DESDE MI CABINA.
Una desesperada búsqueda.
[Paco Morán]

0

Que no hay buena ambiente en el recreativismo lo ve un ciego. Pancartas, pañuelos contra la grada de animación, reclamación al presidente para que pague a empleados y jugadores…En definitiva, mal rollo.

Tan malo es el ambiente en el Colombino, que veo incluso la derrota de la grada de animación. El Frente Onuba comienza a quedarse sin fuerzas.

Pero la solución no es la marcha de Comas. La solución del Recre pasa por un comprador que no existe y no ha existido, o unos inversores que no aparecen ni aparecerán.

Dado este panorama, los únicos que a dolor pueden sacar al Recreativo de esta situación, son Pablo Comas y Víctor Hugo Mesa. Ambos buscan debajo de las piedras, compradores, inversiones y dinero. Pero la búsqueda a día de hoy es estéril. Siguen pasando los días, la deuda aumenta y el convenio con Hacienda no se cierra. Supongo, que estarán conmigo en lo sumamente difícil que es a día de hoy, encontrar cinco millones de euros para tapar los agujeros. Esa es la misión que están llevando a cabo los dueños del Recre. ¿Lo lograrán?

Cada cual es muy libre de hacer protestas y reclamaciones varias, pero no es la solución la dimisión del presidente. Si se va, ¿quién asumiría la responsabilidad?

Si hay alguien que ponga cinco millones de euros encima de la mesa, yo sí me comprometo para llevar a Comas a Madrid encima de mis hombros si hace falta. Pero insisto, en que nadie ha venido, ni vendrá a comprar el Recre en esta situación.

Si el consejo presentara la dimisión, esto provocaría un vacío de poder que ahogaría finalmente a la entidad hasta llegar a la desaparición. De momento, no queda otra que confiar en Comas para que siga su desesperada buscada de dinero en todos los mercados habidos y por haber.

Cierto es que todo tiene fecha de caducidad. Que si pasan y pasan los días, tendrá que convocar una rueda de prensa y decir algo. Si no puede encontrar los cinco millones necesarios, debería decirlo y lanzar el SOS a la ciudad.

Vivimos el peor momento en muchos años.

La afición reclamaba el domingo a Comas que pagase. Comas no paga porque no puede hacerlo. Es como reclamar a Fernando Alonso que gane una carrera sin gasolina en su depósito.

La ilusión ahora sólo está en el banquillo, lugar en el que Pavón ha dado algo de alegría y esperanza a los aficionados. Los jugadores están mentalizados en que cobraran tarde, pero cobraran. El fantasma de la falta de cobros mensuales ha quedado encerrado. No queda más en el césped que tirar hacia delante para al menos salvar la categoría.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies