El fiscal mantiene los cargos contra Cortés y familiares porque “hay pruebas objetivas”

0
(Foto: Julián Pérez)

(Foto: Julián Pérez)

El Ministerio Fiscal ha mantenido la acusación contra Juan José Cortés y sus familiares, a los que acusa de delitos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas de fuego y amenazas, tras participar supuestamente en una reyerta que tuvo lugar en septiembre de 2011 en la barriada onubense de El Torrejón, en Huelva capital, porque “hay pruebas objetivas” para ello.

Durante la lectura de su informe final ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva, el fiscal ha mantenido su acusación porque insiste en que “hay pruebas objetivas”, refiriéndose a la existencia de residuos de disparos en sus ropas y a la declaración en instrucción de los dos denunciantes, A.F., y J.F., tíos de Cortés que tras los hechos interpusieron una denuncia por los mismos, que después fue retirada. De igual modo, remarca “la pérdida de memoria y contradicciones” en ambos, testigos de cargo.

 

El padre de Juan José Cortés en las puertas de la Audiencia. (Foto: Julián Pérez)

El padre de Juan José Cortés en las puertas de la Audiencia. (Foto: Julián Pérez)

En cuanto a Juan José, el fiscal ve “factible” ubicarlo en el lugar a la hora que se produjeron los hechos al confirmar testigos que partió de Mairena del Aljarafe (Sevilla), donde grabó un programa de televisión, “a la 1,30 horas ó 1,45 de ese noche”, y la Policía recibió la alerta a las 2,50 horas.

El fiscal asegura que se puede condenar a los procesados por tenencia ilícita de armas aunque “no aparezca el arma” e insiste en la tentativa de homicidio porque los disparos “se efectuaron en las ventanas y no en la fachada”, así como en el delito de amenazas al quedar probado que Cortés mantuvo “una fuerte discusión” con A.F., y le amenazó con “quemarle la casa”.

De igual modo, se opone a la petición de las defensas de la nulidad del procedimiento por supuesta vulneración de derechos fundamentales, al considerar que esto no se ha producido, y ha asegurado que, a pesar de que los denunciantes retiraron la denuncia, la Fiscalía “no puede archivar lo que la ley no le permite archivar”, recordando que el cuñado de Cortés, V.J.M., ha reconocido ser el autor de los hechos.

En su informe, el fiscal ha destacado que algunos testigos “han negado los hechos”, mientras que en instrucción señalaron a los acusados como los autores, a lo que ha añadido que “no se produjeron daños más graves debido a las diligencias de los perjudicados”.

En cuanto a las pruebas analizadas, prendas que contenían residuos de plomo, asegura que si hubieran llegado al laboratorio “juntas, hubiera constado y no hay constancia de ello”, indicando además que la probabilidad de contaminarse los tejidos “es escasa” considerando que para que los residuos estén en la ropa “hay que estar en contacto con nube tóxica provocada por los disparos o en el lugar donde se realizan”.

LAS DEFENSAS PIDEN LA ABSOLUCIÓN

Por su parte, las defensas de Juan José Cortés y de sus hermanos y su padre han coincidido en pedir la absolución de los mismos. Por su parte, la letrada de Juan José, María Teresa Largo, ha remarcado que “no hay indicios suficientes para probar la más mínima participación” de su defendido en los hechos, ya que “no pudo estar en el sitio”.

En este sentido, ha insistido en que la justicia “no puede condenar por hipótesis, sino por hechos probados”, y ha quedado acreditado que su cliente “no tenía residuos ni en sus manos ni en sus antebrazos”, así como que la cadena de custodia para el análisis de las prendas “no está probada”.

Largo ha remarcado a su vez que estas pruebas “se desvirtúan con el paso del tiempo, no son fiables si se recogen seis horas después de los hechos y, en este caso, se toman 18 horas más tarde y se analizan en noviembre”.

El letrado del padre y hermanos de Juan José Cortés, Marcos García-Montes, ha manifestado que “hay orfandad de pruebas en el procedimiento y una infracción de derechos constitucionales hacia los acusados por parte de la Policía”, solicitando además la impugnación del procedimiento porque “no tiene sentido ni pies ni cabeza que empiece por amenazas y finalmente culmine en homicidio y porque se rompe la cadena de custodia”.

