Trigueros realiza artesanía urbanística

0

10683740_874855672534339_4014281641145772630_oEn tiempos en los que el tratamiento de las vías públicas , en no pocos casos, se realiza a ritmo de tecnología y rapidez, con el sello del uso de materiales y métodos cada vez más avanzados y modernos, en Trigueros las obras públicas viarias siguen destilando el aroma de la tradición, tradición que, en este caso, no está reñida con la eficiencia pues bien saben en el municipio onubense que no hay nada más resistente y perdurable que el adoquín.

En estos días, de nuevo, vuelven a realizarse obras públicas sobre las arterias de Trigueros, se adoquinan cuidadosamente, sin prisa pero sin pausa, una a una se van colocando las pétreas piezas, engarzando y alineando con la maestría que sólo los expertos adoquinadores triguereños, cual canteros del Medievo, saben hacer. El resultado son unas calles singulares que dotan de un carácter campesino, tradicional y atemporal cualquier escenario visual en las vías de Trigueros.

Desde el Ayuntamiento saben de la delicadeza y de la eficiencia de este trabajo y ponen en valor el celo con el que los trabajadores municipales limpian, preparan y embellecen las calles del pueblo dándoles su particular imagen pues, no en vano, quienes realizan cada año la faena son reconocidos en la comarca como, posiblemente, los mejores en su rama y verdaderos conservadores de una forma de trabajar las calles tradicional y dejando el marchamo de auténtica artesanía urbanística.

En la triguereña calle Bojeo, en la que actualmente se está interviniendo, a pie de tajo, el observador no va a encontrarse con aparatosas y ruidosas máquinas, en contra podrá apreciar a un grupo de operarios y operarias que, como auténticos y escrupulosos alquimistas, labran la piedra a golpe de maza y las colocan, una a una, para formar un mosaico llamado a perdurar durante lustros y a resistir con arrogancia el paso vertiginoso de la modernidad.

El Equipo de Gobierno del Consistorio triguereño hace efectivo el eslogan que acuñó en su día, “tradición y progreso”, pues si ayer mismo se presentaba públicamente la nueva sede electrónica municipal, para que cualquier ciudadano pueda realizar sus trámites desde cualquier soporte informático, al mismo tiempo, en una de sus calles, el maestro de obras, el popular Jesús “el águila”, sigue dando las órdenes precisas y sabias para que, metro a metro, otra calle de Trigueros se vista con su ancestral adoquinado y no pierda su particular y especial orografía urbana.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies