EL ESTERO.
La máquina.
[J. J. Conde]

3

[J. J. Conde]
El EsteroLa vieja máquina de escribir, de teclas desvencijadas, ya no se oye por los aledaños de la plazoleta. Ni desde el salón de losetas grises y levantadas se la oye. Ni siquiera, cuando uno se acerca sigiloso al cuartillo de los sueños –del patio por donde deambulan a sus anchas las tortugas- es capaz de percibir su sonido cojo. Que la vieja máquina de escribir, poeta Juan de Mata, ya no es de este mundo sino del otro.

Que pertenece a la Zarza, a Sotiel Coronada, a la calle del Pozo, a los cercaos, a las fuentes y a los huertos de Calañas. Que está irremediablemente atada a los surcos de la canoa cuando se pasea por esta ría nuestra tan vejada. Que ya es de las marismas, del Tinto, del Odiel, de la Rábida… y de la Isla Chica del alma. Sobre todo, de la Isla Chica.

Preguntabas en un periódico por su existencia, Juan de Mata, reclamando a los cuatro vientos el reconocimiento para Jesús Conde Delgado, articulista. Y yo te respondo, desde este puerto desolado y amarillo en que me encuentro, que la vieja máquina de escribir permanece viva en el corazón de los que, como tú, todavía la recuerdan.

Compartir.

3 comentarios

  1. Rafael González on

    Aún recuerdo el día de la entrevista que me hizo tu SR. PADRE.
    Él, con toda su sabiduría y templanza, yo era un renacuajo, con ilusión y ganas de trabajar. Los dos, sentados en el bar de las casas nuevas de arriba tomándonos un refresco.
    Esta entrevista fue escrita por esa ” máquina ” y luego se plasmó en el diario Odiel.
    Guárdala como oro en paño.

    Un abrazo, Rafa.

  2. María García on

    Costumbrista pintura nos ha dejado Usted, Señor Conde, tan magnífica como siempre. Genial, su amable corazón ofreciéndonos tantas posibilidades en el gozar literario. Gracias.

    Un Regalo, Señor Conde, lo encontré el otro día.

    EL TIEMPO.

    Pueden ser las diez de la mañana o las siete de la tarde. Y te pienso con el cuerpo y con el alma, a veces en las tardes de lluvia, en las noches oscuras, en las mañanas de sol. Tu pensamiento me distrae de mis ocupaciones diarias, prende mis sonrisas y pinta de azul mis días.
    Hay veces también en que te esquivo, en los que es probable que no te piense durante un rato…
    Me tocan los sueños, las corazonadas, los olores y las palabras. Siento que me falta tiempo para aprehender lo que me rodea.
    Me preocupo. No consigo distinguir los momentos en que te pienso de los que te esquivo.

    Tenemos que Pintar el Mundo con Nuestras Propias Pinceladas de Colores, escogidos por nosotros mismos, y no dejar que estropeen nuestras pinturas.

    ¿ Y QUIERES QUE TE EXPLIQUE CÓMO SE VUELVE EL MUNDO CUANDO SUENA TU VOZ…?

    http://www.youtube.com/watch?v=eWnpkz-z8_4

    Ampliando siempre el Vuelo hacia el Horizonte…siempre y no dejar de andar en lo positivo…como cometas en el viento mecidas por aires de libertad.

    Saludos Afectuosos.

Leave A Reply