Tres años y multas de hasta 25 millones a tres hombres por intentar introducir 3.556 kilos de hachís

0

El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a tres años de prisión y un día y al pago de dos multas de 22 y 25 millones de euros a tres acusados de un delito contra la salud pública en condiciones de extrema gravedad, tras hallar la Guardia Civil en julio de 2011 en dos embarcaciones un total de 3.556 kilos de hachís, concretamente en el puerto pesquero de Isla Cristina (Huelva) y en el de El Rompido, Cartaya, mientras que ha absuelto al dueño de uno de los barcos, de 80 años de edad.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales cercanas al caso, éste último, que aseguró durante el juicio que le robaron la embarcación, ha quedado absuelto al considerar el tribunal que “no hay pruebas de su participación ni de su relación con los demás condenados”.

Cabe recordar que durante el juicio, dos de los condenados reconocieron los hechos narrados por la Fiscalía, los cuales se remontan a julio de 2011 cuando una embarcación, propiedad de uno de éstos, penetró en el astillero denominado ‘Conrado Moreno’, propiedad del otro condenado C.F.G., el cual, sabedor de lo que portaba –1.658 kilos de hachís– remolcó dicho barco hasta el interior de una nave, compareciendo en el lugar minutos más tarde agentes de la Guardia Civil.

Por otro lado, también reconocieron que sobre las 15,00 horas del mismo día se encontraban a bordo de otra embarcación cuando fue interceptada por agentes del Servicio Marítimo Provincial de Huelva en las proximidades de el puerto deportivo de Marina El Rompido, que contenía en su interior, dividido en fardos, un total de 1.898 kilos de hachís.

Por este motivo, la Fiscalía le redujo la pena a tres años de prisión, mientras que los otros dos –el dueño del astillero y el que ha quedado absuelto– negaron estos hechos.

También prestaron declaración durante el juicio los agentes de la Guardia Civil que participaron en el operativo y aseguraron que en un principio el dueño del astillero “negó que allí hubiera un barco”, que fue descubierto tras seguir el reguero de agua que dejó al sacarlo del agua. De igual forma, uno de ellos añadió que éste les negó que “hubiera droga en su interior”.

El juez considera probado estos hechos y le impone una pena de tres años y un día para estos tres individuos más el pago de dos multas millonarias, mientras que absuelve al dueño de uno de los barcos.

Compartir.

Leave A Reply