EL LABERINTO.
Huelva, consistorio renovado.
[Javier Berrio]

1

Javier BerrioQue Pedro Rodríguez se dedique a parchear la zona del antiguo estadio con asfaltado para aparcamientos gratuitos, no nos puede extrañar. Es el final del mandato y, por primera vez tras veinte años de gobierno continuado en la capital, existe la posibilidad de que otra mayoría sustituya al PP en el consistorio onubense. Desde que el alcalde comenzó con aquella idea del onubensismo hasta hoy, la teoría ha quedado más que superada y la ciudad necesita dosis de realismo y de modernidad. Los postulados de aquella idea del onubensismo quedaron cumplidos hace mucho tiempo y extremadeos en sus posiciones más conservadoras (acatetamiento sistemático de la ciudad), y es hora de que la urbe se abra al exterior, a las nuevas tendencias –no es necesario olvidar lo conseguido-, y se actualice. El olor a naftalina que tantos años de conservadurismo ha impreso en la ciudad es irrespirable. El cambio es imprescindible; habrá que esperar que los ciudadanos no se dejen engañar por los parches de isla Chuca ni por el dinero que a cargo de todos los onubenses, el alcalde entrega al Recreativo.

Arreglar el acerado de algunas calles de Huelva no puede esconder el despropósito que ha supuesto el gobierno ciudadano –también en gran medida el anterior-, que en dos meses quedará acabado. La ciudad precisa un nuevo modelo y nuevas normas internas en el ayuntamiento. Los salarios de los políticos han de bajar de forma notable, el uso de coches oficiales exactamente igual; habrá que realizar una auditoría externa para conocer el auténtico alcance de la deuda y otra histórica para saber cómo y en qué se ha gastado el dinero de todos y cómo nos han traído a la situación presente; es preciso acabar con el clientelismo y llevar a cabo el listado de enchufados existentes en el ayuntamiento y en las empresas públicas dependientes del mismo; habrá llegado el momento de poner a trabajar todas las posibilidades que pueda tener el consistorio para fomentar el empleo y poner en marcha la economía productiva.

Por supuesto, nada de lo dicho arriba sería posible con un nuevo gobierno de Pedro Rodríguez ya que a la vista queda su preocupación casi exclusiva por las tradiciones, como si les pertenecieran, y mantener a sus concejales en sus puestos, igual que funcionarios. En este momento, no sé cuáles ni cuántas serán finalmente las candidaturas presentes en los comicios, pero queda claro que entre Ciutadans, la marca catalana de la derecha ultraespañolista y el PP, no hay diferencias notables con lo que, ojo, porque podrían llegarse a entender. Gabriel Cruz, siendo un buen candidato, arrastra la rémora del aparato de su partido y las dificultades normales en este momento para las dos formaciones tradicionales en el régimen del 78. Podemos no estará como tal en las elecciones y si finalmente fuese Mesa de la Ría, como agrupación electoral la apoyada por los de Pablo Iglesias en Huelva, no seríafuese una buena opción en cuanto conocemos los problemas que ya tuvieron en el presente mandato, aún en vida de José Pablo Vázquez Hierro. En cuanto a IU, lo que ya sabemos: sigue presentando a la misma persona, Pedro Jiménez como alcaldable, al cual, reconociéndole todas sus virtudes y el trabajo realizado, me parece que ya le había llegado la hora de dejar paso a alguien de nuevo cuño.

Compartir.

1 comentario

  1. Aurelio Pino Domínguez on

    Todo requiere un cambio para mejor, una renovación en suma. Pero para engrasar y poner en conocimiento otras nuevas ideas y otras nuevas personas, como bien sabes, se necesita mucho pero mucho dinero. Una nueva opción y con ideas y las mejores intenciones, no está logrando despejar el camino para alcanzar tan siquiera la linea de salida de un nuevo “maratón político” cuya meta final sería presentarse como partido limpio ante los electores y su opción en las urnas. Hace cosa de un año, ya se preveía que una alianza a varias bandas podría dar un nuevo alcalde a Huelva, puesto que Pedro Rodríguez se ha ido desgastando y con él, la Deuda Municipal subiendo. Esto no es ningún secreto. Pero creo que se ha desestimado la capacidad de “reacción final” de éste “César munícipe vetusto”, pues me da la sensación de que está recuperando el voto indeciso de Via Plana, Isla Chica y las zonas urbanas que rodean el solar del desaparecido Estadio Colombino. Eso puede significar 3.000 votos más. Justo los que se necesitan para estar en un Pleno como Concejal de la oposición. Eso es el ser o no ser. O un nuevo partido en alianza con un solo Concejal o iniciar un nuevo mandato Pedro Rodríguez. Por otra parte, la Mesa de la Ría no logrará tampoco repetir con otro Concejal e IU ha perdido fuelle por su descrédito en la Junta y su apoyo “gratuito” en Diputación. Creo que a pesar de la Deuda, está vez lo tiene aún más fácil Perico, y no precisamente el de los palotes.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies