EL ESTERO.
Mi amigo Manué.
[J. J. Conde]

3

[J. J. Conde]
El EsteroMi amigo Manué no tiene pelos en la lengua. Quiero decir, que lo que suelta por esa boca lo suelta sin corte de ningún tipo. Por eso yo lo tengo como amigo. Y cuando coincidimos en El Zepelín empezamos a tirarnos de la sin hueso, para despotricar a diestro y a siniestro sobre las cosillas que pasan por nuestra ciudad o por otras ciudades, que a nosotros nos da lo mismo que lo mismo nos da; todo ello, eso sí, acompañados por la reglamentaria media botellita de vino tinto de Bonares y unas cuantas avellanas. Y es gracioso este Manué, porque sin venir a cuento, o viniendo que eso nunca se sabe, se deja caer con lo de que este chaval que ha venido a coger las riendas del pepé andaluz ha entrao en Andalucía como un elefante en una cacharrería: pidiendo dimisiones y enjuiciamientos, abrazando a la tercera edad, que dice que se va a recorrer la Comunidad pueblo a pueblo y calle a calle, con la ilusión como bandera…

Vamos a ver, Manué. El muchacho es joven y tiene ímpetu. Es lógico que se quiera comé to lo que encuentra a su paso aunque se atragante y, de paso –valga la redundancia- tantear a sus correligionarios pa ver del pie que cojean algunos. Que de tonto no tiene ni un pelo, te lo digo yo. Pues yo te digo, amigo Conde, que si sale elegido (ungido ya está) este mozalbete no le dura a la Susana ni medio asalto en unas elecciones. Bueno, bueno, yo no digo ná. Que mira lo que pasó con “el eterno aspirante”, que un poco más y a estas alturas estaría toreando en todas las plazas blanquiverdes. Menos mal que el Valderas le echó dos manos a los del puño y la rosa. Ya, ya. Oye, ¿tú has firmao pa que se lleven de aquí los fosfoyesos? Te lo hablo porque una chica onubense está pidiendo firmas en la página esa de change.org. Ya sabes que lo de los fosfoyesos es un asunto tabú en nuestra ciudad y son muy pocos los que se “arriesgan”. ¿Y has firmao, también, en el tema de la Mezquita de Córdoba?… Mira, yo firmo en todo lo que me parece razonable, de sentido común y, sobre todo, de justicia, Manué.

Tampoco es para ponerse así, marqués. Que yo lo único que quiero es el bien del mundo entero, pero ya ves cómo está el mundo: masacres a porrillo sin que nadie diga nada, xenofobia y homofobia por un tubo, los señores y los capataces llevándoselo calentito y ninguno pisa la trena… Perdona, Manué, es que me estoy riendo -cambiando de tema- de lo ilusos que son los políticos de este pueblo marinero. Me refiero a la petición que a bombo y platillos hizo don Pedro al Ministerio de Cultura para que el Museo Nacional de América se ubicara en Huelva. ¿Tú sabías que la misma petición la había hecho igualmente la “Asociación Velázquez por Sevilla” para que la capital andaluza fuera la sede de ese museo? Pues ya lo sabes. Lo he leído en una reseña o crónica, firmada por Francisco Javier Recio, que salió en El Mundo del 2 de febrero, y en la que se escribe: “La iniciativa parte de una realidad evidente: la vocación americanista de Sevilla: Puerto de Indias, metrópoli de nivel mundial a raíz del Descubrimiento y sede del más importante archivo documental sobre ese capítulo de la Historia, el Archivo de Indias”. Ea, pa que te enteres, Manué. Y ahí te quedas, amigo.

(El Conde se levanta y se marcha. El Manué se queda como atornillao a la silla, y pensativo)

Compartir.

3 comentarios

  1. María García on

    Señor Conde, presente de mi parte toda mi admiración a su amigo Manué, es totalmente encantador. Si que tiene encanto la unión de un Señor del Pueblo Llano con la Nobleza suya, Señor Conde, porque nobleza puede tener cualquiera sea del pueblo llano o de la alta sociedad, pero también lo mezquino y ruin puede estar escondido en cualquiera de las dos capas sociales, fuera estereotipos.

    Genial su artículo, presento mi admiración hacia Usted Señor Conde, seguro que Usted es mucho de Galdós y Baroja.

    https://www.youtube.com/watch?v=XAnnHqwt0cE

    Un saludo Afectuoso.

  2. Bartolomé Quintero on

    ..y a mí que me suena que “mi soliloqio es plática con ese buen amigo…” ¿me equivoco? En cualquier caso estoy contigo en lo que piensas y en lo que dices. Lo de la parte final de tu artículo, no quiero ni nombrarlo porque de mis opiniones deducen que padezco de complejo de inferioridad provincial…y tal (fin de la cita)

Leave A Reply