DESDE MI CABINA.
Nula rentabilidad.
[Paco Morán]

0

El Deportivo ha tenido que hacer otra ampliación de capital de seis millones de euros para tapar agujeros. Si nos paramos a pensar en la deuda del Real Zaragoza, mejor no hacerlo. El Xerez
llegó a desaparecer. Las deudas de los clubes ahogan su economía.

Hace dos años cuando el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, decide vender el Recre, escribí un artículo en el que
explicaba que ni aún regalándomelo, me haría cargo de este marrón. Hoy dos años después, digo que si Pablo Comas me intenta regalar el Recre, le diría: no gracias.

Vuelvo a insistir y no es la primera vez que lo hago, que un club en Segunda División es una ruina. Nadie me he podido
explicar algo diferente.

Pudiera pensar usted que tal vez bien gestionado un club, podría dejar algo de dinerito en la cuenta corriente al
final de la temporada. No. Estos son habas contadas y por mucho que las cuentes siempre saldrá la misma cantidad. Estas cuentas únicamente pueden cambiar con un traspaso -cada vez menos viable- o un ascenso a Primera.

El millón doscientos mil euros de la televisión, los dos millones de los socios y poco de publicidad. No hay más
ingresos. Y sobre todo en una ciudad como Huelva. Un 34% de paro y un tejido
empresarial en crisis permanente.

Cada propietario de un club en Segunda está obligado a meterse la mano en la cartera para ir metiendo inyecciones
económicas cada año. Lo estamos viendo con las ampliaciones de capital que se están produciendo en los clubes.

El Recreativo no es la gallina de los huevos de oro. Y si no asciende a Primera, Gildoy España tendrá que volver a
meter dinero en la cuenta corriente de la entidad para seguir sobreviviendo.

Estos 24 años en la radio, y casi todos ellos metidos en la vorágine de la Segunda División, me han permitido conocer
la idiosincrasia de muchos clubes en esta categoría cada vez con menos ingresos. Conversaciones con presidentes, secretarios técnicos, jugadores, entrenadores…En definitiva, viajando se absorben cosas.

Sólo hay que aplicar el sentido común y hacer las cuentas de las viejas para saber que no salen por muchas vueltas que se le den a los números.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies