La familia Carrasco canta la salve en Isla Cristina

0

DSCN9704Una noche, sin duda, muy hermosa la que se vivió en la Casa Hermandad del Rocío de Isla Cristina gracias a José Luis Carrasco y su hijo Javier, quienes fueron los encargados de cantar la Salve al Simpecado la noche del viernes día 17 de Octubre. Con un tono suave, casi susurrando y ante el silencio respetuoso de todos los rocieros y rocieras que se congregaron en la plazoleta, la Salve “Vengo a Tí” inundó los corazones de emoción y sentimiento a raudales. Porque, además, José Luís Carrasco es una persona muy unida y querida en Isla Cristina por haber tenido una vinculación muy fuerte tanto en sus momentos dedicados al carnaval como “camborio” (así se define él mismo) como al canto coral bajo la batuta del maestro Sanchís.

DSCN9707DSCN9709DSCN9721Pero la oración no acabó ahí ya que cada sevillana que interpretó, siempre acompañado por su hijo Javier, fueron profundas oraciones a la Madre de Dios.

La hermandad quiere dar las gracias a José Luis Carrasco y a su hijo Javier en nombre de todos los que se congregaron tanto en la Casa Hermandad como en sus alrededores por hacernos vivir ese momento tan emocionante cuando, desde el corazón, se le reza cantando a la Madre de los rocieros.

CAMINO AL ROCÍO

DSCN9734DSCN9751DSCN9753DSCN9767Como ya viene siendo habitual, el tercer domingo del mes de Octubre, la Hermandad del Rocío de Isla Cristina realiza su Camino Chico, antes conocido como Camino Jóven. Así, la luminosa y calurosa mañana del día 19 de Octubre, los hermanos de la Hermandad se encontraron en el puente del Arroyo de Santa María a las diez, a las afueras del pueblo de Almonte, para iniciar camino, el Camino que recorre la Virgen cuando cada siete años va a su pueblo. Llevando la delantera, el Guión de Camino de la Hermandad en manos de la Hermana Mayor, Juana Rodríguez, seguida de un gran número de hermanos y hermanas y de vehículos.

A las once, aproximadamente, el primer cruce de carretera gracias a la ayuda inestimable de la Guardia Civil, para que pudiéramos estar a tiempo en la “pará” del mediodía para el rezo del Ángelus. Y seguir por ese camino tan hermoso y que tantas emociones tiene guardadas a lo largo de su recorrido hasta llegar al sesteo sobre las dos de la tarde una vez hecho, de nuevo, otro cruce de carretera y enfilar el Camino de los Llanos hasta llegar a la Ermita.
A las seis de la tarde, la Hermana Mayor, desde la calle Moguer, en la Aldea, hizo su entrada en el Santuario con la emoción, ya, a flor de piel y con la reja abierta, sin nada que la separara de Ella. Y se cantó la Salve y la Hermana Mayor dió unos vivas que inundaron cada rincón de la Ermita y llegaron hasta la misma marisma. Fue muy poquito tiempo, pero después de una jornada de camino, de convivencia, de oración y de cante, mereció la pena estar ante Ella, estar ante la Patrona de Almonte, ante la Madre de Dios.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies