Opinión: “La gestión de residuos del Polo Químico pone en peligro el proyecto minero de Riotinto”

0

(Texto: Mesa de la Ría) La Mesa de la Ría quiere resaltar su satisfacción por el hecho de haber conseguido que la Junta de Andalucía haya finalmente considerado sus alegaciones sobre varios aspectos del Proyecto Mina de Riotinto.

Ante todo, queremos resaltar nuestro completo convencimiento de que la Mina debe ponerse en marcha bajo las condiciones adecuadas y generar el trabajo que tan necesario es en la zona, siendo no menos cierto que la mejor condición para controlar el tremendo descontrol medioambiental y los riesgos que allí existen es con un operador minero que cumpla escrupulosamente las condiciones que les debe exigir la Junta de Andalucía.

La Mesa de La Ría ha defendido siempre la conveniencia de conjugar la actividad económica y sociolaboral con un respeto ambiental completo, anteponiendo también el derecho a la salud de los ciudadanos a los beneficios perversos de las grandes empresas, tal como ha ocurrido durante muchos años en la Mina de Riotinto, que se convirtió en el sumidero de los residuos industriales del Polo Químico de Huelva, bajo la connivencia primero y la coadyuvación después, de la Consejería de Medio Ambiente, que ha intervenido de forma activa en la comisión de un delito por gestión ilegal de residuos, antes, durante y después de producirse dos sentencias condenatorias en la vía penal. La 569/98 y la 64/10 del Juzgado de lo Penal nº 2 de Huelva.

El hecho de que esa Consejería haya actuado pésimamente anteriormente, no deja de abrirnos a la esperanza de que se comporte ahora correctamente, actuando bien cuando ha dictaminado en la AAU impedir a Emed verter todos los residuos líquidos ácidos al río Tinto, tal como defendía el ínclito y autodenominado astrobiólogo Ricardo Amils en sus informes que constan en el Proyecto, a través de la empresa Ayesa, por los que ha cobrado más de 300.000€ al año durante al menos dos de ellos. Chapeau para la Consejería de Medio Ambiente, que de haber actuado de otra forma se hubiera encontrado con una férrea oposición de todos los que luchamos por el Medio Ambiente.

Es quizás por esa razón que ha reaccionado positivamente ante nuestras alegaciones sobre la existencia de residuos no mineros escondidos y camuflados en la Mina. La pregunta es ¿Por qué no lo ha hecho antes cuando esa información la conoce desde hace tantos años como esos residuos están allí depositados?. Muy posiblemente porque la Mesa de la Ría le ha puesto sobre la mesa pruebas incontestables de su connivente negligencia junto a sus denuncias, aclarándole expresamente las responsabilidades en las que podrían incurrir los funcionarios actuantes.

No obstante, queremos ser optimistas y pensar que los nuevos cargos de la Consejería y de la Junta son más responsables que los anteriores. Es por eso, que no vamos a cejar en ponerle de manifiesto que aún no han estimado correctamente todas nuestras alegaciones y que una de ellas, muy importante, siguen ocultándola de forma inadmisible. Se trata de los 886.000 metros cúbicos del residuo peligroso llamado “Ácidos Débiles”, procedente de la Fundición de Cobre de Atlantic Copper en la Punta del Sebo en Huelva y oculto en el fondo de la Corta Cerro Colorado, puesto que se trata de un líquido más denso que las aguas ácidas de mina que quedan flotando sobre ellos. Esta empresa, Atlantic Copper desembarcó en Huelva para adquirir la Fundición y las Minas, cerrando las primeras y dejando en la ruina a la Cuenca Minera al traer el concentrado de cobre de su mina de Indonesia, dedicando la histórica Mina de Riotinto a mero vertedero de sus residuos. Queremos y exigimos que la Administración que nos representa deje de ser connivente y trabaje más orientada al ciudadano español que hacia las grandes empresas multinacionales foráneas, a la vez que le señalamos que quienes actuamos en defensa de los intereses generales y globales no somos locos indeseables o pervertidos agitadores sino ciudadanos responsables y profesionales con sobrada capacidad para ponerles contra las cuerdas cuando esas instituciones actúan irresponsablemente como ya han hecho muchas veces.

En esa línea seguiremos luchando en contra de otros preocupantes aspectos del Proyecto que han de decidirse en la Consejería de Innovación, como es el del sistema de acumulación de los lodos que genera la planta de tratamiento y cuyo repentino e improvisado proyecto por parte de EMED (realizado en sólo dos meses por una razonable exigencia del Servicio de Minas de Huelva, impidiéndole el recrecimiento de los muros de las presas que ya son tremendamente elevados), carece de las más elementales normas de seguridad minera, con el agravante de que amenaza con riesgos catastróficos a la población de Gibraleón y con hacer sucumbir de forma irreversible a las Marismas del Odiel.

Es inadmisible que un organismo institucional como es el Cedex haya pasado a convertirse en una empresa asalariada de Emed y aún así sea incapaz de pronunciarse de forma concluyente certificando aquello por lo que le han pagado.

Hemos comprobado que no existe en el mundo un solo ejemplo equivalente al proyecto planteado para las balsas de Riotinto, y con el agravante de querer hacerlo sobre 260 millones de toneladas de lodos no consolidados creando un tronco de pirámide de 25 metros de altura junto a un nuevo lago de 5 millones de metros cúbicos de aguas contaminadas sobre la Presa de Aguzaderas. La aberración técnica es de tal calibre que nadie, ni siquiera el Cedex comprado se ha atrevido a certificar su seguridad estructural. Tendrá que ser otra Consejería responsable, la de Economia, Innovación, Ciencia y Empleo, la que decida entre asumir ese proyecto de riesgos catastróficos que condena a los ciudadanos de Gibraleón a vivir vigilando su río Odiel u obligar a EMED a lo que es razonable y factible: construir una nueva presa de residuos mineros independiente de las que existen en la actualidad y que ya han sido recrecidas en un segundo proyecto de ampliación que las ha colocado en cien metros de altura.

La mina de Riotinto debe ponerse en marcha con un proyecto coherente y lógico, para lo cual la Junta de Andalucía debe actuar con exigente rigurosidad frente a una empresa que hasta ahora ha demostrado que solo sabe improvisar.

La Mesa de la Ría quiere confiar en que nuestra Administración de la Junta será capaz de hacer bien las cosas esta vez.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies