Seis meses de prisión por construir en suelo protegido en Fuenteheridos

El Juzgado de lo Penal número 4 ha condenado a seis meses de prisión a dos personas y al pago de una multa de 2.190 euros –a razón de seis euros al día durante un año– por un delito contra la ordenación del territorio al considerar probado que ambos han llevado a cabo la construcción de una vivienda de dos plantas, con el fin de segunda residencia, en suelo no urbanizable de especial protección, al estar enclavada dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, concretamente en el término municipal de Fuenteheridos, tras haber pedido una licencia para construir una casa de aperos.

Según reza en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, tras una conformidad entre las partes, el juez también los condena a la inhabilitación especial por seis meses para oficio de promotor y constructor.

A su vez, como responsabilidad civil, ha acordado la demolición de las construcciones, como mínimo parcial para adaptar la construcción principal a la casa de aperos de 39 m2 autorizada, a cargo del condenado promotor, previa elaboración de un proyecto técnico que con el visto bueno de la Dirección del Parque Natural y del Ayuntamiento de Fuenteheridos. A su vez, precisa que, en caso de incumplimiento, se procederá a la demolición a su costa previo embargo de la cantidad de 22.464,25 euros.

El juez considera probado que los condenados, en calidad de promotor y constructor, han llevado a cabo desde 2008 la edificación de una vivienda en un paraje ubicado en la citada localidad, en suelo no urbanizable (rústico) de especial protección, por estar enclavada dentro del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, para lo que el promotor solicitó en 2007 una autorización de la Dirección de dicho parque y licencia municipal para caseta de aperos de 39 m2 y 3,5 de altura en una planta con 40 metros a linderos.

Sin embargo, los condenados, según remarca el juez, han ejecutado una edificación de unos 162 m2 en dos plantas con porche y en el interior; un salón con cocina, baño y en la segunda planta un dormitorio, todo ello, con el fin de segunda residencia del promotor que posee otra vivienda en el casco urbano de Fuenteheridos a menos de un kilómetro de distancia.

Además, asegura que el promotor ha realizado construcciones auxiliares –una para bodega soterrada a través de acusado constructor y otra para pozo por sus propios medios y sin ninguna licencia–.

Por ello, considera que todas las construcciones se han ejecutado de forma fraudulenta por no respetar las autorizaciones preceptivas y son incompatibles con la normativa protectora del Parque Natural de 2003, que prohíbe nuevas viviendas sin vinculación con usos agrícolas-ganaderos-forestales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *