Laberinto social.
Pepito y sus másteres.
[Federico Soubrier]

0

Federico SoubrierSupongamos que vive en un pueblo donde la mayoría de las personas tienen pocos recursos. Usted tiene dos hijos menores y en la localidad residen cincuenta niños más.

Casualmente resulta que usted es el cacique, el que dicta las normas a su antojo, haciendo y deshaciendo según considere a quién o quiénes debe beneficiar en cada momento.

Resulta que se plantea como buen padre el labrarle el mejor de los futuros a su descendencia decidiendo que se hagan, por ejemplo, médicos.

Ahora se encuentra que en su pueblo hay una universidad de medicina en la que todos pueden estudiar gratuitamente, lo cual puede suponer un problema, ya que los chavales de la quinta de su Pepito (el mayor) pueden terminar haciéndose todos galenos al tiempo y solo hay una plaza de doctor que ocupar en su comunidad.

Como usted, además de un poco malo es espabilado, impone unas tasas bastante altas en esa universidad. Pero a su pesar, algunos siguen estudiando. Pues entonces cambia el plan de estudios y mete al final un máster carísimo.

Comienza a disminuir los estudiantes universitarios que se desvían a otro tipo de formación, lo cual no les permitirá subir de estatus y además le vendrán bien para el mantenimiento del “cortijo”.

Para su pavor, todavía quedan algunos que pueden competir con Pepito. Decide volver a modificar el plan de estudios y mete otro máster carísimo quitando a cambio un curso de los de tasas altísimas pero algo más llevadero si cabe, ya que las arcas del pueblo pagaban una parte.

No teniendo claro aun si algún contrincante puede quitarle el puesto a su Pepito, decide realizar la gran jugada. Manda al niño a una universidad privada de carácter religioso porque a usted le va el rollito místico, asegurando así que, aunque el prenda pueda tardar 10 años en finalizar la carrera, lo conseguirá con un palmarés de varios másteres y un Cum Laude. Cierra la universidad de su pueblo construyendo un hotel en ella, que le generará capital a la vez que servirá para que los de la quinta del que llegará a ser Don José, trabajen de camareros, jardineros y otros oficios clase media tirando para abajo.

Realmente su clase se va a mantener alta, con nóminas grupo A1 y puestos de élite. Habrá ensanchado las diferencias sociales y usted, que ha sido perverso, junto con los suyos vivirá de puta madre (lo siento).

Lamentablemente, para nuestro hipotético cacique estos sueños no siempre habrán de terminar bien. Es más, confiaría en que sus peores pesadillas electorales se convirtiesen en realidad.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies