Opinión: Podemos. Mover ficha. Tirar una piedra en el estanque

0

Hemos pasado por peores momentos y hemos sido capaces de sobreponernos a las dificultades. ¿Por que? debiera ser ahora diferente? Las elecciones al Parlamento Europeo se van a celebrar en un momento de profunda crisis de legitimidad de la Unio?n Europea. En nuestro caso, estamos ante la mayor pérdida de credibilidad del régimen nacido con la Constitucio?n de 1978.

Las leyes de seguridad ciudadana (que convierten en delito las formas de protesta inauguradas por el 15M), el regreso de la represio?n contra la libertad de las mujeres, el cercenamiento de la democracia en los a?mbitos poli?ticos locales, el mayor control de los medios de comunicacio?n o el control de la judicatura quieren crear un escenario donde el miedo suspenda la democracia. Formas que caminan hacia regi?menes autoritarios envueltos en procesos electorales cada vez ma?s vaciados de contenido. ¿Tiene sentido que el 90% de la poblacio?n que esta? sufriendo estas poli?ticas no se dote de herramientas para crear un futuro ma?s luminoso?

Hoy es una realidad nuestra exigencia de una poli?tica que regrese a las calles, que hable como la mayori?a de la gente que esta? harta, es ma?s real que nunca nuestra exigencia de una mayor generosidad a los representantes, de una mayor horizontalidad y transparencia, de un regreso de los valores republicanos de la virtud pu?blica y la justicia social, del reconocimiento de nuestra realidad plurinacional y pluricultural.

PODEMOS es la voluntad de convertir la indignación en poder político de ruptura con la actual situación, que exprese nuevas formas de relacionarse con la política. Mueve ficha para convertir el pesimismo en optimismo y el descontento en voluntad popular de cambio y apertura democrática.

La Iniciativa Podemos ha conectado con una parte de la voluntad de cambio político generalizada, al suscitar importantes expectativas e ilusiones y cristalizar en decenas de Círculos Podemos en todo el Estado. Estos círculos no tienen que sustituir al tejido asociativo y ciudadano existente en cada lugar. Tienen que ser permanentemente lugares de bienvenida, de suma y de extensión. Para conseguirlo debemos dejar a un lado las distinciones: todas y todos somos necesarios.

Cada círculo es un espacio de participación en el que la sociedad redactará un programa para hacer frente a la coyuntura de emergencia que viven los pueblos del sur de Europa, así como un espacio de protagonismo ciudadano de cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo.

Más referencias: http://www.podemos.info/es//

 

Compartir.

Leave A Reply