Las jornadas sobre la familia del Teléfono de la Esperanza celebran su XX aniversario

Durante tres días, reconocidos expertos mostrarán en la Gota de Leche, pautas para afrontar la dependencia afectiva

telefono esperanza jornadas-(1) telefono esperanza-5 (1) telefono esperanza (4)El alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, acompañado por Purificación Abad, presidenta del Teléfono de la Esperanza, ha inaugurado en el edificio ‘Gota de Leche’ las XX Jornadas sobre ‘Familia y Dependencia Afectiva’. Pedro Rodríguez ha aprovechado para felicitar a la asociación por el veinte cumpleaños de una iniciativa  que nació para dar respuesta a una necesidad, ya que “está comprobado que la mayoría de las llamadas que se reciben en la asociación, están centradas en problemas derivados de relaciones familiares como crisis de pareja, diferencias entre padres e hijos, dificultades de comunicación en el hogar o soledad”.

El alcalde de Huelva ha destacado asimismo la actualización y puesta al día de estas jornadas que en los últimos años han abordado aspectos tan importantes como la apuesta por el pensamiento positivo o la posibilidad de entender las crisis, como un momento de oportunidad.

En esta ocasión, el tema elegido es la Dependencia Afectiva. Para  ayudar a gestionarla, durante tres días, a las siete de la tarde, el edificio municipal Gota de Leche, acoge charlas-coloquios totalmente gratuitas y de libre participación. Bajo el título genérico de ‘Familia y Dependencia Afectiva’ se han incluido tres ponencias abiertas al diálogo y la discusión.

La primera de ellas, ‘Sin ti no soy nada: aproximación a la dependencia emocional desde la teoría del apego’ ha estado a cargo de Elena Guillén Guillén, del Departamento Psicología Universidad de Huelva. Mañana martes, Cristóbal Gangoso Aragón, doctor en Psicología y especialista en Clínica, tratará de convencernos de que ‘La independencia emocional abre las puertas a una personalidad adulta’, mientras que el miércoles está previsto abordar el tema de ‘Familia, afecto y salud: la resiliencia como instrumento’, contando con la ponente Mercedes González Vélez, profesora titular de la Universidad de Huelva en el Departamento de Sociología y Trabajo Social.

La dependencia afectiva impide a quien la sufre salir de una relación afectiva mala o destructiva. Quien la experimenta, pierde interés en sí mismo y su autoestima disminuye. Son personas que consideran que no reciben adecuada atención, que nadie les quiere, aunque en muchas ocasiones, el problema estriba en la falta de valor y cariño hacia sí mismos.

LA ASOCIACIÓN

El Teléfono de la Esperanza es una asociación que lleva 23 años trabajando en Huelva para prestar una incuestionable ayuda a miles de onubenses en momentos difíciles. El fin principal de la Asociación Teléfono de la Esperanza es proporcionar de manera totalmente gratuita, anónima y especializada, un servicio permanente de ayuda de urgencia por teléfono o personal, a cuantas personas lo solicitan en situación de conflicto grave.

Cada año, el Teléfono de la esperanza recibe en Huelva unas 2.500 llamadas que reciben una atención telefónica durante las 24 horas del día, todos los días del año, a las personas que necesiten ser escuchadas y comprendidas para poder paliar así, su situación de angustia, conflicto, incomunicación o soledad. Asimismo, desde el Teléfono de la Esperanza intentan buscar vías de solución y dirigir a estas personas a instituciones y lugares donde puedan ser atendidas.

Es un servicio realizado por voluntarios específicamente formados para esta misión. Más de 36 voluntarios, personas que trabajan procurando proporcionar una mejor calidad de vida a sus vecinos y que además, son especialistas cualificados, psicólogos, abogados y orientadores familiares, además de un gran grupo de voluntarios formados a través de cursos totalmente especializados para la orientación telefónica.

Además, desde el Teléfono de la esperanza se trabaja en la Promoción de la Salud Emocional, impartiendo talleres durante todo el año sobre autoestima, comunicación positiva, sentido de la vida, crisis de pareja, meditación o yoga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *