Los factores para tener éxito en el comercio internacional se estudian en La Rábida

0

UNIA internacional-a77_zLos retos de salir a nuevos mercados son condicionantes que tienen que afrontar tarde o temprano, especialmente, las pequeñas y medianas empresas (Pymes) de Andalucía, y dada su importancia, en la UNIA se clausuró el miércoles un Curso de Verano que durante tres días ha abordado el procedimiento que deben seguir estas compañías para no fracasar en el intento.

En una rueda de prensa ante los medios de comunicación, la vicerrectora del Campus de La Rábida, Yolanda Pelayo, junto al consultor internacional y director del curso ‘Comercio Internacional Andalucía – Iberoamérica’, Daniel Molleja Conde, explicaron la importancia de tener claros los factores determinantes para ganar la confianza de los mercados de destino.

Para Molleja, las grandes compañías “salieron hace unas décadas y están presentes y consolidadas”. No obstante, ha declarado que las que están “saliendo ahora son las medianas y pequeñas empresas que suelen ser de sectores de industrias no convencionales, sectores poco avanzados como aplicaciones de ingeniera para industria, por ejemplo: energía alternativa, manejo de residuos, sistemas de riego, técnicas agrarias, y principalmente, las de formación”.

Seguidamente, Yolanda Pelayo ha agradecido el patrocinio de este Curso de Verano por parte de la Fundación Cajasol. También ha advertido que “este Encuentro está organizado con la idea de fomentar las exportaciones que se generan desde Andalucía con países de Latinoamérica y Europa”.

De acuerdo a lo expuesto por el experto, las Pymes en su mayoría buscan un socio local para fijar alianzas en los mercados de destino, “lo cual es lo más recomendable”. Hay otras que afrontan el reto de hacerlo “en solitario”. Sin embargo, según el consultor internacional, todas las pequeñas y medianas firmas tardan una media de un año o de año y medio en afianzarse en los países iberoamericanos.

En lo que respecta a los factores que debe tener en cuenta toda empresa que desee ampliar sus horizontes de mercado, Daniel Molleja ha precisado que en particular son “el análisis interno que deben desarrollar las compañías para ver si tienen posibilidades de salir a los mercados exteriores”. Igualmente, es necesario “un análisis externo: identificar el mercado de destino para ver si ese mercado es óptimo para poder vender los productos y servicios de la empresa en cuestión; y después ver todos los mecanismos de acompañamientos y ayudas que tienen las empresas”.

En el caso de las Pymes, ha comentado, tienen menos recursos tanto humanos como económicos, pero “existen organismos a nivel autonómico, nacional y de la Unión Europea e incluso organismos internacionales que hacen un cierto acampamiento y dan un apoyo y asesoría a la hora de estructurar operaciones en la parte de la financiación, que es un aspecto fundamental”.

Durante la rueda de prensa de este curso de verano que se ha desarrollado en el Campus de La Rábida de manera intensiva los tres últimos días, se hizo alusión a la crisis económica como un evento determinante que desemboco en “opciones de supervivencia de las empresas”. A juicio de Molleja, “es necesario diversificar los riesgos y poner en valor qué se sabe hacer bien aquí”. De esta manera, ha indicado es más fácil “ofrecer los conocimientos en el mercado que en este caso, el Iberoamericano, tiene unas afinidades desde el punto de vista idiomático que hace, en algunos casos, más fácil la entrada de las compañías”.
En definitiva, este cursos de verano ha abordado los diferentes procesos y la importancia de conservar “cierto orden y tener disciplina y un método”, porque casi siempre las operaciones comerciales se hacen de una manera no estructurada dando como resultado el fracaso.

Compartir.

Leave A Reply