Ignacio Navarro, designado como ‘Alajeño del Año’

alajeño del año-3_Fotor (2)Ignacio Navarro (Ignacio Padre) ha sido designado como primer ‘Alajeño del Año’. Navarro cuenta en la actualidad con 83 años y es un hombre que siempre ha mostrado especial dedicación, preocupación y entusiasmo por las cosas de su pueblo.

Cuando todavía no existía la expresión “turismo rural” él ya realizaba la promoción turística de los encantos y valores paisajísticos de Alájar y La Peña en los numerosos viajes a que le obligaba su profesión de comerciante, por los pueblos y ciudades de Badajoz, Huelva, Sevilla o Cádiz.

Comenzó muy pronto a colaborar con las tradiciones del pueblo: en el año 48 recupera e instaura, junto a los desaparecidos Cañaña y Angelito, la tan popular hoy día Romería de San Bartolomé. Durante 30 años fue hermano mayor de dicha hermandad, consiguiendo su consolidación a pesar de la escasez de medios de la época.

Igualmente, en el año 80 entra a formar parte de la hermandad de la Reina de los Ángeles, en la que permanece con varias juntas directivas hasta el año 2003.

Como concejal de este ayuntamiento estuvo en varios periodos: durante los años 1965 a 1975, nombrado directamente por el Gobernador Civil, luego durante la transición, colaborando en la instauración de los procedimientos democráticos y las elecciones.

A continuación del año 79 al 83 como concejal independiente y por último del 84 al 87 por el Partido Andalucista. Es decir, casi 20 años participando y trabajando en el servicio público de Alájar.

 

Pero la colaboración de Ignacio con su pueblo es más que todo eso, con ser ya mucho. Por ejemplo, de motu propio consiguió algo que ha quedado ya como seña de identidad de los alajeños: las primeras notas del pasodoble “El Poleo”, que al escucharlas cualquier vecino de este pueblo allá donde estén, sienten como pertenecientes a su acervo íntimo y parte de su vida. Dicha partitura tiene como nombre original “Los Ángeles de Alájar” y fue compuesta por un músico militar en el siglo XIX que la dedicó a su mujer, nacida en Alájar. Fue Ignacio, amante de las músicas de bandas, quien la incorporó a las dianas de las fiestas en las que ha quedado para la posteridad.

Pero hay que destacar un mérito por encima del resto para que Ignacio Navarro reciba esta distinción, es que hoy no hay otra persona en el pueblo que conozca, se haya interesado y preserve, la historia contemporánea de Alájar. Es una auténtica enciclopedia viviente de lo que ha ocurrido en este pueblo en los últimos 70 años. En más de una ocasión, los historiadores que han requerido algún dato, un conocimiento sobre algún aspecto del pueblo han conseguido dicha información gracias a Ignacio. Un ejemplo es la historia del reloj de la torre, del que no queda documentación en el ayuntamiento, tras la pérdida de gran parte del archivo municipal. Pero que gracias a los recuerdos de la portentosa memoria de Ignacio se consiguió trasladar los datos al historiador que estaba investigando dichos relojes.

La moción fue aprobada por unanimidad de todos los concejales que forman el pleno. El acto de entrega de dicho galardón se realizará por parte de la alcaldesa en la festividad de San Marcos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *