Marismas del Odiel alerta del daño que provocan las visitas no permitidas

0
Marismas del Odiel.

Marismas del Odiel.

El Paraje Natural Marismas del Odiel apela a la concienciación de la ciudadanía para la conservación de sus valores naturales reconocidos a nivel internacional. Ésta se erige, en palabras de la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, en una “pieza fundamental” que viene a sumarse a la propia gestión del espacio por parte de la Junta de Andalucía para, “juntos, entre todos”, garantizar su salvaguardia a través de la divulgación, la educación ambiental y un uso público siempre compatible con su protección.

Desde la Reserva de la Biosfera se recuerda, en este sentido, que determinadas colonias de aves de alto valor ecológico como las espátulas, las garzas, los charrancitos o los flamencos, así como la excepcional población reproductora de águilas pescadoras, recuperadas en Marismas del Odiel tras su desaparición en la Península Ibérica, pueden verse dañadas por visitas no permitidas. El paso de transeúntes, ciclistas o, incluso, piragüistas por las zonas restringidas emerge, por tanto, como una amenaza a la biodiversidad de este enclave en el que se concentran ecosistemas tan singulares como sistemas dunares, bosques mediterráneos, marismas y lagunas de agua dulce.

La razón, como expone Josefa González Bayo, es que “hablamos de especies que requieren la máxima tranquilidad y protección para que puedan reproducirse y desarrollarse con las máximas garantías de éxito”. De ahí, continúa, “este llamamiento a la sensibilidad de la ciudadanía, para que, entre todos, hagamos de la sostenibilidad del Paraje Natural Marismas del Odiel una realidad”. La delegada territorial resalta, en esta línea, la importancia de que la población conozca esto, puesto que, “muchas veces, sin saberlo, podemos hacer daño y malograr la subsistencia de estas aves emblemáticas”.

Por todo ello, la Reserva de la Biosfera dispone de una serie de áreas señalizadas que no se hallan abiertas al acceso generalizado de la población, ya sean transeúntes o ciclistas. Un punto en el que se añade desde el paraje natural que las actividades relacionadas con el piragüismo sólo se pueden practicar en los espacios autorizados, en concreto, las rías de Huelva, el río Aljaraque, el canal de navegación del Burro y la ría de Punta Umbría. “Es fundamental, en consecuencia, que la ciudadanía conozca esto y se conciencie sobre ello, puesto que, lamentablemente, en los últimos años colonias de espátulas o flamencos se han visto afectadas negativamente por estas circunstancias”, asegura la delegada.

 

Compartir.

Leave A Reply