Saúl Fernández niega que el Ayuntamiento de Huelva haya pedido un “rescate”

0
Saúl Fernández y Juan Carlos Adame, en rueda de prensa.

Saúl Fernández y Juan Carlos Adame, en rueda de prensa.

El teniente alcalde de Economía, Administración Pública y Régimen Interior del Ayuntamiento de Huelva, Saúl Fernández, ha informado esta mañana que el Consistorio de la capital se encuentra inmerso en un proceso de negociación con el Ministerio de Economía y Hacienda con el propósito de “mejorar el sistema de financiación municipal a medio y largo plazo”.

El responsable de la hacienda municipal ha hecho hincapié en que “no se trata de ninguna manera de un rescate, sino de acogernos a los aspectos positivos que ofrece el nuevo sistema que ha aprobado el Gobierno del Partido Popular para que los ayuntamientos puedan mejorar su liquidez y situación económica, medidas que llevábamos años esperando todos los municipios”. Por ello, ha insistido en que “no hay motivo ninguno para crear alarma por un proceso que está dentro de la normalidad y en un momento donde el Ayuntamiento cumple con los proveedores y su personal”.

Todavía el Ayuntamiento está cerrando con el Ministerio las actuaciones posibles que se podrán llevar a cabo, no obstante Fernández ha explicado que “ninguna de ellas llevará aparejada medidas añadidas o extraordinarias que puedan afectar a los ciudadanos o al personal, tan solo las que ya se vienen aplicando con la refundición de los planes de ajustes”.

Asimismo, el edil ha criticado los mensajes catastrofistas de la oposición socialistas, “los mismos que vienen repitiendo desde hace 20 años sin ningún fundamento y rigurosidad” y ha lamentado que “cada vez que tomamos un camino positivo y beneficioso opten por poner piedras en el camino”.

Según Fernández, “es incomprensible el alarmismo creado por el PSOE ante unas negociaciones que entran dentro de la normalidad de la gestión municipal, mientras ayuntamientos gobernados por ellos mismos, como es el caso de Ayamonte, inmersos en situaciones muy delicadas con el despido de trabajadores municipales”.

“Nosotros no estamos ni muchos menos con los parámetro negativos de esos ayuntamientos, simplemente estamos acordando, por conveniencia y no por necesidad, medidas que nos favorezcan con mayor liquidez y nos permitan emprender nuevos proyectos que beneficien a la ciudad”, ha subrayado.

CRÍTICAS DEL PSOE

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Huelva, Gabriel Cruz, ha asegurado este viernes que para acogerse al plan de medidas extraordinarias de liquidez del Gobierno central la situación del ente local debe ser “crítica”.

En un comunicado, Cruz considera que el Ayuntamiento “está en estado catatónico”, es decir, “muy lejos de sanearse y peor que nunca”. A su juicio, esto no lo dice la oposición sino “el propio equipo de gobierno (PP) cuando se acoge a una medida extraordinaria a la que sólo pueden acceder aquellos consistorios que están más allá de la UCI”.

Así lo ha aseverado el portavoz socialista, Gabriel Cruz, tras confirmar que el gobierno municipal “pretende vender esta medida extraordinaria como un elemento más de financiación del Ayuntamiento”.

En este sentido, el dirigente socialista ha insistido que al plan de medidas extraordinarias de liquidez del Estado “no puede acceder cualquier administración. Tan sólo aquellas que están en estado crítico y que reúnen una serie de condiciones extremadamente graves”. Así, ha explicado que estas circunstancias pasan por “tener remanente negativo de tesorería en los dos últimos años, presentar deudas con acreedores públicos, haber contraído una deuda superior a un millón de euros a través del plan de pago a proveedores y no cumplir con la obligación de pagar las cuotas trimestrales de estos últimos”.

Cruz ha señalado que el Consistorio “tiene un máster en presentar remanente negativo de tesorería año tras año”, además, “mantiene deuda con acreedores públicos y los tres préstamos por los planes de pago ascienden a 116 millones de euros, 153 millones con intereses”.

Así, “aunque el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), pretenda darle naturalidad al asunto, la realidad es que esta medida surge como rescate a aquellos ayuntamientos que, tras tres planes de pago a proveedores, aún mantienen problemas graves y extraordinarios de liquidez”. Por ello, el portavoz ha asegurado que “es una frivolidad por parte de Pedro Rodríguez trasladar que el Consistorio está en su mejor momento. Nada más lejos de la realidad. Insisto que para acogerse a este plan hay que estar en situación crítica”.

De este modo, Cruz ha indicado que “sólo 536 ayuntamientos, de 8.114 que hay en España, podían acogerse al decreto; de los cuales, 101 son los que finalmente lo han solicitado. Uno de ellos, el Ayuntamiento de Huelva”.

Según ha remarcado, “además de no ser un elemento más de financiación, tampoco es gratis; esta inyección de 93 millones de euros puede venir de un adelanto de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE), “que tendría que devolverse en tres años y con un interés del cuatro por ciento anual”; de un fraccionamiento de las cuotas de la Seguridad Social; o, de la refinanciación de la deuda, es decir, un nuevo préstamo, con nuevos intereses”. Asimismo, el decreto “impone una serie de medidas obligatorias para devolver las cantidades prestadas. Se trata de una intervención en toda regla”.

Cruz ha señalado que “el plan incluye las medidas a llevar a cabo y el alcalde tendrá que decidir si toma una, varias o todas”, a la par que ha añadido que “las medidas pasan por reducir el gasto de funcionamiento, –personal–, al menos un cinco por ciento; por incrementar progresivamente las tasas por los servicios públicos hasta conseguir financiarlas al 100% a través de los ciudadanos; por la imposibilidad de suprimir tributos ni ampliar bonificaciones; y por poner al máximo los impuestos con margen. En el caso de Huelva, sólo cabe subir el IBI”.

Gabriel Cruz ha exigido a Pedro Rodríguez que “se siente y explique al conjunto de los ciudadanos de dónde va a salir ese dinero y cómo se va a devolver”. Para el socialista, “es lo mínimo que puede hacer después de 19 años como alcalde y de ser el responsable de llevarnos a esta situación”.

IZQUIERDA UNIDA

“Lo veníamos anunciando desde hace varios meses: la huida hacia delante del Ayuntamiento de Huelva, en lo que a gestión económica se refiere, solo podía terminar en la paralización económica y la asfixia financiera” ha declarado el portavoz municipal de Izquierda Unida, Pedro Jiménez.

Jiménez precisa que la petición de un nuevo préstamo por parte del Ayuntamiento de Huelva por importe de 93 millones de euros se sumará a la deuda financiera del consistorio que asciende hasta los 223 millones, producto de los tres préstamos para pago a proveedores anteriores, más la deuda a largo plazo anterior a 2011 y las operaciones a corto plazo. En este cálculo no entra la deuda comercial que supera en el pasado trimestre los 47 millones de euros, según el último informe de morosidad emitido por la intervención municipal.

Con estos números el Ayuntamiento onubense se ve obligado a hacer frente a una cuota anual de deuda bancaria en 2014 de más de 18,8 millones de euros: 51.000 euros diarios. Esta factura anual se incrementará en 2015 al finalizar en ese año los periodos de carencia en la amortización delos dos últimos préstamos para el pago a los proveedores y habrá que añadir el coste de este nuevo préstamo, si es que el ministerio accede a concederlo, del que desconocemos las condiciones financieras. En cualquier caso, situará la deuda bancaria del Ayuntamiento cercana a los 340 millones de euros.

Además, la concesión del préstamo conllevaría la exigencia de cumplimiento de unas duras condiciones que habrían de añadirse a las medidas de ajuste ya aprobadas por el partido popular en nuestro Ayuntamiento, como la subida de tasas, reducción de salario, minoración en los contratos de servicios, venta de patrimonio municipal, etc. Entre estas nuevas medidas de ajuste se encuentran la reducción de al menos, un 5% sus gastos de funcionamiento correspondientes a los capítulos de personal y de gastos corrientes y servicios en el primer ejercicio presupuestario en el que se apliquen las medidas, financiar íntegramente el coste de los servicios públicos mediante la aplicación de tasas y precios públicos, no se podrán adquirir, constituir o participar en la constitución de nuevos organismos, sociedades, consorcios o fundaciones, y otras medidas que también repercutirán en los trabajadores del Ayuntamiento, en los de las empresas que le prestan servicios y en la ciudadanía de Huelva; empeorarán las servicios y se incrementaran las tasas e impuestos municipales.

Jiménez denuncia que “al Alcalde de Huelva no le importa condicionar la gestión municipal para los próximos diez años, asfixiar económicamente al ayuntamiento durante muchos años con tal de disponer de fondos para poder realizar la política populista a la que nos tiene acostumbrados, ante la cercanía de las elecciones municipales del próximo año”.

Según explica Jiménez, “la gestión del Partido Popular, con Pedro Rodríguez a la cabeza ha llevado al Ayuntamiento a una difícil situación, de la que será muy complicado salir y que evidencia la necesidad urgente de un relevo en la dirección política de la ciudad. La era Rodri finaliza dejando un lastre económico que dificulta enormemente el desarrollo futuro de Huelva. Con esta nueva medida, Pedro Rodríguez no está en condiciones de garantizar los puestos de trabajo del Ayuntamiento de Huelva, como demuestra los despidos de los cinco trabajadores del servicio de recaudación municipal.”

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies