Familiares del padre e hija asesinados en Almonte dicen que no permitirán “que se glorifique a un presunto asesino”

0
Imagen de archivo del día del entierro del padre y la niña asesinados. (Julián Pérez)

Imagen de archivo del día del entierro del padre y la niña asesinados. (Julián Pérez)

La familia del padre y su hija de ocho años asesinados en Almonte, –representada por los abuelos paternos y padres, respectivamente, y por el tío y hermano–, han pedido este martes que se eviten “los juicios paralelos y las defensas a toda costa a base de confusiones e informaciones contradictorias”.

Según ha destacado la familia en un comunicado, “ahora más que nunca es necesario dejar trabajar en paz y serenidad al Juzgado que lleva la instrucción de este caso, sin movimientos públicos de exaltación sentimental con vistas a poder alcanzar el total esclarecimiento de los hechos”.

En este sentido, ha recordado que el día 27 de abril de 2013 “alguien profanó el hogar de nuestro hijo y hermano Miguel Ángel y acabó con su vida y con la de su hija”.

“María tenía ocho años, y tal y como corresponde a todos los niños de su edad era un ser blanco e inocente, un auténtico ángel cuya luz se difuminó esa oscura noche en manos de una vil alimaña que con una premeditada organización sesgó su camino y el de su adorado padre”, lamenta la familia paterna.

Prosigue el comunicado que “el 27 de abril el autor de los hechos dejó a esta familia en la más absoluta de las orfandades; nos sentimos huérfanos de felicidad, de ilusión y de vida, pero a la vez esta tragedia nos ha llenado de un agradecimiento eterno al pueblo de Almonte”. Por ello han querido agradecer “las enormes muestras de respeto, afecto, solidaridad y condolencias mostrados a lo largo de estos 14 meses”.

“Se hace necesario para nosotros mostrar nuestra más sincera gratitud a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, representadas en la Unidad Central Operativa (UCO), por el intenso y minucioso trabajo así como por el respeto y seria labor que han desempeñado a lo largo de estos meses”, continúa.

Del mismo modo, señala que “esta familia durante estos largos 14 meses ha respirado única y exclusivamente por el esclarecimiento de los hechos, pero siempre en silencio y respetando el escrupuloso trabajo de los investigadores”.

“NUNCA SEÑALAMOS A NADIE”

“Nunca señalamos a nadie, nunca acusamos a nadie, nunca increpamos a nadie. Nuestra familia solamente se reunía para llorar y para aliviar nuestra impaciencia y no para reclamar culpabilidades o inocencias de nadie”, recuerdan los familiares.

“Desde un primer momento tanto nosotros como este pueblo entendimos que no era esa nuestra tarea. Por ello y a pesar del dolor y la necesidad de saber, nos entregamos todos a una verdad que sólo podía venir de los profesionales que en este caso han trabajado”, indica la familia.

A su juicio, “por muchas víctimas que esta tragedia haya dejado a su paso no podemos olvidar que las únicas víctimas que no pudieron defenderse aquel día se llamaban Miguel Ángel y María, por tanto esperamos y deseamos que nadie pierda el norte de esta terrible historia. Lo que ocurre hoy es consecuencia de lo que pasó hace 14 meses”.

Por todo ello, dejan claro que “esta familia no va a permitir bajo ningún concepto que se glorifique a un presunto asesino, por lo que confiamos en la sensatez y cordura del pueblo de Almonte, tal y como le caracteriza”.

“DEJAR TRABAJAR A LA JUSTICIA”

Considera “primordial”, por tanto, que “al igual que los familiares y resto del pueblo hemos dejado trabajar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo sigamos haciendo pero ahora con la Justicia”.

“Eviten así los juicios paralelos y las defensas a toda costa a base de confusiones e informaciones contradictorias. Ahora más que nunca es necesario dejar trabajar en paz y serenidad al Juzgado que lleva la instrucción de este caso, sin movimientos públicos de exaltación sentimental con vistas a poder alcanzar el total esclarecimiento de los hechos”, añaden desde la familia.

Asimismo, remarca que la Justicia “habló el pasado 27 de junio, justo 14 meses después”, y aunque este proceso aún no está acabado “debemos todos realizar un enorme esfuerzo de respeto hacia los verdaderamente legitimados para esclarecer esta tragedia”.

“Lo que determina el resultado de una investigación de estas características es justamente la propia investigación y no la opinión y concepto absolutamente subjetivo que tengamos de la persona señalada”, remarcan. Hay que recordar que, por el momento, se encuentra en prisión F.J.M., de 30 años y actual pareja de la madre de la niña y expareja del fallecido, tras ser detenido por su presunta relación con este doble crimen.

“Nuestro hijo y hermano era una persona inocente, un buen hombre que jamás en su corta vida hizo daño a nadie, él no necesitaba estar rodeado de grandes cosas; su mayor tesoro era su princesa, como él la llamaba. Era conciliador y generoso”, enfatiza la familia del fallecido, quien ha subrayado que “el resultado de su lealtad fue que no le permitieran defender a su hija; resulta difícil hacerlo desde el sigilo con el que se actúa desde la cobardía y la traición”.

Continúa el comunicado que “esta familia va a seguir mostrando paciencia y respeto, pero jamás abandonaremos nuestra lucha y para ello contamos con el apoyo de este ejemplar pueblo y con la luz de nuestra querida María, que nos va a seguir iluminando en este duro y largo proceso para que finalmente se haga justicia por su asesinato y por el de su adorado padre”.

Compartir.

Leave A Reply