Asaja pide a CCOO “responsabilidad” en sus opiniones sobre los asentamientos de inmigrantes

0

Asaja-Huelva ha recibido “con estupor e indignación el nuevo ataque a la imagen de los agricultores de la provincia de Huelva a los que, una vez más, se ha vuelto a culpabilizar del drama humano que atraviesan las cientos de personas que malviven en los asentamientos de la provincia sin que quienes verdaderamente tienen poder y competencias para solucionarlo hayan movido un dedo”.

Según asegura Asaja en un comunicado, “en esta ocasión, han sido los representantes del sindicato CCOO Francisco Carbonero y Emilio Fernández quienes, en una rueda de prensa celebrada ayer, lamentaron la situación de los asentamientos a raíz del incendio acaecido en uno de ellos y achacaron el problema, entre otras cosas, “a la economía sumergida y los abusos de algunos empresarios”. Para Asaja-Huelva, este comentario es fruto de una tremenda ignorancia de la realidad del campo onubense y del funcionamiento de las contrataciones en la agricultura, una actitud aún más sangrante viniendo de quienes son parte firmante del Convenio del Campo de la provincia de Huelva y que, por tanto, deberían conocer al dedillo sus pormenores y velar por su cumplimiento.

Asimismo, la patronal considera pueril la intención de CCOO de sacar tajada de la desgracia de estas personas usándolas como arma arrojadiza y como excusa para hacer ver ante sus asociados que el sindicato mantiene intacto un ideario que poco ayuda a resolver los verdaderos problemas sociales y económicos por los que atraviesa la provincia de Huelva.

Por ello, Asaja invita a CCOO y a sus representantes que en lugar de socavar aún más la imagen de quienes con su trabajo y esfuerzo se dedican a crear trabajo y riqueza en la provincia, se unan a las iniciativas que desde hace años emprenden los empresarios que son los primeros en sufrir y lamentar la situación infrahumana en la que malviven estas personas y ayuden de forma constructiva a que entre todos se puedan encontrar una solución que alivie la desgracia de estas personas y que al mismo tiempo evite que cada año la agricultura, motor de desarrollo de la provincia, resulte dañada por situaciones como esta.

La organización agraria Asaja-Huelva, patronal de la agricultura onubense, depositaria mayoritaria de la confianza de los productores hortofrutícolas de la provincia, firmante del convenio del campo y promotora y miembro de las principales sectoriales, mesas y de la Interprofesional de la Fresa de Huelva, recuerda que durante la primavera de 2014 inició desde Interfresa, contactos y negociaciones con las administraciones competentes para lograr que Huelva, en un futuro próximo, no sea vista como una provincia en la que se da una situación impropia de un país europeo en pleno siglo XXI. Lamentablemente, quienes tienen una responsabilidad real y un compromiso con los ciudadanos para responder con eficacia y celeridad a situaciones como las que se producen en algunos puntos de la provincia, no lo hacen, incumpliendo reiteradamente con esos compromisos y demostrando con su actitud una total falta de humanidad y de respeto hacia todos los ciudadanos, algo que Asaja considera una falta de respeto hacia el pueblo de Huelva y una demostración de la poca sensibilidad que se mantenga y se permita, año tras año, que miles de personas malvivan en territorio onubense sin más atención ni gestión institucional de su situación que la que puntualmente se les brinda cuando ocurre una desgracia en un asentamiento.

Recuerda también la organización que en el año 2010, cuando Asaja-Huelva presidía la interprofesional en la figura de su presidente, José Luis García-Palacios, Interfresa presentó un escrito formal ante la Fiscalía Provincial de Huelva mostrándole su preocupación por la situación de los asentamientos y pidiéndole su intervención. En aquella época la agricultura de la provincia hacía uso del sistema de contratación de trabajadores extranjeros en origen debido a la falta de mano de obra que afectaba al sector. El sistema estaba reglado y supervisado por las administraciones públicas y garantizaba la protección y bienestar de los trabajadores que acudían a la provincia a desempeñar su labor y la de los empresarios a la hora de cubrir sus plantillas y sacar adelante las campañas.

Más tarde, con la llegada de la crisis económica, el sector agrícola, mayoritariamente sensible a las circunstancias sociales que van sobreviniendo en cada época, atendió al llamamiento social y comenzó a priorizar la contratación de mano de obra local, también en este caso con la supervisión y la canalización de la administración pública. En un caso y en el otro, el sector ha evitado ejercer un efecto llamada y ha recordado la imposibilidad absoluta y duramente castigada por la ley a la hora de emplear a personas que no se encuentren en situación regular. Asaja-Huelva ha procurado siempre recordar a sus socios este particular, y ha dejado clara su postura con respecto a quienes, incumpliendo la ley y las premisas de la patronal, decidan contravenir las normas: no serán protegidos, ni defendidos, ni amparados por la organización si son descubiertos por las inspecciones o por fuerzas del orden, que en este caso son quienes tienen la responsabilidad de detectar los incumplimientos.

Compartir.

Leave A Reply