DESDE BARCELONA.
Fosfoyesos.
[Jordi Querol]

4

Este título es preciso, sin embargo, el primer artículo que dedique a los fosfoyesos (hace un par de semanas), lo titulé ‘Olimpiadas onubenses’, era una metáfora, es decir, una figura consistente en usar una idea por otra, estableciendo entre ellas un símil. El lector tenía que emparejar la organización de unas olimpiadas en una determinada ciudad con la dignificación de su frente marítimo; la metáfora cogía cuerpo con el ejemplo de Barcelona. Entre otras cosas decía: …”En la Barcelona del 92, las industrias contaminantes desaparecieron y las otras se trasladaron. Seguramente, después de un largo e incomprensible letargo, al tener que dar la cara al mundo durante unos días, la vergüenza nos despertó de golpe. Visto lo que ocurrió en mi ciudad, me encantaría que algún día Huelva pudiera organizar unas Olimpiadas, seguro que esto sería el fin de las malditas y dañinas Balsas de Fosfoyesos (cementerios radioactivos) y el inicio de un nuevo paisaje onubense.”

Este tema es sumamente importante, por lo tanto y, a tenor de un comentario publicado en esta misma plataforma, a raíz del mencionado artículo me ha parecido necesario aclarar algunas cosas. Antes de nada, una reseña inicial absolutamente sentimental. Conocí la ciudad de Huelva en Julio del año 1968; baños en el Conquero; canoa y chabolas en Punta Umbría; el ministro Lopez Bravo saliendo del hotel Luz camino de los toros (Colombinas); mis desayunos en ‘La Española’ de la calle Concepción; huevos fritos con jamón en “La esquinita te espero”; cafelitos en el ‘Bar Central’… Sin embargo, lo mejor de aquella Huelva ‘lejana y rosa’ fue conocer a una ‘choquera’ que, desde entonces, me ha acompañado por esta vida: mi mujer. Ya he dicho que era una aclaración romántica. Me ha interesado hacerlo porque quiero que quede muy claro que mi aportación al tema de los Fosfoyesos es absolutamente neutral. Es una opinión de un arquitecto (urbanista) barcelonés que ama mucho a Huelva y nada más. No hay ningún interés subterráneo en ello. Lo segundo: son muchas las revistas especializadas que en su día publicaron con extraordinaria claridad y firmeza que las mediciones de radioactividad de los fosfoyesos que nos ocupan, superaban los niveles máximos permitidos por las Directivas Comunitarias. Lo tercero: quedo muy claro que Fertiberia vertía directamente en la marisma de Huelva los mencionados residuos radiactivos. Sería grotesco ahora, pretender hacer entender a los lectores que los residuos de Fertiberia y los del Polo Químico de Huelva no contaminan y, pasar el muerto a otros vertidos procedentes de otros lugares que, por cierto, aterrizan en Huelva ya que Fertiberia subarrendó a terceros su concesión.

¿Tiene razón Jordi Querol? ¿Tenía razón mi gran amigo José Pablo Vàzquez Hierro? ¿Tiene razón la Mesa de la Ría? ¿Tiene razón Aurelio Pino Domínguez (autor del mencionado comentario)? ¿Cómo se esclarece este importante tema?

Solo hay un camino serio y contundente: leer con atención, entre muchos otros, los informes oficiales de la Universidad de Huelva, de la Universidad de Sevilla y de la Junta de Andalucía.
Señor Pino, mire, Picasso puede gustar más o menos, quizás a muchos no les gusta nada y, a unos pocos, muchísimo, no lo sé. Pero el tema de los fosfoyesos no es un tema artístico (por tanto emocional), es un tema ecológico y químico, en definitiva científico y comprobable. En cuestiones de este tipo, los comentarios que empiezan así: ‘Creo que…” “Según mi leal saber y entender” “Desde mi punto de vista…” “Según tengo entendido…” etc., no se pueden hacer, son comentarios arriesgados, no valen. Se lo digo con todos mis respetos.

Compartir.

4 comentarios

  1. JORDI QUEROL on

    Señor Aurelio Pino:
    Me dirijo a usted como consecuencia de su comentario de ayer. En dicho escrito me formula directamente varias preguntas. Al respecto le tengo que decir que, algunas de ellas, ya están contestadas, es decir, en mi artículo precedente se entiende con claridad que los Fosfoyesos vertidos por Fertiberia contienen radioactividad, o sea, SON RADIOACTIVOS. Y, también asevero, que Fertiberia ha permitido bajo su concesión, otros vertidos también radioactivos.
    Desde esta plataforma, me gustaría recomendarle la lectura de un escrito extraordinario. Un documento, donde la inteligencia, la parcialidad y la claridad no están reñidas con la educación, la contundencia y la energía. Estoy hablando de las ALEGACIONES y PROPUESTAS de la Mesa de la Ría al “Proyecto constructivo según las directrices de Ingeniería Básica para la Clausura del Apilamiento de Fosfoyesos para Fertiberia de ARDAMAN and ASSOCIATES”. En este documento está prácticamente todo: la historia de los hechos, datos científicos incontestables, algunas connivencias, varias infracciones, etc. Señor Aurelio Pino, léalo por favor, examínelo varias veces. Si lo hace se enterará de todo y así, yo, quedaré eximido de pronunciarme sobre importantes instituciones políticas de su tierra.
    Usted, en su comentario también parece interesado en el modo en que se puede acabar con esta lacra (son palabras suyas) y, lo remata diciendo: … “de la forma más barata posible”. Estoy absolutamente de acuerdo en acabar con esta lacra, sin embargo, la única manera de hacerlo bien es pensando en los onubenses y, concretamente, en los onubenses que viven en Huelva, que son los perjudicados principales. Delante de eso, el precio no es lo más importante.

  2. Jose Manuel Cantó on

    Señor Pino: sólo con ánimo de orientarle en su claro desconocimiento del problema, y con la mas positiva de las intenciones le informo de lo siguiente: Los fosfoyesos no son un residuo inerte, sino que en si mismos constituyen una fuente de emisión radioactiva con un fondo de 640 Beckerelios/kilo (eso los fosfoyesos blancos, pues los negros duplican ese fondo).El problema añadido es que junto a ellos se han vehiculado otros residuos peligrosos (en el orden de varios millones de toneladas, concretamente el denominado “ácidos débiles o arsenicales”) que le hacen por consiguiente (y por Ley) adquirir esa calificación añadida a los propios fosfoyesos. Eso, probablemente no lo conocen los químicos de la UHU a los que Vd alude, en su comentario al artículo anterior “Olimpiadas Onubenses” pero yo puedo garantizarlo con absoluta fiabilidad (no en vano he sido uno de los responsables directos del denominado Plan Corrector de Vertidos como Jefe de los Servicios Técnicos de la antigua A.M.A.).
    Le señalo que lo que usted calificaba como una manifestación torticera de la Mesa de la Ría es, desgraciadamente, una completa realidad, pero lo único que se pretende al identificar un problema es conseguir encontrar su solución…….que la tiene, aunque no simplemente escondiendo la basura bajo la alfombra tal cual pretende el Proyecto que presenta Fertiberia (que obviamente pretende lo más barato). La regeneración de las Marismas del Tinto suponen una importantísima fuente de generación de actividad laboral que, precisamente debieran ser los Sindicatos quienes la propugnaran. Si Vd. quiere conocer (y asombrarse) con los otros residuos vertidos junto a los fosfoyesos, me brindo a informarle personalmente y a mostrarle datos oficiales…….que se mantienen “discretamente” ocultos.

  3. Juan Manuel Buendía on

    Sr Pino, me alegra que del precedente comentario negacionista de la contaminación de los fosfoyesos en el anterior articulo de Jordi, pase a éste en el que Vd. habla ahora de “rastos de radiactividad”.
    Sepoa Vd, que el Polo Químico de Huelva ha ganado las olimpiadas de la contaminación, ahí están los informes oficiales Tragsatec, Lainsa, de la propia universidad de Huelva y de Sevilla…., las actas de vertidos oficiales de la Junta de Andalucía, los informes del CSIC debatidos en el Senado en el año 2000 y los privados como el laboratorio independiente CRII-rad que demuestran que los fosfoyesos blancos y los fosfoyesos negros, también el cesio 137 y la ilmenita, son residuos tóxicos y radiactivos sin discusión alguna, tal y como defiende la Mesa de la Ría desde hace años.
    Para saber de la radioctividad de los fosfoyesos le recomiendo que, a parte de los anteriores, se lea el informe del laboratorio independiente CRII-Rad de 2007.
    Por cierto, a todos nos interesa resolver esta lacra de la mejor manera posible que no es otra que cumpliendo la ley, o sea, obligando a Fertiberia a la devolución de la marisma a su estado original, tal y como se exigieron miles de ciudadanos el pasado 16 de octubre en la manifestación convocada por Mesa de la Ría.
    Al único que le interesa la solución económica “más barata” es a Fertiberia. No le incluyo a Vd. porque supongo que su afirmación habrá sido un mero lapsus.

  4. Aurelio Pino Domínguez on

    Podría usted explicarnos a todos los que vivimos en Huelva si la composición química de los fosfoyesos vertidos por Fertiberia ¿son emanadores de radiactividad o no?. Creo que esa es una cuestión. Otra cosa es que Fertiberia haya permitido bajo su concesión, vertidos con rastros radioactivos, lo cual es otra cuestión. Y le ruego nos aclare, si es que tiene conocimiento de ello, si esos vertidos con rastros radioactivos se hicieron con conocimiento de la Junta o no. Creo que esto es lo que realmente nos interesa a todos y por supuesto, el modo como acabar con esta lacra de la forma más barata posible. Muchas gracias.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies