La Junta pide más dinero a Bruselas para evitar atropellos de linces

La Junta de Andalucía ha solicitado a Bruselas incrementar en 236.000 euros la partida destinada a actuaciones en carreteras para combatir los atropellos de linces ibéricos en Andalucía. Esta petición parte del acuerdo alcanzando entre las consejerías de Fomento y Vivienda y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ambas socias del proyecto europeo Life+Iberlince, programa que recogía una dotación inicial de un millón de euros para esta materia y que ahora se pretende aumentar para poder desarrollar nuevas actuaciones que aumenten la seguridad vial.

Las tareas previstas por la Consejería de Fomento y Vivienda con dicho incremento presupuestario se centran en actuaciones de vallado y señalización de aquellos tramos de carreteras con mayor riesgo para el animal en peligro de extinción, concretamente en zonas de Sierra Morena y de Doñana.

En septiembre de 2014, ambas consejerías firmaron un protocolo de colaboración para desarrollar actuaciones orientadas a evitar accidentes en carreteras por atropello de la fauna. Este acuerdo se acoge a las acciones previstas en el proyecto europeo Life+Iberlince, con el que Bruselas dotó a Fomento y Vivienda con un millón de euros para actuaciones en carreteras. Este presupuesto ha permitido el vallado de dos kilómetros de carreteras y prevé la construcción de un nuevo paso de fauna para minimizar los accidentes por atropello de linces ibéricos.

Todo ello se ha completado con otras actuaciones en los principales ‘puntos negros’ (en las carreteras  A-481, A-483 y A-421) y otros tramos de accidentes, como la revisión de todas las mallas lineales existentes en las carreteras, la limpieza de vegetación en entradas de las obras de drenaje y pasos inferiores de carreteras para facilitar el paso de la fauna, la realización de desbroces perimetrales en cunetas para dar una mayor visibilidad, así como la vigilancia del cumplimiento de los límites de velocidad y la colocación de señales de advertencia, entre otras.

El control de los atropellos de fauna silvestre constituye una importante medida de conservación, al tiempo que apoya la seguridad vial y, con ello, evita accidentes de tráfico. Por otro lado, el aumento de estos accidentes está ligado al  incremento de las poblaciones linceras, que han pasado de 92 en 2002 a 332 en 2013, lo que conlleva una ampliación de la superficie de presencia de lince. Esto, unido a la nueva cepa de la enfermedad hemorrágica del conejo, hace que muchos ejemplares de esta especie se sitúen en áreas próximas a vías de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *