La acusación particular pide 40 años por el doble crimen de Almonaster

0
Finca de la aldea de Calabazares, en Almonaster, donde fueron hallados los restos. (Iván Quintero)

Finca de la aldea de Calabazares, en Almonaster, donde fueron hallados los restos. (Iván Quintero)

La acusación particular, que ejerce el letrado Luis Romero, ha pedido 40 años de cárcel por dos delitos de asesinato para Genaro Ramallo, acusado de la muerte hace casi 21 años de la sevillana María del Carmen Espejo, cuando era su pareja, y de su hijo Antonio cuando contaba con diez años de edad, cuyos restos fueron hallados en 2011 en una finca ubicada en el término municipal de Almonaster La Real.

Según reza en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, la acusación, en representación del padre y abuelo de los fallecidos, solicita además una indemnización de 400.000 euros, 200.000 por cada uno, así como que la entrega, cuando pase el juicio, de los restos de ambos para poder enterrarlos.

Sobre los hechos, la acusación señala que en un momento determinado del fin de semana del 21 y 22 de agosto de 1993 Ramallo causó la muerte a M.C.E., su pareja con la que convivía, y al hijo de ambos, empleando para ello “suficientes medicamentos sedantes y analgésicos como para asegurar el resultado deseado, impidiendo la defensa de ambos y evitando cualquier riesgo para su persona”.

Tras ello, Ramallo los decapitó –desconociendo si antes o después de fallecidos–, repartió sus cabezas en sendas bolsas separadamente de sus cuerpos, y los demás restos en otras y en un saco de dormir, encontrándose también en bolsas varios blíster vacíos de medicamentos, ampollas de inyectables, ropa de las víctimas y un látigo de cuero y esposas.

Todo fue arrojado en un pozo de una finca rústica que había adquirido ese mismo año en Almonaster La Real, sellándolo posteriormente con tierra y piedras para que “no se descubriese nunca su fechoría”.

Con el mismo fin, remitió una carta escrita a máquina al lugar de trabajo de su pareja ya fallecida, solicitando la baja definitiva de su puesto de trabajo alegando cambio de residencia. Igualmente, envió una carta a una tía de María del Carmen, con una foto de su hijo, y mantuvo la ficción entre familiares y amigos de que tenía contacto periódicamente con ella y con su hijo, al que decía haber visto en Madrid y Sevilla.

Tras cometer estos hechos, señala la acusación, Ramallo se marchó varios meses a su país natal, Bolivia, volviendo al cabo de varios meses para continuar su vida con normalidad, como si nada hubiera ocurrido: daba clases como profesor de matemáticas en su academia, contrajo matrimonio y posteriormente se divorció, solapando otras parejas y teniendo otros hijos.

FUE DETENIDO EN TOULOUSE

Cabe recordar que Genaro Ramallo fue detenido en Toulouse (Francia) en septiembre de 2011 cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva decretó su prisión incondicional, comunicada y sin fianza por dos delitos de asesinato por el presunto doble homicidio de la sevillana y de su hijo Antonio.

Fue a mediados de septiembre de 2011 cuando la Policía Judicial de Sevilla destapó los cadáveres, que se encontraban sepultadas bajo dos metros de piedras en dicho terreno de este municipio onubense.

Por último, destacar que pese a que durante la instrucción se informó de que éste iba a ser juzgado por un jurado popular, finalmente el proceso seguirá como un sumario ordinario y será finalmente un jurado profesional el encargado de dictar su culpabilidad o su inocencia.

Compartir.

Leave A Reply