Bajan un 9,4% las personas atendidas en el albergue municipal, pero sube la estancia media

0

El número de personas acogidas en el Albergue Municipal de Huelva durante el año 2013 se iguala a los valores alcanzados en 2011 y anteriores, produciéndose un descenso del 9’4% respecto a 2012. En contraposición, durante el pasado año, aumentaron en un 4’7% las estancias, un dato significativo, ya que pone de manifiesto, que aunque desciende el número de personas que demandan este servicio por primera vez, se enquista la situación de quienes sufren extrema necesidad, sin expectativas de mejorar. Prueba de ello es que durante el año 2013 se ha producido un incremento del 50% de demandas de ampliación de estancia con respecto al año 2012, aumentando a 6 la media de días de estancia por persona.

En total, durante el año 2013, el Ayuntamiento de Huelva ha acogido en el Albergue Municipal a 648 personas, frente a las 721 de 2012, mientras que el total de estancias ha sido de 3.968, frente a las 3.780 del año anterior. En cuanto a usuarios nuevos, 394 personas han accedido al centro por primera vez, frente a los 498 de 2012.

El Albergue Municipal se concibe como un equipamiento destinado a procurar alojamiento temporal, durante un periodo establecido inicialmente en 3 días al mes, para personas transeúntes y sin hogar o aquellas que se vean privadas coyunturalmente de alojamiento, ofreciendo además un proceso para favorecer su inserción social. De esta forma, el Albergue ofrece dos dispositivos destinados a atender, por un lado a la población transeúnte y por otro, al colectivo de personas sin hogar. Son la Unidad de Corta Estancia y la Unidad de Pernocta, que en este caso permite el alojamiento durante 15 noches ininterrumpidas al mes, un servicio que cuenta con muy baja demanda y que sólo utilizaron 10 personas durante 2013.

La demanda de ampliación de estancia que se ha incrementado hasta en un 50% este año, estriba principalmente en problemas de salud leve que padecen las personas sin hogar, impidiéndoles realizar su vida con normalidad y solicitando permanecer en el Albergue hasta su recuperación. Las solicitudes se valoran en función del correspondiente informe médico y del tratamiento prescrito, proporcionando la estancia durante su convalecencia.

Aunque el dispositivo de corta estancia proporciona tres días consecutivos de estancia cada mes, con el objeto de procurarles cobertura de necesidades básicas así como atención social para promover su inserción social, la permanencia en el Albergue puede variar y modificarse, previa valoración técnica, para dar respuesta a cada situación personal. Además, existen otras circunstancias por las que la estancia en el albergue se ve modificada, ampliándose de manera excepcional. En este sentido, el Ayuntamiento de Huelva desarrolla anualmente las campañas de Navidad, Ola de Frio y Ola de Calor.

La campaña de Navidad tiene el objetivo de proporcionar estancia prolongada e ininterrumpida durante las fiestas navideñas, desde Nochebuena hasta Reyes, ofreciendo ambiente navideño y menús especiales. Mediante la campaña ‘Ola de Frio’, el Ayuntamiento de Huelva pretende evitar los riesgos derivados de las bajas temperaturas a las personas más vulnerables, aumentándose el número de plazas concertadas con establecimientos hoteleros, para poder satisfacer la demanda. Respecto a la campaña ‘Ola de Calor’, se implanta siguiendo las recomendaciones del plan andaluz para la prevención de los efectos de las temperaturas excesivas con el fin de minimizar los efectos que puedan provocar en las personas acogidas.

El perfil del usuario del Albergue Municipal responde a personas que llegan a la ciudad por motivos laborales, con la intención de incorporarse al sector de la agricultura. Proceden de la construcción en un 21%, pero se han visto obligadas a recurrir al campo como alternativa laboral de fácil acceso, donde no se les exige cualificación profesional y en la que es factible trabajar incluso por horas. Se encuentran, además, sin recursos por haber agotado sus prestaciones sociales, a lo que se suma una falta de contexto familiar de protección y ayuda. Esta situación de carencia les obliga a vivir en la calle o en asentamientos cercanos a las poblaciones rurales, en situación de precariedad, acudiendo a los recursos sociales para descanso, aseo y manutención y para asegurarse puntualmente la cobertura de necesidades básicas.
En este sentido, los meses en que se producen mayores acogidas coinciden con los meses de siembra o recolección de fresas, aunque este dato no se ha respetado en 2013, ya que el número de demandantes ha sido equitativo durante todo el año, destacando el nivel más alto en el mes de abril coincidiendo, eso sí, con la campaña de la fresa.
Se trata por tanto de una demanda directamente ligada al empleo, ya que en caso de obtener una oportunidad laboral, dejan de acudir al Albergue. De esta forma, un 60% de los usuarios atendidos llegaron por primera vez al Albergue Municipal en 2013, manteniéndose el porcentaje de usuarios varones, muy por encima de las mujeres, al igual que en años anteriores.
El acceso al Albergue Municipal se produce principalmente de forma voluntaria y directa, suponiendo el 82’8% de las acogidas y convirtiéndose, año tras año, en la forma de entrada más utilizada. Asimismo, se confirma como segunda opción de acceso al centro la iniciativa de la policía, que hace uso de las camas de emergencia para situaciones extremas que detectan principalmente durante la noche. Por otro lado, durante 2013, 20 personas llegaron al Albergue Municipal derivadas de Centros de Salud y Hospitales tras ser atendidos de urgencias o permanecer ingresados, una situación que se ha visto incrementada en más del doble con respecto a las atenciones similares proporcionadas en el año 2012. Además, el acceso al Albergue Municipal se produce por derivaciones de los Servicios Sociales Municipales y a instancia de entidades e instituciones que atienden a personas transeúntes y sin hogar y en circunstancias determinadas necesitan acudir al Centro. Son por ejemplo los juzgados de Violencia de la Mujer y de Instrucción, la Agencia de Servicios Sociales y Drogodependencia, distintos centros de desintoxicación, Cáritas, Huelva Acoge, Cruz Roja, Casa Oasis o FAISEM.
El usuario tipo que demanda alojamiento en el Albergue Municipal es por tanto hombre, de edad comprendida entre los 30 y 45 años, soltero, de origen africano y con nacionalidad marroquí, empadronado en Andalucía, principalmente en Huelva, Sevilla y Cádiz, residente en la provincia onubense desde hace menos de 2 meses y con formación a nivel de estudios primarios. Por lo general, su actividad profesional se corresponde con trabajos no cualificados de la industria y servicios, centrados en el sector de la agricultura, aunque procede del sector de la construcción y ha agotado las prestaciones sociales a las que tenía derecho. Suele dormir en la calle, casas abandonadas, cajeros automáticos o chabolas y acude a los albergues para cubrir sus necesidades básicas, solicitando la acogida de manera voluntaria y permaneciendo alojado hasta completar los días establecidos.
SERVICIO DE ATENCIÓN SOCIAL AL TRANSEÚNTE
El Ayuntamiento de Huelva complementa la acogida y cobertura de necesidades básicas en el Albergue Municipal con un Servicio de Atención Social al Transeúnte, destinado a informar, orientar y asesorar a la persona sobre derechos y recursos, motivándola y derivándola a los dispositivos existentes y realizar un plan individualizado de intervención, que favorezca un proceso de reinserción acorde.
El acceso a este dispositivo es voluntario, aunque determinadas personas son invitadas a acudir bajo criterio técnico por el perfil o situación que motiva su ingreso en este centro. La reiteración de acogidas también es susceptible de valoración técnica.
En 2013, se han atendido a un total de 525 personas en este servicio, un 50% más que el año anterior.

Compartir.

Leave A Reply