EL ESTERO
Sudor de la mar
[Jesús Conde Repiso]

0

El EsteroSudor de la mar. El sueño de la competición en las regatas colombinas y en los concursos oficiales de pesca deportiva, la preparación de los aparejos, la lanzada, el esfuerzo por echar a bordo las piezas. El sudor por el ritmo de los remos, por el aguantar de las velas, por el empuje de los vientos en la contra. Sudor por la consecución del trofeo de pesca deportiva “Nuestra Señora del Carmen”, por la práctica del “Casting”, en los concursos de pesca deportiva desde embarcación “Nuestra Señora de la Cinta” y en los de la “Hispanidad”, en las regatas de Cruceros a Vela, en los campeonatos provinciales de pesca desde costa, en los concursos colombinos de “Optimist”. Sudor por el aprendizaje en las escuelas de vela, de piragüismo y de remos, a favor de la formación de los jóvenes de Huelva que no quieren de ninguna de las maneras vivir de espaldas a la mar.

Sudor de la mar. Sudor en la captura de un pez “obispo” de 60 kg, que lograran en su día José Triano Rocha acompañado de su hijo en “Los Bajos”, tardando más de dos horas en subirlo a cubierta y siendo el aparejo de mano y el nailon del 90 las armas de Triano Rocha. Sudor en la captura de la corvina, para la que se requieren condiciones especiales si no se quiere regresar “de tarugo”, debiendo saber todo aficionado que el langostino y el choco vivo son una excelente carnaza, influyendo la paciencia del pescador, su destreza con aparejos y cañas y su habilidad a la hora de cobrar la corvina una vez que ésta haya picado, siendo entonces cuando no hay que tener prisa y no debiéndosele tampoco oponer mucha resistencia ni dejar los aparejos en banda.

Sudor de la mar. Sudor de las mujeres y hombres de aquel Real Club Marítimo de Huelva, que a lo largo de tantos años supieron mantener el afán constante de superación, el espíritu de lucha que siempre los caracterizó, su granito de arena diario para que nuestra ciudad pudiera tener el protagonismo que se merece en todo lo relacionado con la mar. Sudor de las mujeres y hombres del Real Club Marítimo de Huelva, soñadores y asidos fuertemente al timón de la esperanza, que fueron el soporte que mantuvo contra viento y marea a esta nave singular y cuyas férreas voluntades pudieron con toda clase de obstáculos y dificultades; todo ello, bajo el mando de su capitán más ilustre: el onubense total, Juan Ortiz García. Sudor de estos titanes marinescos que lucharon constantemente por Huelva, por su mar. Sudor. Sudor de la mar.

Compartir.

Leave A Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies