Opinión: La buena voluntad

(Texto: Juan José Carabelos – UPyD Huelva) Se dice y comenta, que según dice una encuesta encargada por el PP (Ayuntamiento) ellos volverían a ganar… siendo esta encargada por ellos no podría decir otra cosa.

Ahora bien si este señor gana por:

Cambiar el acerado de forma estratégica, poner a una cuadrilla a rascar farolas, cuando podrían desarrollar labores realmente interesantes, nuevas plazas de aparcamientos, renovar los contenedores etc.

Me quedara bastante claro que es lo que Huelva quiere….

Pero política se hace durante toda la legislatura, y cuando digo política me refiero a gestionar de forma eficiente, transparente y real una ciudad que se ahoga por momentos, donde no existe la participación ciudadana ni la misma se potencia, donde solo priman el oportunismo y las medidas estrellas, dejando que el centro muera, que el poco patrimonio decaiga, no cambiar el acerado de la plaza de toros (Upss! ahí no hay portales de vecinos) etc. Todo esto también es obra del equipo de gobierno actual, queda muy bien poner aparcamientos que una vez pasen la elecciones ya no serán gratuitos al igual que esos bonitos contenedores los cuales no podían ponerse antes ¿Verdad?

Huelva posee un potencial extraordinario, capacidad, recursos, historia. Huelva no puede, no debe conformarse con mejoras puntuales, aspectos como la búsqueda de inversores, el turismo, infraestructuras, empleo, medio ambiente, emprendurismo y como no unos servicios sociales hasta ahora invisibles poco cercanos y útiles, como casi todo lo que depende del Ayuntamiento.

Diluir esa apatía de los onubenses solo se consigue haciéndolos participar en el día a día de la capital, y no basta solo con organizar actos, si los mismos no se promueven y no llegan, si no se cambia la forma de comunicarse con el ciudadano de a pie, y para eso, solo hay una forma de hacerlo y es preguntándole por su inquietudes y problemáticas, haciéndolo desde la honestidad sin foto, sin un séquito detrás, sin elementos partidistas. Porque eso señores es lo que nos tiene en este punto.

La política debe ser sinónimo de consenso, es muy sencillo; cuando uno gana por mayoría representa a la mayoría, pero deben representar a todos y eso solo se logra dejando la política de siglas a un lado y promoviendo la convergencia de ideas con el resto de formaciones, ahí es donde está realmente la capacidad de un político y su BUENA VOLUNTAD.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *