TERETES.
La madre patria.
[Paco Velasco]

0

TeretesTratamiento almibarado de poetas de juegos florales. La madre España. La madre Rusia. Y así, desde antes de la diosa Niké. La madre es. Es y está. Y si falta, se inventa. Las madres a la fuerza nunca dieron fruto. Al menos, el fruto apetecido. Hemos vendido el marchamo Hispanoamérica cuando la realidad nos dictaba que el continente se denominaba América latina. Hemos cultivado amistades y algunos cosecharon odios seculares. Vendimos democracia en territorios hambrientos y nos compraron venganzas y rencores.

Las raíces de España allí están. Cada día amanecen más podridas. El indigenismo actual abomina de los conquistadores de ayer y los colonizadores económicos de hoy confunden la actualidad con el pasado. Craso error que se vuelve contra los confusos. La seguridad jurídica es la llave maestra que encierra a los dictadores en la cárcel de la ley internacional. Menos sentimientos fingidos y más emociones firmes. La certeza se configura en la libertad de los contratos. Si no hay causa o falla el objeto, la nulidad se presenta. Los demagogos son los sofistas de la democracia. Cristalizan los caprichos del pueblo en músicas rítmicas y en alientos viscerales. Pero nunca amparan sus necesidades ni luchan por su prosperidad.

El virus ideológico del chavismo venezolano se extiende por el hemisferio sur. Kirchner lleva a la Argentina a una guerra económica con España porque para desastre bélico y enseñanza estratégica ya tuvieron bastantes lecciones con las que Thatcher dictó a Videla y a toda su banda en Las Malvinas. La miseria del pueblo argentino se almacena en las arengas nacionalistas que avivan los más bajos instintos. Los gobernantes de una tierra tan rica como rebelde aprendieron la cultura de los negreros en vez de la civilización del Siglo de Oro. El peronismo redivivo hace olvidar sus fracasos con películas de independencia decimonónica. Los líderes del Diecinueve hicieron su papel y realizaron la función que tocaba. Hoy no hay caudillos. Las elecciones las ganan cuatrerillos de tres al cuarto. Y así, se reedita la escena de los robos de Sierra Morena.

En Bolivia, Evo Morales no soporta la presión de los ciudadanos que confiaron en su populismo barato. Para eludir sus obligaciones, prende la mecha del antiespañolismo genocida. A expropiar, que son dos días. Si en Buenos Aires, se nos quitó Repsol, en La Paz nos arrebatan REE. De justiprecio, ni soñarlo. A cuenta de las minas de Potosí. La Paz, que fundara a mediados del Dieciséis el capitán Alonso de Mendoza, sufre, una vez más, los reveses de los majaderos que toman en vano la belleza ideológica del socialismo para prostituirlo en burdeles de caciquismo ucrónico.

Madre patria. Anda ya. El Día del Trabajo es una efemérides malversada por choricetes que hacen del desempleo, fuente de ingresos y de la crisis, negocio de hampones. En los contratos entre personas de fiar, vale el apretón de manos. En caso contrario, una buena fianza. Con Evo, Cristina y Hugo, lo primero es un imposible. El pueblo no tiene culpa. Ni el hispanoamericano ni el español. No se nos olvide.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies