EL ESTERO.
Contaminación y fosfoyesos.
[J. J. Conde]

2

[J. J. Conde]
El EsteroTenía a punto de acabar un artículo, de esos de los míos en que critico a la diestra y a la siniestra y con los personajes del Conde y el Manué en un diálogo cruzado y permanente, pero me resistía a terminarlo porque estaba a la espera del resultado del pleno municipal del pasado lunes 31 de marzo en el que se iba a debatir una moción conjunta de la oposición, acerca de ofrecer una solución definitiva y consensuada al angustioso problema de los fosfoyesos. Y he aquí, que me entero de que, por unanimidad, dicha moción fue aprobada. Pues mire usted: en principio, este acuerdo unánime ha hecho que, con el riesgo de ser calificado por algunos de ingenuo, muestre públicamente mi plena satisfacción por el mismo y, si acaso, deposite un poquito la confianza en los políticos que trabajan en Huelva y por Huelva.

En referencia a este compromiso conjunto decía el portavoz de los populares, Francisco Moro: “la idea es crear junto a la Junta de Andalucía una mesa, donde se incluyan a los partidos con representación en el Parlamento de Andalucía, la Autoridad Portuaria y las administraciones estatal, autonómica y local, junto con asociaciones ecologistas, sindicales y otro colectivos sociales, con el objetivo de alcanzar un acuerdo sobre el posible tratamiento de los fosfoyesos y que permita la recuperación ambiental de las Marismas del Mendaña”. Y añadía: “la finalidad de esta iniciativa es la de conseguir la mejor solución de cara al proceso de restauración de un espacio de la ciudad donde ya han finalizado los vertidos industriales y donde todavía no se ha hecho nada”.

¿A partir de ahora? A partir de ahora, y como huelvano, pido a estos dirigentes que sin perder ni medio minuto, sienten a esa mesa a todas aquellas instituciones sociales de las que se ha hecho mención. Y que nadie, absolutamente nadie, se levante de ella hasta que no se haya conseguido el remedio para atajar de manera definitiva el crimen medioambiental que ha supuesto y suponen las balsas de fosfoyeso. Sé que hablar de todo lo relacionado con la industria química onubense, para poner en la actualidad y en los platillos de la balanza el beneficio o el perjuicio de su instalación y gestión, es como desplazarse por el filo de la navaja. Pero yo puedo decir, que por mis distintas profesiones, la mayoría de ellas “cara al público”, he podido oír cientos y cientos de opiniones sobre la ciudad que me vio nacer, y casi siempre, o más bien siempre, se me ha arrojado a la cara lo de la contaminación. Por lo que llego a la penosa conclusión, de que la CONTAMINACIÓN es el verdadero tapón que tiene a Huelva maniatada y que le impide que se desarrolle a pleno pulmón.

Compartir.

2 comentarios

  1. Cinta Zambrano Ruiz on

    Esa versión, la del Pleno Municipal, me suena a cuento viejo….para eso nació “La Mesa de la Ría”….y de esa Mesa una Asociación de carácter político que todos conocemos como ha hacabado, como el Rosario de la Aurora. Yo les pediría a todos los ediles. que se levanten de sus cojines, cual consejo moruno, y le echen “cohones y ovarios” para que se ejecute la Sentencia del Supremo en la que obliga al causante de la acumulación de fosfoyesos en la “orilla de Chernovil”, a su retirada total….lo demás es pura palabrería, al igual que los puentes a Punta Umbría, el Aeropuerto, la superestación del AVE que se exhibió en Diputación de la mano de la famosa Magadalena Alvarez, los desdobles de la 435 en su transcurso por la sierra hacia Badajoz….que si un tranvía…todo…todo, pura demagogia…yo tampoco me lo creo

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies