DESDE BARCELONA.
Dinamizador económico.
[Jordi Querol]

0

Hace algún tiempo escribí en esta plataforma digital un artículo sobre la juventud. En él, entre otras cosas, decía…” Yo resumiría la juventud como un período delicioso y sublime de nuestra existencia. Era delicioso como consecuencia de nuestra honestidad juvenil y lo recuerdo sublime porque muchos de nuestros actos ya insinuaban con acierto algunos resultados posteriores. Durante la juventud, los sueños y las ilusiones son colosales: viajan sin parar superando distancias enormes…” Efectivamente, la intervención de Jordi Pujol Ferrusola (JPF) en el Parlamento Catalán y ante la Comisión de Investigación del caso Pujol, fue una perfecta demostración de lo que este señor ya insinuaba ser de joven. No habló de ningún sueño de juventud, su prolongado discurso fue la concreción de una estrategia muy bien preparada y estudiada por su abogado. Explicó una operación muy bien planificada.

Los jóvenes sueñan con ser abogados, médicos, pilotos, futbolistas, bomberos o empresarios. Nadie sueña con ser ‘dinamizador económico’. ¿Qué es esto? ¿Es un 3+2 o, un 4+1? El ministro Wert como lo adjetivaría: ¿máster o grado? Al leer lo que dijo JPF, me embargaron juntas vergüenza e indignación. Pasé mucha vergüenza porque me duele que esto ocurra en el parlamento catalán, y me indigné porque recordé mi problema con Hacienda, una complicación con una factura de 1,238 euros que me llevó por el camino de la amargura durante más de medio año. Al final, tuve que pagar una multa, y pude constatar que Hacienda sabía más de mí que yo mismo. JPF, rayando lo chulesco, se expresó de manera contundente y desafiante. Habló de coches, y de su amistad con el Presidente Más. Explicó muchísimas cosas pero silencio la única importante: a cuánto ascendía el legado de su abuelo. Como ya he dicho, mi factura problemática subía exactamente 1.238 euros, todo el mundo lo sabía. La pregunta básica para JPF era esta: ¿Cuánto dinero heredó de su abuelo? Y, si esta pregunta no se contestaba, la Comisión Investigadora tenía que levantar la sesión. No se puede tener a un espabilado ‘dinamizador económico’ hablando cuatro horas de amistades, conversaciones privadas y grabadas de su ex novia, y de coches. Después de no contestar la única pregunta importante, sentenció: “me gustan los coches viejos y se comprar coches viejos”.

Según un informe de la Agencia Tributaria que obra en la causa, JPF movió 32.407.658 euros en divisas con destino a paraísos fiscales entre el 30 de marzo del 2004 y el 28 de noviembre del 2012. Primero: ¿Cómo los ganó? Los ‘dinamizadores económicos’, al igual que yo, también están obligados a hacer facturas con IVA. Segundo: ¿los declaró? Los ‘dinamizadores económicos’, al igual que yo, también están obligados a declarar anualmente a Hacienda todo lo que ganan. Con todos los respetos hacia el Juez Ruz y la Comisión de Investigación del caso Pujol en el Parlamento Catalán, el expediente de JPF tendría que pasar urgentemente a la empleada de Hacienda que, en su día, me hizo pagar mí multa. Una chica de Salamanca, muy antipática, pero extraordinariamente guapa, educada, inteligente y preparada. Cualquier empleado o empleada de Hacienda como la salmantina que me tocó a mí, solucionaría el caso JPF en doce meses, se lo aseguro. Trabajaría en serio, solo pediría los papeles justos e importantes, haría las preguntas adecuadas, y prohibiría los discursos sobre coches antiguos y amistades. JPF tendría que hablar muy poco, simplemente tendría que aclarar que es un ‘dinamizador económico’ legal, nada más.

Compartir.

Leave A Reply