El obispo pide a los sacerdotes que no pierdan la “alegría de evangelizar”

0

Misa Crismal 2015El obispo de Huelva, José Vilaplana, ha presidido esta mañana de Martes Santo, en la Catedral de la Merced, la Misa Crismal de consagración del Santo Crisma y bendición de los Óleos de los Catecúmenos y de los Enfermos.

Misa Crismal 2015En su homilía, ha pedido a los sacerdotes que “no se dejen robar la alegría de evangelizar en estos tiempos recios en los que más necesaria es la luz de Cristo”. Además, ha expresado la gratitud a Dios la concesión del ministerio sacerdotal y la gratitud a los sacerdotes por ejercerlo, invitándolos a ser “amigos fuertes de Dios”, parafraseando palabras de Santa Teresa de Jesús en el V centenario de su nacimiento.

José Vilaplana también ha transmitido ánimos a los presbíteros, incluso cuando no aprecian resultados en su labor pastoral, porque “no buscamos tanto el éxito como la fidelidad a Cristo crucificado en clave de Misterio Pascual”, ha señalado. Nuestro Obispo ha alentado al clero a encontrar estímulos que les hagan trabajar juntos, para superar la desmotivación, un trabajo común en el que “nos hablemos con libertad y nos escuchemos con humildad”, como indica el Papa Francisco. Una actitud necesaria de cara a la elaboración del nuevo Plan Diocesano de Evangelización.

Presidida por el obispo y concelebrada con todos los presbíteros y diáconos de la diócesis, es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo y como signo de la unión estrecha del clero con él. Es la misa de la renovación de las promesas sacerdotales y de la bendición de los óleos sagrados que al término de la celebración los párrocos recogen para llevar a las parroquias, desde donde administrarlos para la recepción de los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Unción de los enfermos.

El Santo Crisma con el que serán ungidos los bautizados, los confirmados y los nuevos sacerdotes, nos hace partícipes de la misma Unción de Cristo, lanzándonos a la misma Misión de anunciar el Evangelio a los pobres, de abrir los ojos a los ciegos, las mazmorras a los cautivos y anunciar el año de gracia del Señor.

Además, en la Misa Crismal se recuerda de forma especial a los sacerdotes fallecidos durante el año, se tiene presente a los sacerdotes enfermos y ancianos que no han podido estar presentes en la celebración y a los sacerdotes de la diócesis misioneros en Perú. También se ha hecho mención a los sacerdotes que cumplen sus bodas de oro: Manuel Cirilo Arroyo Arrayás, Diego Capado Quintana, Miguel Fuentes Naranjo, P. Francisco García Rodríguez OFM, Manuel Martín de Vargas y José Ramos Ramos.

Compartir.

Leave A Reply