Marismas del Odiel abre las puertas del  patrimonio de la Isla Saltés

0

visita PN Marismas Odiel - Isla Salt+®s 01El Paraje Natural Marismas del Odiel abre las puertas del patrimonio arqueológico y ambiental de la Isla Saltés al visitante. Ésa es, como ha expresado la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, la intención “firme” de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

visita PN Marismas Odiel - Isla Salt+®s 02“Se trata de diseñar una diversidad de rutas guiadas que nos permitan empapar a la ciudadanía onubense de la riqueza paisajística y etnográfica de este enclave, así como de su importancia histórica como lugar estratégico para las distintas culturas que, a lo largo de miles de años, han dejado su huella en esta zona”, ha señalado la delegada durante el recorrido que ha realizado a este enclave.

La iniciativa se enmarca dentro del convenio suscrito en marzo por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Cepsa Refinería La Rábida, que recoge la puesta en valor de ese “magnánimo” pasado milenario que envuelve al Paraje Natural Marismas del Odiel. El acuerdo abarca también -como ha concretado la delegada- la colaboración de esta empresa en el programa de reintroducción del águila pescadora en la Reserva de la Biosfera mediante la instalación de varias cámaras para el seguimiento de la especie y la descripción de su comportamiento y su reproducción, sin olvidar la construcción de plataformas en puntos elevados para albergar los nidos.

González Bayo ha ensalzado el “encuentro de culturas” que se da en Saltés y la relevancia de los vestigios islámicos de la Taifa de Huelva y Saltés fundada en 1.012 por Abd al-Aziz al-Bakri, que reinó con el título de Señor de Umba y Xaltis. Especial interés tiene el yacimiento arqueológico de la zona conocida como El Almendral, bien documentado gracias a las intervenciones realizadas allí desde 1988. Esta ciudad en la marisma presentaba un tejido urbano denso en el que, como demuestran las excavaciones, las numerosas casas se apoyaban entre sí. A la urbe principal se le añadían, además, varios arrabales y contaba con agua potable en abundancia. Existían también talleres de metalurgia del hierro, un puerto bien protegido y atarazanas.

Todos estos espacios han sido recorridos por la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en compañía del director de CEPSA Refinería La Rábida, Rafael Martínez Cañavate, y representantes de otras instituciones implicadas en la preservación del patrimonio cultural y natural de Marismas del Odiel. El programa de la visita ha contemplado además el paso por el enclave romano de La Cascajera, que debe su existencia a los recursos pesqueros y marisqueros del estuario y utilizado para su procesado y comercialización.

A esta riqueza, que es fruto de la interacción entre el ser humano y el medio natural, hay que añadir la historia minera industrial, la almadraba o el campamento de prisioneros. Todo ello, sin menoscabar los valores naturales de una Reserva de la Biosfera que sobresale por sus sistemas dunares, los bosques mediterráneos, las marismas y lagunas de agua dulce y colonias de aves como el flamenco rosa o la espátula.

En esta línea, la delegada ha afirmado que se trata de un conjunto que se traduce en un enorme potencial que “debe ser conocido, reconocido y visitado por la ciudadanía, porque es parte de nuestro patrimonio y, por consiguiente, de nuestra esencia”.

Compartir.

Leave A Reply