Alex y Galán exponen su obra pictórica en Ayamonte

0

Z2. Alex y sus capote. Z4. LOs artistas junto a los pintores Gabel y Juan Vazquez. Z5. Alex y Galan.(Texto y fotos: José Luis Rúa) En Ayamonte se podría ir saltando de sala en sala de exposiciones de pintura, sin tocar el suelo. De todos es sabida no solo la inquietud pictórica que invade la ciudad, sino la enorme calidad de muchos de los que se dedican o dedican su tiempo de ocio a esto de los pinceles. Obras de arte de una inconmensurable calidad, de un reconocimiento dentro de esto de la pintura y de un prestigio que sobrepasa la geografía nacional.

Haciendo un recorrido a vuela pluma, nos encontramos con exposiciones en Isla Canela, en el barrio de la Villa o en el Centro de Ayamonte. En locales privados o públicos. En espacios preparados para tal fin o adecuados circunstancialmente. En muestras individuales, de a dos o de tres artistas a la vez. Pero todo ello con un denominador común: arte a raudales.

Y para esta ocasión me detengo de nuevo en la Ermita de San Sebastián. Hace unas horas se ha descolgado una colectiva y ahora se inaugura una muestra de lo último de Alex y de Galán. Mucho público curioso por ver lo más reciente de estos dos artistas, lo que hace que la ermita acondicionada a galería, se nos muestre llene de gente, de enamorados de la obra de estos dos artistas.

Galán cuelga una veintena de obras, en dos formatos: el grande del espectáculo y el colorido y el pequeño, el de la esencia, el detalle, la invitación a la fantasía. Nos trae de nuevo lo último que está haciendo, esas arquitecturas interiores y esos verdes en forma de palmeras o plantas cobijadas a la sombra de esos patios. Sus patios interiores vienen cargados de fuerza y simbolismo. Galán vuelve a maravillarnos.

Junto a él, Alex, que nos muestra su colección taurina plasmada en capote de grandes maestros. Capotes que estuvieron en Sevilla, en la Fallas de Valencia o en la Feria de Roquetas de Mar. Nombres como los de Espartaco, Morante de la Puebla, Enrique Ponce o Juilín de Ubrique. Alex y su vocación taurina se reflejan en cada capote, pero sin lugar a dudas el significado de la obra de Espartaco es por el que muestra mayor simpatía. EL Espartaco joven y pensativo, atraído por el toro y el Rocío lo ha sabido trasladar, quizás mejor que otro al capote.

Pero los dos artistas, Galán y Alex, han sabido trasladar, una vez más, la grandeza de su trabajo al espectador a través de estas obras magistrales. Han sabido captar la atención del visitante y arrancarle un gesto de admiración sin tener que hacer nada más. Hasta mediados de mes se podrá disfrutar de esta exposición en la ayamontina Ermita de San Sebastián.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies