VENTANA DEL AIRE.
‘Aquí te amo’, de Ángel Corpa.
[Juan Andivia]

0

Ángel Corpa acaba de sacar un nuevo disco: “Aquí te amo”, que contiene doce poemas de amor y una canción desesperada, extraídos del libro parónimo de Pablo Neruda.

La idea surgió como un libro con música que la fundación Goñi y Rey, de Sevilla, patrocinó, pero la gestación se produjo mucho antes. Cuando Ángel decide vivir en su casa de Cuenca, esos poemas empiezan a metérseles dentro y, nunca mejor usada la metáfora del embarazo, a formarse y defenderse uno a uno, en competencia fiera con ellos mismos.

Pablo Neruda escribió sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada bajo un cielo impenetrable y “el amor ardiendo sin consumirse como una zarza inmortal”: Es lo que cuento en la introducción que, con gusto, he pergeñado para este CD repleto de belleza; pero al cantante, desde hace tiempo independiente y siempre recordado como fundador del grupo Jarcha, la tarea se le volvió desafiante y embriagadora. Antes, ya había sacado otros títulos como Se quedó en el Alba, Verte y no verte y Amor tiene por Nombre.

La poesía, que es compañera de la música, siempre ha trastornado -para el bien de sus demás- al compositor, que ha hecho versiones musicales de los versos de Cervantes, Góngora, Quevedo, Lope, Alberti, M. Hernández, A.Machado, Goytisolo, Benedetti y otros, como el entrañable Eduardo Álvarez Héyer. Sin embargo, ahora es distinto, porque no se ha tratado de musicalizar, ni de versionar, sino de ver (visionar, si se debiera escribir con este sentido).

Ángel se ha sumergido en los Veinte poemas y, con la mirada puesta en un Neruda joven y, esta vez sí, visionario e irresponsablemente mágico en la palabra, ha recreado los ambientes, las sensaciones, los sentimientos y las vivencias. Los ha hecho suyos y se habrá encontrado también desenamorado, solitario, soñador y perdido. Y, así, ha conseguido el tono de cada ocasión, de cada poema, de cada nostalgia, de cada desengaño.

El producto final es un conjunto de ritmos: bossa nova, tango, pasodoble, blues, que dan forma corpórea a los diversos instantes, que fueron revividos por el poeta grande y, ahora, por este otro poeta-cantante.

Estos días Ángel Corpa va a estar en Punta Umbría, cantando a partir de las doce de la noche y concentrando amigos, admiradores y amantes de esa sensibilidad que derrocha su bien cuidada garganta y su trato amigable. En sus recitales habrá de todo (Me he preparado más de cien canciones, me decía), pero con los poemas de Pablo Neruda la emoción alcanzará cotas muy notables y como Melisanda en el “Coloquio maravillado” que el propio autor chileno incluye en Crepusculario: Cuando yo muerda un fruto tú sabrás su delicia.

Pues eso, la delicia está servida a través de “Aquí te amo”. No se lo pierdan.

Compartir.

Leave A Reply