DESDE MI CABINA.
El alma del Conquero.
[Paco Morán]

0

En la radio, al contrario que en la televisión, una imagen no vale más que mil palabras. Pero si se pueden poner imágenes a las palabras. Por eso, quiero ponen este artículo contar que la radio está viva cuando los acontecimientos son importantes. No ha habido nada más importante este año que el deleite que las chicas de Gaby Carrasco nos han hecho vivir. El CB Conquero ya es un grande. Iguala al Estudiantes de fútbol femenino y al Recre. Los tres clubes tienen en sus vitrinas, la copa de subcampeones de España.

Han sido de los mejores momentos que he vivido narrando un evento deportivo. Ha superado incluso aquel instante en el que el Recre llegaba al Martínez Valero para jugar la final de la Copa del Rey en 2013, siendo recibido por más de 5.000 aficionados en la explanada del estadio.

La emoción es un sentimiento que puede formar parte de varios momentos en la vida del ser humano. Y esto no se produce por generación espontanea, sino que algo debe provocar una lágrima, un escalofrió por la espalda, un llanto…En definitiva, emocionarse por algo.

Y si uno se ha emocionado en este fin de semana, fue por muchos factores que ‘acompañaronme’, como diría el asturiano.

Primero porque fue un privilegio que el baloncesto me diera la oportunidad de estar en el núcleo del evento. El fútbol debería aprender de este deporte en cuanto a organización y facilidad a los medios. A parte de los 150 euros que me cuesta narrar cada partido del Recre, muchas veces cubrir la información a ras de césped en los estadios de Segunda, es más difícil que entrar en el despacho del dictador coreano, Kim Jong.

En esta final de la Copa de la Reina, aparte de no exigirnos ni un euro a las emisoras de radio, todo han sido facilidades.

Porque cuando uno puede estar con un micrófono a tan solo medio metro de un entrenador y vive lo que vive, uno debe ser de hielo para no emocionarse.

Gaby Carrasco me emocionó por su forma de enfatizar lo que quería decir en cada tiempo muerto. Porque lo vive. Porque nos dejó a los oyentes de la radio y a sus jugadoras, frases para enmarcar. Podrían parecer frases simples, pero tenían mucha profundidad en el cómo las decía y cuándo las decía. Quiero ensalzarlas.

‘Estamos en esta final y no porque nos hayan invitado, sino porque hemos pagado nuestro precio para estar aquí’. Sublime.

Fueron muchas en estos dos partidos. Pero la de ayer cuando el equipo iba ganando de siete puntos, dijo Gaby: ‘Para ganar esta final hay que tener muy poca vergüenza’. Grandilocuente.

Y uno quiere dar las gracias a la facilidad dado por la organización. Si. Porque pude estar cerca para contar a los oyentes que una jugadora llegó incluso a vomitar en el banquillo cuando su cuerpo le decía que no podía más, mientras su mente quería más.

Y uno tenía que emocionarse porque toda una subcampeona del mundo como Lucila Pascua, lloraba desconsolada por no haber ganado la final. Y como una tras otra no paraban se secar sus lagrimas.

Pero esto no queda aquí, dado que lo mejor está por venir. Queda un play-off por el título que en condiciones normales Conquero jugará.

El baloncesto está en deuda con este equipo. Ganar la liga, ¿es una utopía?

Compartir.

Leave A Reply