El Defensor del Pueblo andaluz pide que se constituya un Foro de Salud Pública

Los estudios constatan una mayor mortalidad y morbilidad en la Ría de Huelva que en el resto del país, pero aluden a una combinación de causas

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos con la ciudad de Huelva al fondo. (Rodolfo Barón)

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos con la ciudad de Huelva al fondo. (Rodolfo Barón)

El Defensor del Pueblo Andaluz defiende la necesidad de que se constituya “un Foro de Salud Pública de la Ría de Huelva“, según consta en la resolución emitida este viernes, 17 de abril, sobre la queja por exceso de mortalidad y morbilidad en el entorno de la ría de Huelva.

A juicio de Jesús Maeztu, este foro supondría “un canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía y los grupos y asociaciones ciudadanas más representativos de la sociedad civil de Huelva”.

El Defensor del Pueblo Andaluz ha formulado esta Resolución a la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, al objeto de que “se dé cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología en marzo de 2014, por encargo del propio Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en la Ría de Huelva”.

Maeztu expresa la necesidad de que continúen realizando estudios en base a un dato objetivo como es la mayor mortalidad y morbilidad en la población situada en la ría de Huelva. Sin embargo, constata el Defensor del Pueblo la imposibilidad de establecer una relación directa entre esta situación de salud pública y las industrias radicadas en el entorno. Los estudios actuales apuntan a una combinación de causas.

En concreto, asegura el Defensor que “con vistas al futuro, sí que podría ser útil poner en marcha un estudio epidemiológico de carácter prospectivo, con especial énfasis en la biomonitorización de los contaminantes en los habitantes de las áreas de interés”.

Igualmente, pide que se evalúe el coste de la restauración de la zona minera para frenar el drenaje de aguas acidas de las minas abandonas a los Ríos Tinto y Odiel, y que impactan en el estuario de la Ría de Huelva.

En cuanto a los fosfoyesos, la recomendación se encamina a “monitorizar especialmente la captación de metales y radioactividad en el ecosistema de la cubierta vegetal”.

COPIA COMPLETA DE LAS RECOMENDACIONES

1. Desarrollar las acciones sugeridas por la Comisión para Reducir las Desigualdades Sociales en Salud en España. De hecho, la reducción de desigualdades sociales en salud en el área de la Ría de Huelva será un instrumento clave para acercar la mortalidad de la población residente en la misma a la del conjunto de España. Las acciones a desarrollar deber orientarse según el principio de “salud en todas las políticas” para conciliar el progreso económico y el respeto al medio ambiente.

2. Mejorar la transmisión de información a la población general y a los colectivos profesionales sobre los efectos conocidos de la contaminación medioambiental sobre la salud. Es deseable poner en marcha un sistema ordenado de difusión a la ciudadanía de este dictamen y de los nuevos conocimientos que se vayan generando sobre el estado de salud de la población de la Ría de Huelva. Una iniciativa concreta puede ser la constitución de un Foro de Salud Pública de la Ría de Huelva, que suponga un canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía y los grupos y asociaciones ciudadanas más representativos de la sociedad civil de Huelva.

3. Realizar un estudio epidemiológico a gran escala no respondería con suficiente confianza a las preguntas planteadas por la población general sobre la identificación de los factores causales que contribuyeron en el pasado lejano al exceso de mortalidad en el área de la Ría de Huelva, y la magnitud de dicha contribución. Sin embargo, con vistas al futuro, sí que podría ser útil poner en marcha un estudio epidemiológico de carácter prospectivo, con especial énfasis en la biomonitorización de los contaminantes en los habitantes de las áreas de interés para determinar la exposición real de la población, e integrar en dicho estudio de cohortes pequeños estudios anidados en colaboración con las autoridades responsables de la vigilancia de la contaminación ambiental para evaluar el impacto de las emisiones contaminantes sobre los niveles de dichas sustancias en la población. Además se podrían integrar estudios anidados en colaboración con grupos de investigación que estudian la entrada de contaminantes en la cadena trófica con trazadores medidos en la fauna y flora del área de interés, añadiendo la interrelación de dicha fauna y flora con la población humana. A largo plazo, el estudio prospectivo permitiría concluir si, después de tener en cuenta la existencia de posibles desigualdades sociales, las personas expuestas a mayores niveles de contaminantes ambientales presentan mayor probabilidad de desarrollar algunas enfermedades.

4. Evaluar el coste de la restauración de la zona minera para frenar el drenaje de aguas acidas de las minas abandonas a los Ríos Tinto y Odiel, y que impactan en el estuario de la Ría de Huelva.

5. Fortalecer la vigilancia y el cumplimiento de la normativa sobre protección medio ambiental y seguridad alimentaria en la zona del entorno de la Ría de Huelva. En especial, pero no sólo, restaurar los suelos contaminados, controlar la pesca furtiva, y evitar que productos sin control alimentario procedentes de las zonas prohibidas de pesca puedan llegar a los locales de restauración, o a vendedores ambulantes en las calles.

6. En el caso de la recuperación del espacio ocupado por la balsa de fosfoyeso, monitorizar especialmente la captación de metales y radioactividad en el ecosistema de la cubierta vegetal.

7. Aumentar la explotación de fuentes de información existentes, como las de morbilidad hospitalaria o incidencia de cáncer, que permitirían, por ejemplo, ofrecer datos sobre frecuencia de enfermedades en las áreas de interés, respecto de áreas similares pero sin presencia destacada de contaminación medioambiental en su entorno.

8. Potenciar los sistemas de vigilancia y alerta de situaciones meteorológicas que puedan producir elevadas concentraciones de contaminantes sobre la población del entorno de la Ría de Huelva, así como la vigilancia de un mayor número de parámetros ambientales, ya estén o no legislados.

9. Iniciar la operatividad de herramientas de pronóstico de impacto de las emisiones al aire de las industrias en el entorno de la Ría de Huelva, y en especial en la ciudad, para minimizar el efecto de elementos tóxicos, y en especial del arsénico, sobre la ciudadanía.

10. Apoyar a los servicios de prevención de las grandes empresas para que realicen, en colaboración con investigadores independientes, estudios de cohortes retrospectivos para calcular tasas absolutas y proporcionales de su morbi-mortalidad, e incorporar marcadores de exposición a medio plazo en los sistemas de vigilancia de la salud para agentes químicos asociados con enfermedades crónicas.”

Tercera. De las alegaciones al Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología fue trasladado por esta Institución a la plataforma promotora del presente expediente de queja para su debido análisis y formulación de las alegaciones que se tuvieran por convenientes.

En respuesta a dicho traslado, por la Plataforma interesada se nos comunicó su positiva valoración del dictamen en términos generales y de manera concreta su “total acuerdo con todas las recomendaciones del mismo”, expresando su deseo de que todas las propuestas contenidas en el Dictamen fueran “tenidas en cuenta y llevadas a la práctica a la mayor brevedad posible”.

Asimismo, se interesó de esta Institución el traslado a la Administración competente de una recomendación instando a la inclusión de una partida presupuestaria que hiciera posible realmente la aplicación de las Recomendaciones del Dictamen y solicitando la elaboración de un calendario de ejecución de las mismas.

Cuarta. De la posición de esta Institución

Como ha quedado claramente de manifiesto en los antecedentes expuestos, la situación de salud y medio ambiental de la Ría de Huelva viene constituyendo motivo de preocupación e interés para esta Institución desde hace ya bastantes años. Fruto de esa preocupación son las diversas actuaciones desarrolladas con el objetivo de dar respuesta a las demandas generadas desde un importante sector de la población de la capital onubense.

Podríamos centrar la petición que se nos traslada desde este colectivo diciendo que la misma parte de una premisa, cual es considerar que puede existir una relación entre el peor estado de salud y la mayor mortalidad que los estudios ponen de manifiesto que existe en la provincia de Huelva en relación a otras provincias, y la existencia en la zona de un foco potencial de contaminación como es el polo industrial ubicado junto a la Ría de Huelva.

Partiendo de esta premisa, se solicita la intervención de esta Institución ante las Administraciones competentes para que se adopten las medidas necesarias en aras a evitar esta situación de riesgo y mejorar las condiciones medioambientales y de salud existentes en la zona.

Para atender esta petición, esta Institución ha dirigido sus actuaciones desde el principio a la consecución de tres objetivos diferentes:

Acreditar suficientemente la veracidad de la premisa que relaciona el estado de salud y ambiental de la Ría de Huelva con la potencialidad contaminante de las empresas radicadas en el polo industrial.
Supervisar las medidas adoptadas por las Administraciones competentes para comprobar si las mismas resultan adecuadas para la debida salvaguarda de la salud pública y ambiental de la población onubense.
Formular las Recomendaciones y Sugerencias que se estimen pertinentes a fin de mejorar las condiciones de salud y ambientales de la zona de la Ria de Huelva.
La cumplimentación de los objetivos fijados en segundo y tercer lugar ha venido siendo postergada al verse condicionada por la necesidad de dar previo cumplimiento al primero de los objetivos enunciados. Una tarea que se ha revelado ardua y difícil y cuya definitiva conclusión aun no se ha alcanzado.

En efecto, pese a los esfuerzos realizados y a los diversos estudios e informes existentes sobre la situación de salud pública y ambiental en la provincia de Huelva no es posible en estos momentos acreditar, mas allá de toda duda razonable, si existe o no existe relación entre la mayor mortalidad apreciada en la zona y la existencia en la misma de un complejo industrial potencialmente contaminante.

La razón para ello no es otra que la dificultad que entraña la acreditación de semejante extremo, por cuanto son diversos los factores que pueden potencialmente influir en la situación de salud y medio ambiental de una determinada zona, resultando necesario disponer, para determinar esta cuestión de forma indubitada, de una información muy completa y exhaustiva, cuya obtención resulta difícil, lenta y costosa.

Los diversos estudios e informes realizados a lo largo de estos años, incluido el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología, han permitido importantes avances en el conocimiento de los factores y elementos que inciden en la situación de salud y ambiental de la Ría de Huelva. Sin embargo, los datos obtenidos y los estudios realizados no pueden considerarse, a juicio de esta Institución, como concluyentes a los efectos de determinar si existe o no una relación entre la presencia del Complejo Industrial en la Ría de Huelva y los datos que muestran una especial mortalidad y un peor estado de salud en los habitantes de la provincia de Huelva.

En el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), se señala expresamente que “se desconocen las razones concretas de la mayor mortalidad de la Ría de Huelva”. No obstante lo cual, partiendo del resultado de informes y estudios previos y de una actualización de los datos disponibles, se extraen diversas conclusiones acerca de las causas que pueden estar incidiendo en la situación, destacando la importancia que pueden tener a estos efectos, los condicionantes sociales y económicos presentes en la zona, habida cuenta la probada incidencia que dichos factores tienen en el estado de salud de la población en general.

Ahora bien, pese a destacar la indudable incidencia que estos factores socioeconómicos tienen en la salud de la población radicada en esta zona, el Dictamen señala también que “el exceso de mortalidad en la Ría de Huelva puede deberse a una combinación de factores sociales, ambientales, de estilos de vida y laborales”, poniendo con ello de manifiesto la dificultad que conlleva el determinar la incidencia en la salud de la zona de factores ambientales al no disponer de una información fiable, ni de estudios suficientes sobre esta cuestión, o resultar poco concluyentes los datos disponibles al respecto.

Esta Institución, desde la prudencia que exige la complejidad técnica del asunto tratado, considera que ha quedado suficientemente acreditada la existencia de una situación de salud pública en la población asentada en la zona próxima a la Ria de Huelva comparativamente peor que la de otras poblaciones similares asentadas en otras zonas del territorio.

Asimismo, considera suficientemente acreditada la incidencia negativa que en tal realidad han tenido los factores sociales y económicos que históricamente han confluido en esta zona, coincidiendo con los autores del Dictamen en la importancia que tiene la adopción de medidas que mejoren dichas condiciones sociales y económicas para una evolución positiva de los indicadores de salud pública de la zona.

Entiende también esta Institución que resulta razonable pensar que los factores ambientales presentes en la zona han tenido y tienen una incidencia en el estado de salud de la población ubicada en la misma.

Llegamos esta conclusión partiendo de los numerosos datos y estudios que acreditan, con carácter general, la relación existente entre la contaminación industrial y los problemas de salud pública.

Lo que no podemos es valorar el grado exacto de incidencia que estos factores ambientales tienen en la salud de la población asentada en la Ría de Huelva, al coincidir con el Dictamen de la SEE en cuanto a que resultan insuficientes los datos disponibles a la presente fecha sobre los elementos contaminantes presentes en la zona y considerar que no son suficientemente concluyentes los estudios que, con alcance muy limitado, se han realizado sobre los riesgos para la salud derivados de la presencia de elementos potencialmente contaminantes de origen industrial.

A este respecto, no podemos por menos que compartir la recomendación incluida en el Dictamen sobre la oportunidad de poner en marcha “un estudio epidemiológico de carácter prospectivo, con especial énfasis en la biomonitorización de los contaminantes en los habitantes de las áreas de interés para determinar la exposición real de la población, e integrar en dicho estudio de cohortes pequeños estudios anidados en colaboración con las autoridades responsables de la vigilancia de la contaminación ambiental para evaluar el impacto de las emisiones contaminantes sobre los niveles de dichas sustancias en la población. Además se podrían integrar estudios anidados en colaboración con grupos de investigación que estudian la entrada de contaminantes en la cadena trófica con trazadores medidos en la fauna y flora del área de interés, añadiendo la interrelación de dicha fauna y flora con la población humana”.

A nuestro entender, no puede ni debe descartarse la relación causa efecto entre el estado de salud pública en la Ría de Huelva y la presencia en la misma de industrias potencialmente contaminante hasta tanto no se hayan realizado los estudios que los expertos dictaminan como necesarios para disponer de elementos de juicio suficientes para formular una conclusión fundada, ponderada y motivada sobre esta cuestión.

A este respecto, y hasta tanto no se disponga de conclusiones definitivas sobre la situación ambiental en la Ría de Huelva, entendemos que cualquier decisión que pueda redundar en un aumento significativo del riesgo ambiental en la zona debería venir precedido de estudios rigurosos que, bajo la premisa del principio de cautela, acreditasen la oportunidad y conveniencia de dicha decisión.

Consideramos, además, que cualquier decisión de esta índole debería ser objeto de un proceso previo de debate y reflexión, en el que tuviesen cabida todos los sectores y colectivos sociales de Huelva.

A tal efecto, resulta evidente que existe un problema de falta de confianza entre una parte de la población onubense y las Administraciones competentes, posiblemente como consecuencia de unas políticas informativas bastante desacertadas y poco adecuadas en el pasado, que se traduce en una notoria desconfianza y falta de receptividad hacia cualquier información relacionada con esta cuestión procedente de organismos e instituciones públicas.

Entiende esta Institución que es necesario implicarse en la generación de un entorno de relaciones entre las Administraciones públicas y los colectivos sociales onubenses que ayude a crear un ambiente de confianza y credibilidad entre las partes, como premisa indispensable para avanzar en la búsqueda de soluciones consensuadas a los retos que, hoy por hoy, tiene la zona de la Ría de Huelva en materia de salud pública y medio ambiente.

En este sentido, apoyamos la recomendación contenida en el Dictamen de la SEE que aboga por la creación de un Foro de Salud Pública de la Ría de Huelva, como “canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía y los grupos y asociaciones mas representativas de la sociedad civil de Huelva”, aunque consideramos que dicho Foro debería incluir en su ámbito objetivo de actuación, además de la información sanitaria, la información ambiental.

Esta Institución lleva ya muchos años interviniendo en este asunto y tratando de mediar en el conflicto social existente en la ciudad de Huelva en torno a cual debe ser el futuro de la zona de la Ria actualmente ocupada por el polo industrial y como debe actuarse para prevenir su consecuencias ambientales y de salud pública. Unas intervenciones y una mediación que no han conseguido los resultados pretendidos puesto que sigue existiendo una situación de conflicto entre colectivos que manifiestan representar intereses divergentes y contrapuestos dentro de la ciudadanía.

Básicamente, son dos los modelos de ciudad que llevan tiempo contraponiéndose y confrontándose en Huelva sin que, pese a los años transcurridos, hayan sido capaces sus representantes de alcanzar un marco común de referencia en el que confluyan los intereses de ambas partes y pueda servir para articular desde el consenso un proyecto común de ciudad.

A juicio de esta Institución, este conflicto que el paso de los años parece haber convertido en inevitable, no tendría que prolongarse por mas tiempo si ambas partes fueran capaces de centrar sus esfuerzos, no en la disputa y la controversia, sino en la búsqueda de un modelo consensuado de ciudad que aunase la pervivencia de un sector industrial generador de empleo y riqueza, con la supeditación del mismo al cumplimiento de elevados estándares de calidad ambiental y con la progresiva implementación de un nuevo modelo económico basado en la sostenibilidad ambiental y la recuperación de los espacios degradados.

A la vista de todo lo anterior, y de conformidad a la posibilidad contemplada en el art. 29 de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, procede dictar

RESOLUCIÓN
RECOMENDACIÓN. Que en los términos expuestos en las consideraciones precedentes se de cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología en marzo de 2014, por encargo del Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en la Ría de Huelva.

One Response to El Defensor del Pueblo andaluz pide que se constituya un Foro de Salud Pública

  1. Los responsables de los vertidos de fosfoyesos practicamente dentro de la ciudad de Huelva. Estan cerquísima. Estos señores no pagan ni con toda la vida en la cárcel, por hacer sido la causa directa de tantan muertes de cáncer en Huelva. Son asesinos han provocado un genocidio en Huelva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *