Asaja exige a las administraciones un acuerdo para acabar con los asentamientos de inmigrantes

0

La organización agraria Asaja-Huelga ha exigido este lunes a las administraciones “acuerdo y acción” para acabar con los asentamientos en la provincia. En una nota, la organización agraria Asaja-Huelva, ha informado que iniciará desde este lunes los contactos y negociaciones que sean necesarias para lograr que Huelva, en un futuro próximo, “no sea vista como una provincia en la que se da una situación impropia de un país europeo en pleno siglo XXI”.

Asaja-Huelva considera “una falta de respeto y una demostración de escasa sensibilidad” que se mantenga y se permita, “año tras año, que cientos de personas malvivan en territorio onubense sin más atención ni gestión institucional de su situación que la que puntualmente se les brinda cuando ocurre una desgracia en un asentamiento”. Esto, además, daña “terriblemente” la imagen de la agricultura onubense, a la que “siempre se termina culpando de una situación que trasciende lo meramente sectorial”. La afluencia de personas en situación irregular en territorio español y su posterior permanencia en el país, sin recursos y sin seguridad jurídica, es un “problema a nivel europeo”.

Entiende la organización que se trata de un asunto “ciertamente sensible y delicado”, sobre todo a la hora de mantener una imagen pública amable y permanecer en los límites de lo políticamente correcto. Pero definitivamente es “un problema grave al que hay que atender sin más dilación, porque su retraso no sólo no lo hará desaparecer de forma mágica, sino que provocará un empeoramiento imperdonable, más aún cuando es de vidas humanas de lo que estamos hablando, destacando que los políticos deberían primar las soluciones para que la sociedad sea lo más justa y ética posible, haciéndolo con la mayor eficiencia y eficacia”.

En el año 2010, cuando Asaja-Huelva presidía la Interprofesional de la Fresa de Andalucía, su presidente, José Luis García-Palacios, presentó un escrito formal ante la Fiscalía Provincial de Huelva mostrándole su preocupación por la situación de los asentamientos y pidiéndole su intervención. Desde finales de la década de os años 90 del siglo pasado, en la provincia de Huelva y por demanda de la propia Asaja-Huelva y otras asociaciones, se estableció el sistema de contratación de trabajadores extranjeros en origen debido a la falta de mano de obra que afectaba al sector agrario.

Este sistema estaba “reglado y supervisado” por las administraciones públicas, garantizando la protección y bienestar de los trabajadores que acudían a la provincia a desempeñar su labor, así como la de los empresarios a la hora de cubrir sus plantillas y sacar adelante las campañas agrícolas.

A partir de agosto de 2008, el sector agrícola, “mayoritariamente sensible a las circunstancias sociales que van sobreviniendo en cada época”, atendió al llamamiento social y comenzó a priorizar la contratación de mano de obra local, también en este caso con la supervisión y la canalización de la administración pública. En un caso y en el otro, el sector ha evitado “ejercer un efecto llamada” y ha recordado “la imposibilidad absoluta y duramente castigada por la ley a la hora de emplear a personas que no se encuentren en situación regularizada”.

LLAMAMIENTO A SUS SOCIOS

Asaja-Huelva ha procurado “siempre” recordar a sus socios este particular, y ha dejado clara su postura con respecto a quienes, incumpliendo la ley y las premisas de la patronal, decidan contravenir las normas: “no serán protegidos, ni defendidos, ni amparados” por la organización si son descubiertos por las inspecciones o por fuerzas del orden, que en este caso son quienes tienen la responsabilidad de detectar los incumplimientos.

Así las cosas, Asaja-Huelva encuentra “tremendamente” injusto el daño que cada año, siempre por las mismas fechas, –curiosamente el punto álgido de la campaña de la fresa–, se provoca a la agricultura relacionándola “de manera infundada” con la situación de los asentamientos, que además se hallan mayoritariamente en terrenos públicos. Esta circunstancia es además aprovechada sistemáticamente por países productores y competidores directos de la agricultura onubense. Estos hacen “uso torticero” de ciertos medios de comunicación de su área de influencia, “que publican informaciones absolutamente sesgadas e interesadas, manipulando la realidad para convertir a la provincia, ante su público, en un lugar donde supuestamente la humanidad, el orden y la legalidad brillan por su ausencia”.

Por ello, ante “la falta de respuesta” de las administraciones públicas y “su costumbre en culparse mutuamente de aquellas cosas que ninguna soluciona”, Asaja-Huelva reunirá esta misma semana a su sectorial de la fresa y a continuación solicitará formalmente la participación de todas las organizaciones, asociaciones sectoriales, uniones y federaciones de productores y de cooperativas para, a su vez, iniciar los contactos que sean precisos, a los niveles que sean necesarios, con el fin de que de una solución “contundente y definitiva” a esta problemática.

Asaja-Huelva insta a la totalidad del sector a la unidad y la colaboración en este asunto para volver a dar a la sociedad “un ejemplo que pone en evidencia a las administraciones”.

Compartir.

Leave A Reply