EL LABERINTO.
La experiencia en ‘Oferta Callada’.
[Javier Berrio]

Javier BerrioYa pasó la presentación de Oferta Callada. El jueves 16 de abril nos reunimos muchos ciudadanos en el patio de Diputación en gran Vía, para presentar mi poemario, Oferta Callada. Mi sensación es la de quien se queda con el buen sabor de boca de expresar cosas que debía decir y emociones que había de transmitir. La comunicación con el público fue sincera y respetuosa, desde la brillante presentación del escritor y poeta Juan Cobos Wilkins, hasta el toma y daca que mantuvimos ambos sobre temas esenciales en el libro y la sentida lectura de poemas por parte del gran pintor Faustino Rodríguez. Mis versos se escucharon en su voz y en la mía y creo que fueron entendidos y sentidos por la mayoría. Para los que no estuvieron y aún les apetezca, el martes 21 de abril estaremos en la carpa de la Feria del Libro, en la plaza de las Monjas de la capital onubense.

No es fácil desnudarse interiormente en público, pero como al fin y al cabo la poesía es un ejercicio de despojo de lo sobrante, me atrevo a escribir estas palabras. ¿Por qué damos a otra persona el poder de hacernos felices o infelices? Esa es una pregunta a la que no termino de encontrar respuesta, pero la verdad es que ocurre y que la mayoría de las veces nos deja muy frustrados y con gran dolor interior. Por supuesto, hablo de amor, de amor quizás mal entendido, o equívocamente construido o con mayor probabilidad, montado sobre la base –o ausencia de base-, de alguien inadecuado.

Oferta Callada es un libro de poemas que cuenta, poéticamente, esa vivencia y el resultado emocional de la misma. Es, sin duda, más allá de la experiencia personal, un tema universal, tocado por todos o casi todos los poetas en todos los tiempos. Decía Nietsche que “el poeta no siente pudor de sus experiencias, sino que las explota”. Tenía razón. Si escribir es una necesidad de explicitar emociones de manera estética, ¿por qué íbamos a privarnos de hablar del amor, del desamor, del rencor y del olvido?

No todo el mundo es igual y no vamos a lograr convertir a las personas en aquello que necesitamos por mucho que queramos reinventarlas. El refrán: “el que nace lechón, muere cochino”, se hace en este sentido verdad patente. No importa cuánto intentemos que quien no nos quiere adecuadamente, termine haciéndolo, que quien nos miente y engaña deje de hacerlo o que quien tiene miedo a ser quien es, deje de tenerlo, fracasaremos una y otra vez. Las personas son como son. Por más oportunidades que queramos dar al cambio para satisfacer nuestra necesidad de amor, la transformación no se va a producir, El temperamento no se recrea con el tiempo ni se reeduca como el carácter y la falta de valores no se rellena cuando no se inculcaron en la persona. Dar con alguien inconveniente, amoral, desamorado, inaccesible emocionalmente y puramente egoísta, produce dolor, insatisfacción, angustia y decepción. Reconocerlo y tratar de salir corriendo es lo único saludable pero por qué se puede permanecer ahí más de lo debido, es otra cuestión, como la primera, a la que no hallo contestación. Y como nos queda la palabra, Oferta Callada, que es primero experiencia, se ofrece como crónica universal de los que creyeron encontrar el amor y tropezaron con una verdadera estafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *