La Almadraba de Nueva Umbría abre este lunes el Máster de Patrimonio de la UHU

2

Almadraba 1 Almadraba 3 Almadraba dibujo 2El Máster Oficial en Patrimonio Histórico y Natural comenzará el lunes su andadura con una conferencia y mesa debate que, bajo el título ‘El Real de la Almadraba de Nueva Umbría (Lepe, Huelva). Historia y Patrimonio’, está llamada a arrojar nuevos datos sobre este espacio singular. Juan Manuel Ruiz Acevedo será el encargado de pronunciar una conferencia a la que dará paso a un debate que permitirá afrontar este espacio desde diferentes puntos de vista. En el mismo participarán, Juan Manuel Campos, catedrático del área de Arqueología de la UHU; Juan José García del Hoyo, catedrático del área de Métodos Cuantitativos para la Economía y la Empresa de la UHU; el arquitecto Rafael Vioque, el arquitecto y jefe de servicio de Bienes Culturales de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en Huelva, Juan José Fondevilla y el Director del Paraje Natural Marismas del Odiel, Enrique Martínez. Un debate que tendrá lugar a partir de las 17.30h en el Aula de Grados de la Facultad de Humanidades, en el campus de El Carmen.

Desde tiempos inmemoriales la pesca en las costas suratlánticas de la Península Ibérica ha sido una actividad económica fundamental para el devenir histórico de las poblaciones costeras. Los pueblos asentados en las orillas de sus esteros y en las márgenes de sus rías han vivido durante siglos por y para la pesca. Desde poblados y barriadas de pescadores dedicados a la pesca artesanal (Isla Canela, Punta del Moral, La Antilla, El Rompido) a pueblos y ciudades con instalaciones portuarias e industriales (Ayamonte, Isla Cristina Lepe, Cartaya o Huelva), una gran parte de la población costera ha estado y está íntimamente relacionada con la pesca.

Una modalidad de pesca que durante décadas especialmente condicionó la vida y las relaciones socioeconómicas de buena parte de la población costera onubense fue la pesca del atún mediante el arte de la almadraba. A lo largo de buena parte del siglo XX y hundiendo sus raíces en los siglos precedentes, fueron numerosas las almadrabas caladas desde el Guadiana al Guadalquivir, fueron numerosos los marineros y empresarios dedicados a este arte, así como las industrias dependientes de las capturas temporales del atún.

Hoy han desaparecido todas las almadrabas caladas en el litoral onubense y consecuentemente gran parte del patrimonio material e inmaterial de las mismas. Apenas queda nada de los reales y de las fábricas de salazón al servicio de las almadrabas de Reina Regente, Las Cabezas, Las Torres o La Cinta, por citar sólo algunos ejemplos.

Sin embargo, de una de ellas, la almadraba de Nueva Umbría, calada frente a El Rompido, quedan aún en pié los restos del real construido hacia 1928 por el Consorcio Nacional Almadrabero. Se trata de un poblado almadrabero levantado expresamente para albergar a los marineros y sus familias implicados en la captura del atún a lo largo de la temporada de paso y retorno, desde aproximadamente el mes de febrero hasta septiembre de cada año. Su ubicación aislada, en medio de la Flecha litoral de El Rompido, fuera de las actuaciones urbanísticas, ha sido con toda certeza la causa de que todavía se conserven las casas de los almadraberos, la del capitán, los almacenes, el alquitranadero y el embarcadero. Pero si este aislamiento en un espacio declarado Paraje Natural ha permitido su conservación hasta la fecha, el deterioro provocado por el paso del tiempo y las actuaciones vandálicas, están acelerando el proceso de destrucción y pérdida del último testimonio que nos queda del que fue riquísimo patrimonio cultural de la pesca del atún mediante almadraba en aguas onubenses.

Desde diversos sectores especialistas en materia de patrimonio se considera que es necesario y urgente que las administraciones públicas a distintos niveles, desde el municipal al europeo, intervengan para frenar este deterioro y preservar este conjunto de construcciones único en el litoral onubense, restaurarlo y darlo a conocer con usos públicos, recreativos y educativos, de acuerdo con la normativa general y especialmente con el Plan de Ordenación del Territorio del litoral occidental de Huelva (art. 35; 91.6 y 92) y con el Plan General de Ordenación Urbana de Lepe (art. 87,4; 89,2 y 10).

Recuerdan cómo recientemente (el pasado día 16 de octubre) el Parlamento de Andalucía ha aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos una proposición no de ley para la declaración del Real de Nueva Umbría como Bien de Interés Cultural (B.I.C.). Por ello se considera que éste puede ser el primer paso en un proceso que no debería ser demasiado largo en la recuperación y puesta en valor de dicho real y de la totalidad de sus instalaciones, tal como el pasado mes de agosto reivindicaba la Plataforma en defensa del real constituida en El Rompido a través de un manifiesto en el que, entre otras, se recogían las siguientes propuestas:

• Inscribir el Real de Nueva Umbría en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.
• Consolidar y restaurar los edificios e instalaciones de dicho real: Casa del capitán, almacenes, alquitranadero, embarcadero y viviendas de los almadraberos.
• Profundizar en la preservación del espacio natural que da acogida al Real de Nueva Umbría
• Crear un Centro de Interpretación de la Flecha de El Rompido y del río Piedras
• Crear un Museo de las almadrabas y de otras artes tradicionales de pesca en el litoral onubense.
• Crear Centros de recepción que canalicen y ordenen visitas guiadas y controladas al Real y a su entorno natural.
• Consolidar y ampliar el archivo de documentación e imágenes.

Por todo ello, se estima que la restauración y el uso público del Real de Nueva Umbría, con las precauciones debidas y el respeto que merece el Paraje Natural que lo rodea, a partir del conjunto de estas actuaciones propuestas y de cuantas otras sean necesarias, puede llegar a ser un símbolo de la conservación del patrimonio natural y cultural de la costa occidental de Huelva.

 

Compartir.

2 comentarios

  1. Hacer de esa ubicación un museo, me parece poco o nada rentable para la zona. Es perfecto para uso turístico, una especie de hotel peculiar, manteniendo estructuras, evidentemente protegiendo la zona, un buen embarcadero, un buen restaurante y barcos taxi desde El Rompido. Eso sí sería rentable para la zona, crearía más empleo y riqueza para el ayuntamiento. La rehabilitación correría a cargo de la concesión y no de las arcas públicas.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies