Fernando Vergel reflexiona sobre la Justicia Gratuita

0

(Texto: Fernando Vergel)   Los Colegios de Abogados de España van a celebrar, por cuarto año consecutivo, el Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio, como reconocimiento del trabajo y el esfuerzo que desarrollan, durante todo el año, los Abogados en la defensa de los intereses de todas aquellas personas que carecen de capacidad económica suficiente para sufragar los gastos derivados de todo proceso judicial.

El día elegido para esta celebración es el 12 de Julio, fecha que en el año 1996 supuso la entrada en vigor de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, si bien este año, por ser sábado, se adelanta a la víspera, fecha en la cual la mayoría de los 83 Colegios de Abogados de España, enarbolarán la bandera de la Justicia Gratuita, permitirán el acceso a sus dependencias, en una jornada de puertas abiertas, para informar del funcionamiento de este servicio público y sus colegiados se reunirán para reivindicar sus derechos y legítimas aspiraciones ante la próxima promulgación de una nueva Ley, que pretende modificar un sistema que, salvo en lo referente a las raquíticas y famélicas compensaciones económicas por el desempeño de las funciones encomendadas a los Abogados, ha cumplido con creces las expectativas marcadas para el cumplimento del derecho constitucional a una tutela judicial efectiva para todos los ciudadanos, cualquiera que sea su situación personal, familiar y laboral.

En la provincia de Huelva un considerable porcentaje del censo del Colegio de Abogados están incorporados, de forma voluntaria, a los diferentes turnos de oficio en todas las jurisdicciones, penal, civil, social y contencioso-administrativa, con una plena profesionalidad y capacitación para defender los intereses de quienes son acreedores de los beneficios de la justicia gratuita, con una dedicación igual, y a veces superior, que cuando se contratan sus servicios con la contraprestación de los honorarios libremente pactados, tratando y consiguiendo desterrar la falsa creencia de que todos los ciudadanos son iguales ante la Ley, pero algunos son más iguales que otros, según su capacidad económica.

Durante las 24 horas de todos los días, sin excepción alguna, los Abogados del Turno de Oficio, están preparados y dispuestos para prestar su asistencia jurídica en todas las dependencias policiales y judiciales cuando son requeridos para ello, al margen de cualesquiera otras obligaciones o actividades personales, familiares y sociales, que quedan subordinadas a las impuestas por el deber, y también el honor, de defensa de quienes más necesitan de su apoyo y ayuda profesional.

La anterior Defensora del Pueblo, Dª María Luisa Cava de Llano, definió a los Abogados de Turno de Oficio como auténticos soldados desconocidos de la Justicia y héroes anónimos, a quienes se les paga poco, tarde y mal, y la Letrada del Consejo de Estado, Dª Rosa María Collado Martínez destacaba, en un reciente artículo de opinión, que a la vista del presupuesto asignado por las distintas Administraciones Públicas a la asistencia jurídica gratuita y el número de personas atendidas (cerca de dos millones en los últimos años) este servicio público (con un coste medio por persona de 135 euros aproximadamente), además de barato, resulta eficiente, como lo demuestran las encuestas realizadas entre los ciudadanos, que reflejan un alto grado de satisfacción, al calificar los servicios prestados por los Colegios y sus Abogados, como excelentes o buenos, con las lógicas excepciones, añadimos por nuestra parte, de aquellos beneficiarios que no alcanzan la plena satisfacción de sus pretensiones, de lo que suelen culpar al Abogado que les ha correspondido, casi nunca, a circunstancias ajenas a su intervención profesional, y nunca, a la posible falta de razón de los fundamentos argüidos en el litigio.

Pues bien, a pesar de la indudable rentabilidad política que este servicio de interés público reporta a los distintos gobiernos de las Administraciones Públicas con competencia en esta materia, a pesar de los reiterados recortes en las subvenciones para sufragarlo, a pesar de los injustificados retrasos que se producen en el pago de las mismas, inexplicables, al estar previstas en los presupuestos, los Abogados siguen colaborando a la consolidación del Estado Social de Derecho, con la misma dedicación y esfuerzo personal, recibiendo a cambio el anuncio de unas nuevas disposiciones normativas, como la reforma de la actual Ley de Asistencia Jurídica Gratuita y la Ley de Servicios y Colegios Profesionales, que suponen un claro atentado a los derechos consolidados de los ciudadanos para acogerse a los beneficios de la primera, así como un ataque frontal, a través de la segunda, de la independencia de los profesionales de la Abogacía y de los Colegios que la representan.

Celebraremos el Día de la Justicia Gratuita para mostrarnos legítimamente orgullosos del transcendental servicio público que prestamos, pero todo ello sin renunciar a reivindicar los derechos que nos corresponden como imprescindibles colaboradores en el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia, convencidos de que la paz social sólo puede conseguirse a través de una justicia igual para todos, para lo que resulta incuestionable la intervención de Abogados profesionalmente capacitados y, sobre todo, por encima de todo, libres e independientes.

(FERNANDO VERGEL ARAUJO, VICEDECANO DEL ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE HUELVA)

Compartir.

Leave A Reply