DESDE MI CABINA.
El porqué de la destrucción del Recre.
[Paco Morán]

El Recre se hunde bajo el dolor de los que verdaderamente lo sufren y que son los recreativistas de siempre. Ayer, antes, durante, y sobre todo después del partido ante el Mirandés, había unanimidad en el recreativismo al dar el descenso por consumado. Ni tan siquiera las matemáticas que dejan al Recre a cuatro puntos de la salvación, inyectan optimismo. Con dieciocho puntos en juego, nadie apuesta ni un solo euro por la permanencia. Yo desde luego digo que al Recre le sobrarán cuatro partidos para cerrar la temporada. Lo más probable es que caiga por goleada ante el Real Valladolid y ante Las Palmas. Ya ni tan siquiera los jugadores creen en la permanencia.

Y el entrenador ni digamos. De los veinticinco entrenadores que he conocido en el Recre, es el que menos transmite y el que menos sangre tiene. En sus ruedas de prensa uno puede perfectamente echar una siesta.

Vaya error el cambio de entrenador. Espero algún día saber quien lo impuso. Y sobre todo, porque lo impuso. Y si ha sido una decisión de convencimiento de que era el entrenador adecuado, aún ha sido mayor el error. Ya la grada se pronunció gritando en favor de Pavón.

Cierto es también que no es el culpable del descenso. Con un solo delantero en la plantilla y que jugaba en Tercera hace un cuarto de hora, a poco se puede aspirar.

Con el descenso a Segunda B, ahora queda saber el futuro de la entidad. Cada cual podrá perderse en buscar culpables o responsables de la caída libre del Decano en todos sus aspectos. En tres años, todo lo logrado en la Década del 2000 ha quedado destruido.

Han sido muchos los errores cometidos, pero todo parte de una base: los bolsillos vacios de Gildoy.

Ahí se ha ramificado la destrucción del Recre. Nadie en el mundo ha podido sacar adelante una empresa sin tener un euro para tapar las vías de agua. Y menos mal que gracias a la venta de Toño, Alexandre, Chuli y Naranjo, el Recre ha podido sobrevivir como buenamente ha podido en estos dos últimos años.

De no haber habido estos traspasos, hace un año el Recre ya habría estado muerto.

Se pueden buscar razones del porqué y porqué de tanto despropósito. A todas las preguntas responderé siempre con una respuesta: Comas y Víctor Hugo anduvieron tiesos desde el minuto uno.

Esta opinión puede estar equivocada. Nadie está en disposición de tener la verdad absoluta cuando se trata de dar una opinión. Pero no cambiaré ni una letra para definir el porqué de la destrucción del Recreativo.

El Recre ha caído libre desde las alturas porque Comas y Víctor Hugo, ni tenían, ni tienen para tomar un café.

2 Responses to DESDE MI CABINA.
El porqué de la destrucción del Recre.
[Paco Morán]

  1. Sr. Morán, aprenda a utilizar el porque y el por qué. No es la primera vez que leo sus artículos y siempre los utiliza mal.

  2. falta de memoria

    Tu,callandote mucho de lo que sabias y lamiendole el culete a P.Comas,has sido tambien muy culpable de lo ocurrido.No creas que te vas a ir de rositas.!Sinverguenza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *