y la transmisión de los derechos mineros.
    El acuerdo de financiación que tenían con Goldman Sachs ha prescrito y como para renovarlo tenían que ingresar algunos millones de Euros y como están más secos que la mojama no han podido hacerlo.
    Están buscando desesperadamente otro, u otros, banco que les financie y en todas las puertas adonde llaman les dicen que sí, pero con garantías de los inversores, y ya se pueden imaginar cual ha sido la respuesta de los inversores.
    Si la Junta incurre en el error de otorgar a esta gente los permisos -y hay presiones insostenibles y declaraciones temerarias por parte de algun/a (i) rresponsable político- se va a encontrar metida hasta el corvejón en un lio de mil pares de eggs.
    Que impere la sensatez y que a esta gente se le exija que abra la cartera y enseñe lo que tiene dentro, y si tienen suficiente para el proyecto, entonces y solo entonces se le otorguen los permisos. En caso contrario que se vuelvan a Chipre o Eslovaquia donde “dicen” que tiene otras minas en funcionamiento, y donde no han extraido ni un gramo de ni cobre ni de oro.
    Aquí y ahora a EMED no se lo cree nadie.

Leave A Reply