Opinión: Barrer la puerta de casa en Mazagón

DSC_0429(Texto y foto: José Antonio Mayo Abargues) Han pasado ya muchos años, pero todavía sigue vivo en mi recuerdo aquella imagen de las vecinas de mi barrio barriendo las puertas de sus casas a primera hora de la mañana, algo que ya se está perdiendo porque se supone que los servicios municipales se encargan de ello. Aquellas señoras salían con su escoba a la calle, todas desaliñadas, en zapatillas de felpa y con la bata de guatiné, para barrer las aceras y evitar que el polvo ensuciara sus casas, al mismo tiempo que cotilleaban todo lo sucedido el día anterior.

Viene esto a mi memoria por la reciente autorización de la Dirección General de Política Energética y Minas a la empresa Decal para instalar 12 nuevos tanques de gasolina y aumentar la capacidad de almacenamiento en 205.650 m3. En la actualidad se almacenan en el recinto que Decal tiene en la zona industrial del Nuevo Puerto —muy cerca de Mazagón—, 505.000 m3, por lo que su capacidad de almacenamiento con esta ampliación sería de 710.650 m3. De estos 12 tanques, 4 se montarán en un cubeto existente en las actuales instalaciones, y los 8 restantes en un nuevo cubeto en la parcela anexa. La resolución fue publicada en el BOE el pasado 7 de abril.

En Mazagón tenemos que salir a la calle, escoba en mano a barrer la puerta para que nuestra casa no se ensucie, para que no se deteriore nuestra calidad de vida, para no dar una mala imagen de esta localidad a nuestros invitados; y lo más importante, para que esos invitados vuelvan a visitarnos. De qué nos sirve esforzarnos en organizar eventos deportivos, culturales o gastronómicos para atraer al visitante hacia nuestra casa, si la industria sigue creciendo a escasos pasos de esta localidad, con el consiguiente riesgo que entraña el almacenamiento de combustible en grandes cantidades y el impacto visual que provoca la ampliación de este parque de almacenamiento.

No debemos consentir que la industria siga avanzando en la misma entrada de Mazagón, en la misma entrada del Parque Natural de Doñana. Sirvan estas letras para pedir a todos los políticos que tienen competencias en ello que pongan freno a este galopante avance: Gobierno central, Junta de Andalucía, ayuntamientos; sobre todo a estos últimos ya que son los más cercanos al ciudadano. Les pedimos que reaccionen, que no miren hacia otro lado y que defiendan los intereses de la ciudadanía y no el de los grandes capitales que invierten sus ganancias muy lejos de Mazagón.

José Antonio Mayo Abargues

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *