Opinión: Quien desmiente, miente sobre los fosfoyesos

(Texto: Rafael Gavilán)  Puede resultar paradójico que todo un Ministerio haga público un comunicado en el que trate de desmentir una noticia dada por una organización de ámbito local como es la Mesa de la Ría, y más paradójico aún que lo haga faltando a la verdad sin ningún tipo de pudor ni escrúpulos.

Por encima del análisis fácil, aquel que viene a confirmar que la Mesa de la Ría es un elemento incómodo para más de una Administración Pública, se evidencia la triste realidad de que una vez más, desde el sillón de un despacho político, alguien sigue convencido de que el onubense es por definición bobo e ignorante, y por consiguiente, resulta propenso creerse todo aquello que se le transmita con membrete oficial. Tan al margen de la realidad se encuentran nuestros dirigentes, que no llegan a entender que la ciudadanía de Huelva ya está harta de engaños, de medias verdades, y sobre todo, de que una vez tras otra traten de tomarles el pelo.

Pretender hacernos creer a estas alturas que el Ministerio de Medio Ambiente no ha aprobado el plan de tapado de las balsas presentado por Fertiberia es una tarea cuanto menos difícil, especialmente desde que la Mesa de la Ría se personó en la causa judicial ante la Audiencia Nacional y tiene la incómoda costumbre hacer públicos todos los documentos que obran en el expediente. De hecho, el informe por el que el Ministerio daba el visto bueno al proyecto de Fertiberia estaba disponible para su descarga en internet antes incluso de que se diera la noticia a los medios de comunicación. Basta una simple lectura del último párrafo para darse cuenta de que el proyecto ha sido declarado “idóneo”, es decir, el mismo cuenta con el visto bueno de la Administración a la que la Audiencia Nacional le pidió que manifestara si la propuesta de Fertiberia se consideraba una “regeneración” de la marisma.

Ahora, tras haber dado el pistoletazo de salida al proyecto, pretenden cargar las culpas sobre otra Administración Pública, la andaluza, que su única competencia consiste en otorgar la Autorización Ambiental al proyecto aprobado por el Ministerio, sea cual fuere, y en este caso, el que tienen que evaluar (y no otro) es ni más ni menos que el de tapado de las balsas, pues es el plan de restauración que la Sra. Tejerina ha calificado como “idóneo”.

Mire usted Sra. Ministra de Medio Ambiente (y por cierto, ex trabajadora Fertiberia), que va a ser que no cuela. Me temo que no va poder usted engañar a la ciudadanía de Huelva. Le aseguro que desde la Mesa de la Ría vamos a señalar e identificar a todos los culpables de lo que aquí se está gestando, empezando por usted misma, por su partido, y por el Alcalde Pedro Rodríguez, quien no ha tenido el valor necesario para defender a sus vecinos y vecinas frente a sus compañeros de partido, que recordemos son quienes dirigen el Ministerio.

La Junta de Andalucía no podía iniciar el procedimiento administrativo para otorgar la autorización ambiental hasta que desde el Ministerio no se pronunciaran sobre si el plan de tapado de las balsas era el que se consideraba como apto, cosa que tristemente ya se ha hecho, con lo que el reloj de los plazos se ha puesto en marcha. Ahora más que nunca, es necesario que la Mesa de la Ría esté presente en el Ayuntamiento para frenar dicho proyecto emitiendo informe desfavorable de compatibilidad urbanística, requisito necesario para la concesión de la autorización ambiental y para que el tapado de las balsas pueda llevarse a cabo.

Ahora, la decisión está en manos de los ciudadanos. La Mesa de la Ría puede, y de hecho se compromete, a frenar este atentado, pero es necesario que los ciudadanos y ciudadanas de Huelva nos den su respaldo el próximo día 24 de mayo. Por el bien de Huelva, de nuestra salud y la de nuestros hijos, ahora es el momento de hacerlo, ya no habrá una segunda oportunidad.

(Rafael Gavilán, candidato de la Mesa de la Ría a la Alcaldía de Huelva)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *