Detenido por robar el mismo día en un salón de juegos y en un consultorio médico

Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Provincial de Huelva han detenido a un hombre que responde a las iniciales J.R.B., de 45 años de edad, vecino de Huelva y al que le constan 28 detenciones anteriores por delitos contra la propiedad, como presunto autor de un robo en un salón de juegos y en un consultorio médico, así como por haberse llevado una bicicleta, todo en el mismo día.

Los hechos se remontan al 10 de abril, cuando agentes del Grupo de Atención al Ciudadano sorprendieron a J.R.B. a las 16,00 horas mientras sustraía una bicicleta en la calle Tres de Agosto de la capital onubense. Se le intervinieron, también, diversas herramientas como una cizalla, una llave inglesa y un formón, ha informado la Subdelegación en una nota.

La vestimenta que utilizaba el detenido levantó las sospechas entre los agentes que practicaron la detención, ya que esa misma mañana una persona de iguales características físicas y vistiendo ropa del mismo color había forzado el cajón de monedas de una máquina tragaperras, robando su recaudación en un salón de juegos de la barriada de Isla Chica.

Visionadas las cámaras de seguridad, no hubo lugar a dudas, pues consideraron que se trataba de la misma persona. De esta forma, se procedió a instruírsele diligencias policiales por el hurto de la bicicleta y otras por el robo en el salón de juego, y el detenido pasó así a disposición judicial por el hurto de la bicicleta y el robo en el salón de juegos.

Quedaba entonces pendiente esclarecer el robo registrado en un consultorio médico situado en la calle La Fuente de la ciudad de Huelva y denunciado el mismo día 10 del presente mes. Sin embargo, el resultado de las pericias practicadas por los agentes de Policía Científica fue concluyente, nuevamente J.R.B. fue el autor del robo en el centro médico ya que sus huellas estaban en el lugar.

Así fue detenido el pasado día 16 de abril, instruyéndose las diligencias policiales correspondientes y pasando, otra vez, a disposición judicial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *