Enrique Ponce e Iván Fandiño, primeros trofeos de las Colombinas

0
(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

Comenzó una nueva Feria de Colombinas con el regreso de Enrique Ponce a una plaza que siempre le ha sentido suyo. Y como si no hubiera pasado el tiempo, volvió a demostrar por qué es tan querido en esta tierra. Frente a Riojano un gran toro del hierro de José Luis Pereda. Ponce, con esa maestría que le es propia, exprimió las humilladísimas embestidas que el burel le entregó.

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

(Foto: Espínola)

Soberbio el toreo en redondo que hizo vibrar al público onubense. Faena larga y entregada, de menos a más, que de no haber pinchado hubiera sido recompensada con un premio mayor que la oreja que el público le entregó. Iván Fandiño dió muestras de su consolidación como figura con un toreo macizo y rotundo ante un toro de La Dehesilla que le brindó al rejoneador onubense Andrés Romero. Volcado toda la tarde en dejar patente el momento por el que pasa, su comienzo a pies juntos fue toda una declaración de intenciones. Su toreo al natural y un estoconazo culmen de la perfección en la suerte suprema le hicieron valedor del primer trofeo de este serial ante un toro exigente que reclamó del de Orduña muletazos de mano muy baja.

Cerraba plaza un Alejandro Talavante sobrado de cadencia y temple. Lanceó a ambos toros con sumo gusto a la verónica. Muy dispuesto toda la tarde quitó por chicuelinas de manos bajas al tercero. Buscando siempre el toreo fundamental, ligó Talavante suaves naturales de profundo trazo con pases a pies juntos de muchisima belleza. Varios pinchazos a la hora de matar privarón a Alejandro de obtener un trofeo por su destacada labor.

Compartir.

Leave A Reply