DEDUCIR FALSO TESTIMONIO

Por otro lado, ha señalado que si el fiscal cree que ha habido falsedad en las declaraciones de algunos testigos, “tiene imperativo legal para deducir falso testimonio” y le ha recriminado que no haya citado a declarar a más agentes que intervinieron en la investigación ni al médico que examinó al herido, así como que “no haya hecho alusión a las amenazas de Cortés, si eran graves o leves”.

El abogado de V.J.M., cuñado de Juan José y único que se ha declarado como autor de los disparos, ha remarcado que, teniendo en cuenta la distancia en la que se efectuaron, los informes demuestran que “no tenían capacidad para producir la muerte ni lesiones importantes en las personas”, por lo que ve “irreal” la tentativa.

Esta defensa ve “una desproporción absoluta querer matar a una persona por una frase”, refiriéndose a la discusión mantenida entre Cortés y su tío A.J., y ha insistido en que su cliente cometió los hechos con “un ánimo simplemente intimidatorio”.

Por todo ello, ha solicitado una sentencia absolutoria en cuanto al delito de tentativa de homicidio y que, en todo caso, sea condenado por un delito de tenencia ilícita de armas y por una falta de lesiones por el plomo que recibió A.J., y como imprudente.

Por último, ha destacado que “ni el fiscal está convencido de su propia acusación porque en su escrito dice que los acusados tenían intención de matar a A.J., con absoluto desprecio a la vida de las demás personas que estaban en la casa”, una quincena, ya que “si estuviera convencido de ello, debería haberle imputado 15 delitos de tentativas y no lo hace porque sería un disparate. Pues tan disparate es para 15 como para uno”.

DECLARACIÓN DE TESTIGOS

En esta última sesión del juicio han declarado el director de la televisión en la que Juan José Cortés participó en un programa aquel día y una trabajadora de la productora, y ambos han asegurado que no pudo partir de Mairena del Aljarafe, donde se ubica la citada empresa, “antes de la 1,30 horas ó 1,45”.

Por su parte, una cuñada de un hermano de Cortés, también acusado por los hechos, ha manifestado que éste estuvo en el culto de la Iglesia Evangelista de la barriada del Torrejón “hasta las 3,00 horas y que la Policía lo detuvo porque tenía el DNI caducado”.

También han declarado dos peritos criminólogos, propuesto por una de las defensas, y han coincidido ambos en que “la fórmula pretendía más amenazar que convertir en cadáver a una persona”, por lo que han incidido en que la intención del presunto autor o autores “fue de intimidación”, indicando además que “en ningún momento había intención ni de matar ni de dañar”.

“Al no tener visibilidad y estar las persianas bajadas y sin saber si había alguien dentro de la casa, no podía haber una intención de matar sino de intimidar”, ha señalado uno de ellos.

MANTIENEN SU INOCENCIA

Al final del juicio oral, los acusados han dicho sus últimas palabras ante el tribunal. Por su parte, Juan José Cortés ha insistido en su inocencia y ha señalado que se considera “más una víctima de todo esto, ya que el Ministerio Fiscal no ha podido comprobar nada. Todo esto ha perjudicado seriamente el funcionamiento de mi vida y va a ser muy difícil reparar el daño creado”, descartando finalmente querellarse contra la Fiscalía por presunta prevaricación.

Su cuñado ha remarcado que “no guarda rencor a nadie” y que “nunca” ha tenido “intención de matar”. El padre de Cortés, ha manifestado que si no llevarán el apellido Cortés “la Fiscalía no nos hubiera tratado de esta forma porque somos inocentes”.

Sus dos hermanos han coincidido en que “no se puede acusar a la gente porque uno quiera y menos llevarlo a la cárcel” porque “la justicia es algo muy serio”, declarándose ambos inocentes. Tras todo ello el juez ha dejado el juicio visto para sentencia.

Compartir.

Leave A Reply